Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 6- -10- -2007 Un artista costarricense deja morir de hambre a un perro en una exposición 73 Marchantes españoles ofrecieron a colegas británicos los mapamundis, según el Art Loss Register había localizado uno de nuestros mapamundis en Australia. Es una gratísima noticia porque supone dar un paso muy importante para la investigación en curso por parte de la Unidad de Patrimonio de la Guardia Civil, que sigue en marcha, y de la cual quedan muchos flecos por resolver Del Corral reitera su confianza en la Unidad del Instituto Armado, que está haciendo un trabajo estupendo, y a la que hay que procurar no distraer con pistas por aquí y por allá La directora de la Biblioteca confirma que uno de los mapamundis identificados pertenece a la Cosmografía de Ptolomeo, edición de Ulm de 1482. Milagros del Corral explica a ABC que la Biblioteca Nacional realizó un inventario exhaustivo de las obras que se sirven en la sala Cervantes, tras descubrir la sustracción de los mapamundis de Ptolomeo: Se descubrió que diez libros habían sufrido algún tipo de expolio, y se informó a la Guardia Civil para ver si tiene o no relación con los mapamundis El inventario exhaustivo se ejecuta de manera rutinaria periódica, pero no todos los días- -aclara Del Corral- -porque estamos hablando de obras de una época en las que se paginaban los libros, y hay que mirar hoja por hoja, cotejar las páginas con el microfilm, y eso tienen que realizarlo especialista, no el personal de asistencia ni de seguridad. Ahí es donde se descubrió la existencia de los otros expolios. También aportamos los datos que figuran en las fichas de lectura de quienes consultan estos libros. Pronto sabremos más. El hilo del ovillo es muy importante El ministro de Cultura, César Antonio Molina, afirmó ayer en Sevilla que sólo puedo decir que se sigue investigando pidió discreción y avanzó que después vendrá la cuestión jurídica correspondiente. En efecto, la filtración de la localización de los mapamundis antes de que la operación esté concluida puede provocar una venta rápida de los mismos para deshacerse de ellos, y alertar a quienes estén en posesión de las restantes 17 hojas. Sin título de Rothko (a la derecha) guarda un paralelismo con Nubes densas y oscuras de Turner (izda) 146 años los separan ABC Una tesis académica de Rosenblum se verifica en una exposición en la March A través de 124 obras de 26 artistas, la fundación plasma la idea que gestó el historiador: el romanticismo fue el germen del expresionismo abstracto en EE. UU. NATIVIDAD PULIDO MADRID. Para conocer el germen de la exposición con la que abre la temporada artística la Fundación Juan March, debemos remontarnos a los años cincuenta, cuando el prestigioso historiador del arte Robert Rosenblum, fallecido el año pasado, era estudiante en la Universidad de Nueva York. En una entrevista concedida a la Fundación March con motivo de esta muestra, y publicada póstumamente en su catálogo, confiesa que en aquellos años a todos nos provocaba el nuevo arte de los llamados expresionistas abstractos. Me encantaba ese arte. Pero uno de los temas que no interesaba a nadie, que a nadie se le ocurrió plantear, era si ese arte tenía alguna relación con el pasado. Se daba por hecho que nunca antes se había pintado algo parecido. A medida que estudiaba la historia del arte empecé a observar similitudes entre la apariencia de estas obras y otro arte del pasado que conocía De hecho, reconocía que si le atrajo la obra de Friedrich fue por su experiencia de Rothko. Lo expresaba así: De repente vi un alma gemela, un artista que también te situaba al borde de la eternidad... Y cuanto más miraba al presente, a las obras contemporáneas, más paralelos veía con otro arte del siglo XIX y principios del XX Esa idea de la conexión entre la tradición romántica del norte de Europa y el expresionismo abstracto norteamericano fue desarrollada por Rosenblum, primero en un pequeño artículo, The Abstract Sublime publicado en ARTnews en 1961 y, once años más tarde, en ocho conferencias que impartió en la Universidad de Oxford, plasmadas en el libro La pintura moderna y la tradición del romanticismo nórdico. De Friedrich a Rothko de 1975, aunque no se publicó en español hasta 1993. La Fundación March sigue su política de organizar exposiciones con argumento, iniciada el año pasado. Ya hemos podido ver en sus salas cómo el fracaso de un importante encargo a Gustav Klimt produjo el germen de la vanguardia vienesa; y cómo la aparente obviedad del pop fue eso, una obviedad, pues el pop es mucho más sofisticado y complejo. Tesis refrendada con una estupenda muestra de Lichtenstein. Ahora se ha rizado el rizo: la tesis académica de Rosenblum se verifica en una exposición. O lo que es lo mismo, se pasa del concepto académico a los cuadros. Una idea bastante original. Y también complicada de llevar a cabo. Dada la imposibilidad de exhibir las pinturas concretas de las que hablaba el historiador norteamericano (las obras de la capilla Rothko de la Menil Collection en Houston, por ejemplo, no se prestan) se ha decidido acotar la muestra a obras sobre papel, lo cual no desmerece en absoluto el proyecto. La abstracción del paisaje. Del romanticismo nórdico al expresionismo abstracto reúne, hasta el 13 de enero, 124 obras de 26 artistas. Al igual que ocurría en el libro de Rosenblum, arranca con Caspar David Friedrich y se cierra con Mark Rothko. Con una salvedad: aquí se ha decidido incluir, a modo de coda o epílogo, obras de dos artistas vivos alemanes muy cotizados: Richter y Kiefer, muy cercanos a la herencia romántica. Entre los momentos más emocionantes del recorrido, tres obras de Friedrich, recién encontradas, que sólo se han visto en Berlín. Se trata de tres dibujos del primero de sus ciclos dedicados a las estaciones del año (Primavera, Otoño e Invierno) considerados como los incunables del romanticismo alemán. Además, son maravillosas las nueve acuarelas de Turner cedidas por la Tate; las ocho obras de Constable que ha prestado el Victoria Albert Museum, los dos pollock del MoMA y el Metropolitan, así como la selección de cuatro obras de Rothko, propiedad de la National Gallery of Art de Washington. A ellos se suman dibujos de Klee, Munch, Van Gogh, Mondrian, Kandinsky... Gracias a todos ellos se explica la abstracción norteamericana desde el romanticismo. El ministro pide discreción De Friedrich a Rothko Se exhiben tres dibujos de Friedrich recién hallados, considerados los incunables del romanticismo alemán Más información sobre la exposición: http: www. march. es