Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL Ciudadanos del Primer Mundo DOMINGO 7 s 10 s 2007 ABC Soldados norteamericanos destinados en el campamento Victoria de Bagdad levantan su mano en la ceremonia de acceso a la ciudadanía celebrada el 4 de julio REUTERS Educación para la ciudadanía, en versión norteamericana El nuevo examen para ser ciudadano estadounidense pone el acento en los valores democráticos y cívicos y elimina preguntas propias de concurso de televisión PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. ¿Qué significa ser ciudadano de Estados Unidos? Esta cuestión con apariencia de punto partida para un profundo ejercicio de reflexión, quizá especialmente oportuno tras el 11- S, ha terminado por imponerse esta semana en la nueva versión del examen estandarizado que desde 1986 se aplica a todos los inmigrantes con aspiraciones a integrarse con plenos derechos en la mitología del sueño americano. Frente a un cúmulo de fechas, nombres y cuestiones propias de una barata guía turística, la nueva selectividad para la ciudadanía aspira a fomentar valores democráticos y patrióticos. Lo que supone, por ejemplo, sustituir cuestiones como ¿Cuál fue el último Estado integrado en la Unión? (Hawaii) por ¿Qué funciones tiene el Poder Judicial? La nueva versión del examen, que se administrará a partir de un compendio público de cien preguntas, no ha dejado de alentar la polémica que siempre ha rondado a esta prueba para acceder a la ciudadanía. Durante años, los conservadores han denunciado que el viejo examen era un coladero escandalosamente fácil. Ahora, los activistas pro- inmigrantes consideran que el nuevo test, que entrará en vigor a partir del 1 de octubre del 2008, es demasiado complicado. Hasta el punto de plantearse que muchos ciudadanos nacidos y educados en el país tendrían dificultades para aprobarlo. La Casa Blanca insiste en que el nuevo examen de ciudadanía tiene por objetivo promover una deseada identificación con los valores cívicos de Estados Unidos, demandando más respuestas razonadas y menos datos memorizados. Lo que en la práctica supone pasar de preguntar ¿Contra qué país luchamos durante la guerra revolucionaria? (Gran Bretaña) a plantear la cuestión bastante más profunda de por qué los colonos americanos se rebelaron contra la Corona británica. Para aprobar este cuestionario- -parte de las múltiples exigencias para convertirse en ciudadano norteamericano- -los examinados se enfrentarán a diez preguntas y deberán responder acertadamente un mínimo de seis. Para determinar la validez del nuevo modelo y acotar preguntas, las autoridades de inmigración han realizado ensayos durante esta primavera con seis mil candidatos voluntarios en diez ciudades de Estados Unidos. Con una tasa de aprobados del 92,4 por ciento frente al 84 por ciento del viejo modelo de examen. Cifras que no convencen a los activistas pro- inmigración que insisten en calificar el nuevo test con sus cuestiones más abstractas como una traba adicional en el proceso de ciudadanía, con su correspondiente impacto negativo sobre todo para los muchos aspirantes con bajos niveles educativos. Dificultad que a su juicio se suma a una tendencia de colocar cada vez más alto el listón de la ciudadanía como habría quedado ilustrado con el reciente incremento de un 69 por ciento en las tasas que hay que pagar a las arcas federales para la tramitación de una ciudadanía en Estados Unidos (con un coste actual de 675 dólares o 477 euros al cambio) Dos oportunidades Identificación de valores Como viene siendo costumbre hasta ahora, aquellos aspirantes que suspendan una primera vez el nuevo examen recibirán una segunda oportunidad. Pero si reinciden en su tabulado desconocimiento, se verán obligados a iniciar de nuevo el proceso de solicitud de ciudadanía y pagar otra vez. Sin olvidar que además del examen, aunque con un poco de manga ancha para los mayores de 65 años, también se exige ser capaz de escribir y leer frases básicas en inglés y una entrevista personal. Emilio González, director de los Servicios de Inmigra- Los pro inmigrantes consideran que muchos ciudadanos educados en el país no pasarían el nuevo test La Casa Blanca insiste en que se busca una identificación con los valores cívicos de EE. UU.