Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LA ENTREVISTA www. abc. es DOMINGO 7- -10- -2007 ABC La Monarquía en España es una buena salvaguarda de la democracia Robert Harris s Escritor y periodista británico. Autor de bestsellers Uno de los escritores más populares del Reino Unido valora para ABC la importancia que una institución como la Monarquía constitucional tiene en España. Y lo dice alguien que se confesó republicano hace años EMILI J. BLASCO LONDRES. La voz del inglés Robert Harris en favor de la Monarquía constitucional no es algo que pueda obviarse. Su larga experiencia en el periodismo político y el profundo conocimiento de la historia derivado de la documentación recogida para sus novelas, le dan una amplia perspectiva para su argumentación. Próximo a los laboristas británicos en el momento en que Tony Blair accedió al poder, la experiencia y la reflexión han llevado a Robert Harris del republicanismo a la desacomplejada defensa que hace en esta entrevista de la institución monárquica. Curiosamente, la conversación llega a este punto a raíz de su libro Imperium ahora publicado en España por Grijalbo, en el que novela la apasionante vida de Cicerón. El ascenso de Julio César liquidó la particular democracia romana, demostrando qué vulnerable resulta este sistema político. Al igual que él, los Napoleón y los Hitler que ha conocido el mundo a lo largo de la historia han tiranizado a las sociedades. Y la Monarquía parlamentaria emerge como la mejor garantía frente a los demagogos tituido por una dictatura. La democracia desapareció del mundo por 1.700 años. Lo que podemos aprender es que nada es permanente, que nuestra democracia puede resultar amenazada muy fácilmente. LA CORONA ¿Cómo asegura la Monarquía la pervivencia del sistema democrático? -En Inglaterra se produjo una cesión de derechos por parte de la Monarquía, y con el tiempo el Parlamento fue tan poderoso como el Rey. La tradición generó un sistema en el que los dos lados de la Cámara chocaban con violencia en los debates, y la Monarquía se erigió por encima de esa división. La Monarquía constitucional hace más fácil tener una saludable democracia porque la cabeza del Estado está siempre separada de los partidos, y esta separación de poder hace menos factible que un dictador o un hombre fuerte emerja. Porque siempre está el Rey o la Reina por encima. La Monarquía constitucional, como la que hay en España, es una muy buena salvaguarda de la democracia. ¿Por qué el sistema democrático reapareció en Inglaterra? La Monarquía parlamentaria hace menos factible que surja un dictador o un demagogo Lo que puede disgustar de la Monarquía en realidad se encuentra en cualquier sistema político La gente se permite debatir sobre la Monarquía porque en el fondo considera que está garantizada TONY BLAIR conclusión de que todo eso lo encuentras en cualquier sistema político, con Monarquía o sin ella. -En España hay ahora quien se empeña en abrir un debate sobre la institución. -También los australianos discuten sobre esto en los últimos tiempos. Con menos tradición monárquica, cuando se les pregunta ¿queréis mantener a la Reina como jefe del Estado? muchos responden que no. Pero cuando luego preguntas ¿a quién pondríais en su lugar? notas que no están tan seguros de que quieran un cambio. La primera pregunta puede ser fácil de responder, pero con la segunda se demuestra que la causa republicana no está tan clara. Era republicano hasta que Blair fue elegido; entonces vi la ventaja de que la jefatura del Estado sea hereditaria ESTADOS UNIDOS -La verdadera lección es que la democracia es muy frágil y puede colapsar fácilmente. La república romana duró siglos, con su Senado, sus elecciones y candidatos... Todo esto parecía eterno. Cuando Cicerón comenzó su carrera, habría pensado que esto duraría hasta el fin del mundo. Sin embargo, durante su propia vida, en un periodo de veinte o treinta años, todo eso se derrumbó y fue sus- ¿Qué lecciones saca de la vida política de Roma? -La Monarquía se queda al margen del juego político. Al final, la política es siempre algo temporal y secundario comparado con la Monarquía, que representa la continuidad y entronca con los siglos anteriores. Hay gente para la que ciertas cosas de la Monarquía pueden resultar irritantes, y que piensen que en un mundo ideal sería mejor no tenerla, pero no vivimos en un mundo ideal y, mirándolo de modo práctico, la Monarquía constitucional es generalmente un medio muy efectivo de asegurar la democracia parlamentaria. Simplemente porque el jefe del Estado no cambia cuando cambia el Gobierno, y así siempre tienes al Rey o a la Reina frente a cualquier poderoso primer ministro. El Monarca tiene mayor rango y su memoria va más atrás, y eso previene la emergencia de un demagogo. Imagínese que Tony Blair hubiera sido jefe del Estado además de primer ministro, habría tenido mucho poder y, en mi opinión, habría sido peligroso. Estoy contento de que eso no haya podido pasar. Yo era republicano hasta que Blair fue elegido; No creo que Estados Unidos sea la gran democracia que me parecía años atrás. El dinero domina -Sí, la opinión del Partido Laborista británico ha cambiado. En realidad, nunca hubo ningún fuerte sentimiento de abolición de la Monarquía entre los laboristas, pero incluso ahora no encuentras a nadie que haga de ello cuestión de debate. La institución es percibida como garantía en una doble dirección: un día es garantía frente al excesivo poder que los laboristas puedan acumular, y otro lo es frente al dominio conservador, como ocurrió con Margaret Thatcher. Ciertamente hay cosas que pueden disgustar, como los privilegios, los cortesanos... Pero llegas a la ¿Es ahora el Partido Laborista británico más monárquico que antes? entonces ví la ventaja de que la jefatura del Estado sea hereditaria. ¿Es el sentido de la historia lo que le ha llevado a centrarse en una trilogía sobre el Imperio Romano? -Es que la gente se permite todo ese debate porque en el fondo considera que la Monarquía está garantizada. Hay quien critica a la Reina por su manera de ser o porque dicen que no tiene contacto con la calle, pero cuando realmente contemplan la posibilidad de abolir la Monarquía, entonces quieren mantenerla. Lo que hace el Monarca es proveer el nexo con el pasado, con la historia del propio país. Si el jefe del Estado cambiara continuamente, habría menos sentido de continuidad. Y el sentido de la historia es algo realmente importante para todos. -En Escocia, los nacionalistas del SNP piden la independencia, pero manteniendo a Isabel II como jefe del reclamado Estado. -Creo que hay aspectos de los últimos veinte años de la República romana que son increíblemente relevantes para hoy. Me atrae el hecho de que ese periodo esté dominado por Julio César. Me seducía poder dar vida a la oposición a Julio César, de quien estoy bastante en contra. Era como Napoleón, o incluso en cierta manera como Hitler: un tirano, un asesino de masas, un criminal de guerra, alguien que destruyó una estructura democrática persiguiendo su propia vanidad. Los historiadores le han dado un trato demasiado complaciente y quería escribir una alternativa. -A lo largo de Imperium hay