Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL LUNES 8 s 10 s 2007 ABC Huelga de la prensa egipcia independiente por la detención de periodistas PAULA ROSAS SERVICIO ESPECIAL EL CAIRO. La prensa egipcia independiente decidió ayer no salir a los quioscos en protesta por el encarcelamiento de varios periodistas durante el último mes. Al menos quince periódicos diarios críticos con el régimen del presidente Hosni Mubarak, así como varias páginas web de información, decidieron echar el cierre para denunciar la maltrecha situación en que se halla la libertad de prensa en el país. Varios semanarios se han unido al boicot y tampoco sacarán sus ejemplares a la venta esta semana. El pasado mes de septiembre, los directores de los semanarios Al Fayer Saut al Umma y el naserista Al Karama así como el redactor jefe del diario Al Dostur Ibrahim Issa, fueron condenados a un año de cárcel. Su delito fue insultar al presidente Mubarak, que ejerce el poder en Egipto desde hace más de 25 años, y al Partido Nacional Democrático (PND) que él mismo dirige. Issa y otros dos redactores de su diario están también pendientes de juicio por publicar una serie de rumores sobre el empeoramiento de la salud del jefe del Estado, que ha cumplido ya 79 años. Al Dostur insinuó que el PND aprovecharía el próximo congreso general del partido, que se celebrará en noviembre, para transferir el poder al hijo de Mubarak, Gamal. La prensa fiel al régimen, que no se ha unido al boicot, se ha ensañado en sus editoriales contra los diarios que publicaron informaciones sobre la posibilidad de que el presidente estuviera muy enfermo. Un grupo de ciudadanos se manifiestan en el aniversario del asesinato de Anna Politkóvskaya ante la embajada rusa en Berlín AP Ningún alto dirigente ruso honró la memoria de Anna Politkóvskaya Un año después del asesinato de la periodista se ignora aún quién está detrás y se bloquean los intentos de investigarlo RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. Un año se cumplió ayer desde que fue asesinada a tiros en Moscú Anna Politkóvskaya, la reportera que más esfuerzos hizo por mostrar al mundo la brutalidad de los métodos empleados en Chechenia por las fuerzas de seguridad rusas. La mayoría de la población y la élite política han ignorado el aniversario. Sólo un puñado de activistas pro derechos humanos participaron en distintos actos convocados en memoria de la periodista. Y es que las autoridades rusas han hecho todo lo posible para impedir un homenaje clamoroso y multitudinario. Lo que acaparó el interés de los rusos fue la fiesta de cumpleaños del presidente Vladímir Putin (55 años) La celebración tuvo lugar en los deslumbrantes salones del Kremlin. Fue el evento de mayor relieve mediático en el día de ayer en Rusia. Mientras tanto, unos cuantos centenares de manifestantes tomaban parte en distintas concentraciones convocadas a lo largo y ancho de Rusia. En Moscú los congregados apenas alcanzaron el millar de personas. Eso sí, el número de policías desplegados superaba los 2.000. ma obstaculizando el recuerdo de Politkóvskaya. Nízhni Nóvgorod iba a ser sede de una conferencia internacional en defensa de los derechos humanos y la libertad de expresión en Rusia. En el último momento, los organizadores se quedaron sin local y las reservas del hotel para los delegados fueron canceladas de forma inexplicable. Por participar en una manifestación, al parecer no autorizada, fueron retenidos durante cuatro horas en la Policía cuatro extranjeros, entre ellos un español. Según fuentes de la Embajada española en Moscú, el español detenido se llama Jordi y llegó procedente de Barcelona. Varios medios de comunicación rusos aseguraron que Jordi y sus compañeros tuvieron que pagar una multa antes de ser puestos en libertad. Misteriosas maniobras Pero han sido los responsables locales de Nízhni Nóvgorod, a 400 kilómetros al este de Moscú, los que se han llevado la pal- El ayudante del sheriff de un condado de Wisconsin mata a tiros a seis jóvenes en una fiesta popular ANNA GRAU SERVICIO ESPECIAL WASHINGTON. Un solo tirador asesinó a seis personas en la madrugada de ayer domingo en Crandon (Wisconsin) una localidad de 2.000 habitantes al norte de los Estados Unidos, cerca de la frontera con Canadá. Todos los muertos tenían entre 17 y 20 años y queda por contabilizar un número indeterminado de heridos. El asesino, un ayudante del sheriff del condado, fue abatido por las fuerzas de seguridad en el vecino condado de Ocanto, tras una caza al hombre en la que se desplegaron controles por todo el estado de Wisconsin. Las causas por las que el ayudante del sheriff cometió esta masacre aún se desconocen. Lo único que se afirmaba con seguridad es que inició el tiroteo en una fiesta, quizás por razones de despecho sentimental. Al cierre de esta edición no era fácil contrastar las informaciones sobre este punto. Nadie cogía el teléfono en la agencia del sheriff y una única voz oficial, la del supervisor Tom Wollmar, que ni siquiera reside en Crandon, comentaba que la situación era bastante trágica y que había habido que cerrar la zona donde se produjo el tiroteo. Es una zona teóricamente idílica, con cabañas hechas de grandes troncos, en la que se desarrollan partidas de caza o carreras de motos de nieve. Los disparos habrían empezado por causas desconocidas alrededor de las tres de la madrugada. El pasado 16 de abril, a un estudiante psicológicamente inestable de la Universidad Politécnica de Virginia le bastaron nueve minutos para matar a 32 personas, herir a muchas más y suicidarse él mismo. La tragedia conmocionó al país y reverdeció el debate a favor de limitar el acceso a las armas. Pero no ha prosperado ninguna reforma concreta.