Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 7- -10- -2007 Microsoft incorpora a su nueva versión de Office la telefonía a través de internet 87 NO SE PUEDE HABLAR DE ROBO O DE SABOTAJE El director de la planta salmantina no desvela las hipótesis que baraja la empresa para no entorpecer la investigación en curso sobre las pastillas nucleares POR N. PRIETO FOTO D. ARRANZ SALAMANCA. El hallazgo de un bote de plástico con 70 pastillas de uranio, con un peso aproximado de 300 gramos, fuera de lo que Enusa Industrias Avanzadas denomina doble vallado pero dentro del perímetro de la fábrica de combustible nuclear que posee en Juzbado, ha reavivado la polémica entre los detractores de este tipo de energía, quizá por falta de información asegura el director de la planta, José Emeterio Gutiérrez Elso. Tras el incidente, ocurrido el pasado 26 de septiembre y hecho público por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) tres días después, ahora el quién, cómo y por qué constituyen las claves para desentrañar un hecho, creo que no se puede hablar de robo o de sabotaje asegura Gutiérrez Elso, quien prefiere no desvelar las hipótesis que baraja la empresa para no entorpecer las investigaciones que lleva a cabo la Guardia Civil. Los estrictos controles de entrada y de salida a la fábrica hacen impensable que un material que sólo se utiliza para producir energía eléctrica y no para fabricar bombas como se ha especulado en los últimos días asevera el director, haya podido salir del interior de una planta levantada sobre una superficie de 20 hectáreas- -incluidos los servicios generales y las oficinas- de las 500 que ocupa la finca propiedad de Enusa. La inspección realizada por el CSN no ha detectado nada especial dice Gutiérrez, teniendo en cuenta que además se hizo un inventario físico de todo el material La falta de esos 300 gramos encontrados por una trabajadora de la limpieza, según fuentes de la Guardia Civil, se considera dentro de los márgenes, ya que hay que tener en cuenta que procesamos casi 300 toneladas anuales En todo caso, estamos deseando, al igual que los trabajadores, de los que recibimos colaboración plena, que la situación se esclarezca cuanto antes No obstante, insiste en que el recipiente con las pastillas estaba cerrado y limpio, no salió del doble vallado y en ningún caso hubo riesgo ni contaminación para nadie. Se trata de uranio bajo enriquecido, casi al mismos nivel que hay en la naturaleza, y por supuesto menos que en algunos servicios hospitalarios La Comandancia de la Guardia Civil de Salamanca lleva a cabo la investigación del caso sidades energéticas de la provincia salmantina durante 75 años. En sus más de dos décadas de historia, la instalación ha fabricado 6.779 elementos de tipo PWR, 6.600 elementos de tipo BWR y 630 de tipo VVER (que se han dejado de elaborar en 2007) destinados a las centrales nucleares españolas- -a excepción de la de Trillo- -y extranjeras, lo que supone una producción acumulada a día de hoy de 4.274 toneladas de uranio enriquecido. Actualmente, más de la mitad de la fabricación anual de elementos combustibles de Juzbado se destinan a la exportación, suministrándose a centrales de Francia, Bélgica, Alemania, Suecia y Finlandia. El director técnico de Protección Radiológica del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) Juan Carlos Lentijo, aseguró a principios de esta semana, tras comparecer en la Comisión de Industria, Turismo y Comercio del Congreso de los Diputados, que el proceso de investigación es delicado y lento a pesar de que ya se ha determinado el área de producción al que pertenecen las pastillas, lo cual limita el número de trabajadores En unos días- -prosiguió- tendremos un estudio más detallado sobre lo ocurrido con las pastillas, que están siendo analizadas Asimismo, dejó claro que el material aparecido no representa ningún peligro ni para los trabajadores, ni para el entorno, porque es material cerámico no peligroso. Información oficial sobre el incidente: http: www. csn. es descarga NPJuz bado 011007. pdf Bélgica no quiere ser el cementerio para los residuos nucleares de España L. VILLENA. SERVICIO ESPECIAL BRUSELAS. Entre 5 y 8 kilos de combustible nuclear altamente radiactivo de la central nuclear de Almaraz (Cáceres) están a punto de llegar a Bélgica. Se trata de dos barras de uranio de una tonelada de peso que serán estudiadas en el centro de investigación de Mol, y luego almacenadas para siempre en Limburg. La llegada de estas varillas, que contienen residuos radiactivos con una vida media de miles de años, según Greenpeace, ha sembrado el miedo en los ecologistas y algunos diputados belgas. Está fuera de toda lógica que Bélgica se convierta en el basurero nuclear de Europa afirmó la diputada ecologista Muriel Gerkens, tras conocer la noticia, que no ha saltado a la arena pública hasta esta semana a pesar de que el acuerdo para el traslado se firmó el 27 de julio pasado. Para España es ya una práctica habitual la firma de convenios con socios europeos como Francia o el Reino Unido a cambio del almacenamiento de sus residuos radiactivos. El secretario provincial de CC. OO. Ángel Álvarez, manifiesta que, aunque el fallo en la seguridad compromete a todos los trabajadores el control está bajo la dirección de la empresa. Hay que asumir la responsabilidad entre todos y evitar que problemas como el acontecido vuelvan a producirse. Las informaciones que apuntan hacia los empleados lo único que hacen es poner en un brete el prestigio y la personalidad no sólo de los operarios, sino también de una empresa que genera beneficios y que está asumida por la sociedad salmantina, circunstancia que, por cierto, ha costado su tiempo El secretario provincial de UGT, Agustín Rodríguez, estima que hay que ser muy prudentes ante una investigación que aún está abierta y hasta que no se conozcan sus resultados no se puede especular con los trabajadores En este sentido, significó que un empleado no puede quedar en entredicho porque muchos de ellos tienen quince y dieciocho años de antigüedad Hasta que no concluyan las indagaciones, lo mejor es que no levantemos vuelos Enusa diseña y produce combustible nuclear en su fábrica de Juzbado, que inició su actividad en 1985. Con una capacidad de producción en 2006 de 400 MtU al año y un enriquecimiento autorizado de máximo 5 w o de U- 235, en ella se fabrican pastillas de óxido de uranio y gadolinio, barras combustibles, elementos combustibles de tipo PWR y BWR, y pequeños componentes (tapones para las barras) Con la producción de elementos combustibles de un año de esta planta, se podrían satisfacer las nece- Un proceso delicado y lento Capacidad de producción José Emeterio Gutiérrez, director de la fábrica de Enusa en Juzbado