Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA LUNES 8 s 10 s 2007 ABC Aunque José Montilla vigila de cerca a sus socios, no ha podido evitar casos de depuración lingüística Centenares de catalanes piden al Gobierno de Montilla que proteja también el castellano Cerco al castellano en TV 3 La nueva ley de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales da rienda suelta al afán monolingüe de ERC, partido que controla los medios públicos s La declaración del catalán como lengua institucional arrincona definitivamente el castellano en TV 3 POR MARÍA ANTONIA PRIETO FOTO ELENA CARRERAS BARCELONA. Cuando la dirección de ERC se sentó a negociar con los socialistas el segundo Gobierno tripartito, no pidió ni el departamento de Interior, ni el de Justicia, ni el de Salud. Tampoco tenía mayor interés en controlar las áreas de Economía, Obras Públicas o Medio Ambiente. Su condición sine qua non para reeditar el acuerdo pasaba por quedarse con el control de los medios de comunicación de la Generalitat- -TV 3 y Catalunya Ràdio- -y con el departamento de Cultura. José Montilla accedió y de aquél acuerdo surgió el departamento de Cultura y Medios de Comunicación, que quedó en manos del independiente Joan Manuel Tresserras, un profesor de Periodismo muy bien relacionado con ERC. El pulso que Esquerra mantuvo con el PSC para quedarse con los medios de comunicación públicos estaba más que justificado desde la óptica del nacionalismo radical. Desde su creación, tanto TV 3 como Catalunya Ràdio han sido utilizadas por los sucesivos gobiernos de CiU y por los dos tripartitos de izquierdas como herramientas de adoctrinamiento cultural y lingüístico. Controlar dos medios tan poderosos garantiza pues a los republicanos libertad para imponer sus tesis lingüísticas, por más que el presidente de la Generalitat, José Montilla, vigile de cerca cada movimiento de sus socios en este terreno. En la nueva ley de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) aprobada el miércoles por el Parlamento catalán- -con los únicos votos en contra del PP y Ciutadans- -ERC da rienda suelta a su afán monolingüe. Superado queda ya el viejo concepto de lengua propia -del que, por pura eliminación, cabía deducir que el castellano es una lengua impropia de Cataluña- puesto que, según el texto de la nueva ley, el catalán es la única lengua institucional de la televisión y la radio autonómicas. Un concepto, el de lengua institucional que el Gobierno tripartito se saca de la manga y que, según el PP y Ciutadans, servirá para erradicar el castellano de los medios públicos. Incluso el Consejo Consultivo, órgano encargado de velar por la constitucionalidad de las normas catalanas puso objeciones a la regulación que la ley de la CCMA hacía del uso de la lengua. Unos reparos que no Persecución lingüística La inmersión reduce el uso correcto del español a un 35 en Primaria ABC BARCELONA. Otro de los ámbitos donde ERC ha extendido su red monolingüe es en la enseñanza, donde el presidente José Montilla volvió a ceder ante sus socios evitando la tercera hora de castellano en los colegios que contemplaba la legislación estatal, opción que dejó a criterio de la dirección de los centros. Actualmente, de las 5.250 horas lectivas que se imparten en las escuelas catalanas, sólo 420 se hacen en castellano. Eso provoca que únicamente el 35 de los alumnos de Primaria de Cataluña utilicen bien el castellano. Así se desprende de un informe elaborado por la asociación Convivencia Cívica de Cataluña, basado en datos oficiales del Instituto Nacional de Calidad y Evaluación (INCE) y del Consejo de Evaluación del Sistema Educativo de Cataluña. Los alumnos catalanes de 12 años tienen dificultades para expresarse por escrito en castellano con coherencia y corrección. En redacción su nivel de español es muy inferior al de catalán, con problemas notables, según el informe, en cuanto a ortografía. En gramática de la lengua española el conocimiento de los alumnos catalanes presenta carencias en aspectos fundamentales como son la morfología y la sintaxis. fueron atendidos por las fuerzas del tripartito ni por CiU. La línea lingüística inflexible que ERC está imponiendo tanto en TV 3 como en Catalunya Ràdio ha sido contestada en los últimos días por cerca de 500 intelectuales, que han impulsado un manifiesto para denunciar la persecución lingüística y la marginación del castellano en los medios públicos catalanes. El detonante fue la decisión de Catalunya Ràdio de prescindir de la escritora uruguaya Cristina Peri Rossi, tertuliana habitual de la emisora por no expresarse en catalán. En una medida que lleva el sello Montilla el director de esta emisora, Oleguer Sarsanedas, ha pedido a la escritora que se reincorpore, pero ello no garantiza que se dé marcha atrás en la decisión, adoptada hace algunos meses, de ser más estrictos en el cumplimiento de las normas que regulan el uso del catalán en estos medios. Según las normas lingüísticas de la Corporación, locutores, conductores, entrevistadores y colaboradores fijos deberán utilizar siempre la lengua catalana cuando estén en antena. El uso de otras lenguas será excepcional y motivado, recomendando siempre que sea posible la traducción simultánea Unas normas que acaban provocando situaciones absurdas cuando el entrevistado en cuestión habla un perfecto castellano. Desde el tripartito se argumenta que es obligación de la televisión pública proteger y defender la lengua catalana por encontrarse en inferioridad de condiciones en un espacio dominado por potentes medios de comunicación en castellano. El problema es que esta política a favor del catalán como única lengua institucional entra en colisión con la Constitución, que recoge el derecho de todos los españoles a usar el castellano. En plena ofensiva lingüística, el departamento de Innovación, Universidades y Empresa, también en manos de ERC, ha anunciado que ofrecerá a las universidades catalanas la posibilidad de realizar pruebas de catalán y castellano a los estudiantes extranjeros que quieran acceder a estos centros para garantizar un adecuado conocimiento de las dos lenguas por parte de estos alumnos. Esta medida no afectará a los estudiantes procedentes del resto del España.