Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL www. abc. es internacional DOMINGO 7- -10- -2007 ABC Los letrados paquistaníes se manifestaron en Peshawar contra el presidente Musharraf y llegaron a atacar un vehículo blindado de la Policía AFP Musharraf vence en Pakistán aunque el Tribunal Supremo se guarda una carta El presidente, sin quitarse el uniforme, consiguió reunir 671 votos del total de los 685 que suman todas las Asambleas y el Senado MIKEL AYESTARÁN ENVIADO ESPECIAL ISLAMABAD. El general Pervez Musharraf cumplió con el guión previsto. No se quitó el uniforme y ganó de calle unas elecciones presidenciales en las que prácticamente sólo votaron los miembros de su partido. Los resultados, sin embargo, no se harán oficiales hasta que el próximo 17 de octubre el Tribunal Supremo decida si la candidatura de Musharraf es o no válida. Desde la sede del partido ganador, la coalición de la Liga Musulmana de Pakistán, informaron que su candidato obtuvo 671 de los 685 votos totales que se emitieron entre la Asamblea Nacional, el Senado y las cuatro asambleas provinciales. Los parlamentarios del Partido Popular de Pakistán (PPP) de Benazir Bhutto estuvieron presentes, pero sus representantes se abstuvieron. Según dijo Makhmud Amin Fahim, su candidato, que no obtuvo un solo voto, nos abstenemos porque la elección es anticonstitucional ya que Musharraf sigue siendo militar El PPP es el principal partido de la oposición y su participación sirvió para maquillar la imagen de unos comicios a los que de otra forma sólo hubieran comparecido los hombres del general. El tercero de los candidatos, Wajihuddin Ahmed, que representaba a los jueces, obtuvo ocho votos. Las seis papeletas restantes fueron declaradas nulas. En las votaciones faltaron 199 representantes de las formaciones islámicas, que boicotearon la cita por considerarla ilegal. Un gran paso para la democracia según los ganadores, un insulto a la Constitución para sus opositores. Las elecciones tenían un margen nulo de sorpresa. En las calles apenas un puñado de seguidores del presidente salió a manifestar su alegría por la victoria. Tomada por la Policía Una imagen muy distante de la del dictador enérgico M. A. ISLAMABAD. Pervez Musharraf compareció ayer ante los medios para hacer un balance de la jornada y pedir a todos los partidos políticos del país compromiso y unión Vestido de civil, igual que en las entrevistas con las cadenas privadas a lo largo de la última semana, y con tono conciliador, su imagen distaba mucho de la del dictador enérgico que se hizo con el poder tras un golpe de Estado el 12 de octubre de 1999. Pakistán atraviesa un momento complicado debido a la proliferación de grupos extremistas. El 20 de septiembre, Osama bin Laden llamó a la yihad (guerra santa) contra Musharraf y, desde que en julio el general ordenó asaltar la Mezquita Roja, las regiones fronterizas con Afganistán están en pie de guerra. Más de 200.000 soldados tratan de seguir la lucha contra el terrorismo que Estados Unidos exige a Pakistán, pero la respuesta en las zonas tribales está costando demasiadas vidas. La capital amaneció tomada por la Policía y se establecieron controles en los accesos. La oposición, que había llamado a la huelga, no consiguió que sus piquetes fueran efectivos y los comercios trabajaron con normalidad. Algunas pequeñas manifestaciones de la oposición, controladas por férreos cordones policiales, agitaron ciudades como Rawalpindi, Lahore o Peshawar, donde una concentración de jueces críticos con las elecciones provocó que al menos una persona resultara herida y la quema de un vehículo policial. Pakistán se adentra en un proceso que nunca en sus se-