Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MADRID XXX aniversario de la Asociación de Vendedores Profesionales de Prensa SÁBADO 6 s 10 s 2007 ABC El alma de cada barrio Los vendedores de prensa celebraron ayer su día regalando claveles y entregando la prensa al alcalde, al que expusieron sus necesidades. El quiosco, el centro de cada barrio, se adapta a los nuevos tiempos POR MARIO DÍAZ FOTOS SIGEFREDO J. DE DOMINGO MADRID. Las noticias corrían a través del viento del viejo Madrid, anunciadas a gritos por los jóvenes voceadores saturados de diarios, cuando se levantó el primer quiosco en la calle de Serrano. Después llegarían más, muchísimos más, pero los vendedores de prensa aún tienen algo de aquellos antiquísimos voceadores de la realidad: ayer, en su día grande, como antaño, también se acercaron a regalar los periódicos al alcalde de la capital. Hace nueve años que la Asociación de Vendedores Profesionales de Prensa de Madrid (AVPPM) decidió retomar la tradición, y ayer volvió a la Plaza de la Villa para que les recibiese el regidor. Gallardón volvió a hacerlo, y le plantearon la necesidad de adaptar su normativa a la realidad. Como la propia sociedad, los quioscos ya no son los mismos y quieren seguir adaptándose a los nuevos tiempos. Pedimos que nos dejen competir, vender otras cosas para seguir en la calle resumió Enrique Fernández, presidente de una asociación con más de 700 de los mil establecimientos de Madrid. En tiempos de información gratuita, tanto física como digital, los quiosqueros quieren que sus largas jornadas no sean en balde, y piden vender bebidas y otros productos de compra impulsiva, además de seguir adentrándose en las nuevas tecnologías: pronto esperan despachar entradas de cine o teatro, y estudian otros proyectos. Nunca cerrarán los quioscos, la tecnología avanza y siempre habrá qué vender sostiene Antonio Romero, uno de los más veteranos. Tras 36 de sus 58 años detrás de la ventanilla, sitúa la mejor época en la capital entre mediados de los 80 y principios de los 90 del pasado siglo. La evolución del sector, además, ha sido total. El cambio más importante, coinciden los profesionales más fogueados, fue la implantación de las distribuidoras en los 70, con las que por fin dejaron de desplazarse a por el pesado material: Fue la culminación, ganamos en calidad de vida una barbaridad afirma Los representantes de la Asociación de Vendedores de Prensa, ayer con el alcalde Romero mientras asiente el presidente de la asociación. Los quioscos son una de las referencias de cada barrio, y sus propietarios destacan el trato con sus clientes como su principal privilegio. Confían en ti, es casi como un confesonario apunta Julia Quicios, de Moratalaz. En agradecimiento a esa fidelidad, los vendedores de prensa ayer regalaron a cada cliente un clavel. En parte se olvida lo peor de la profesión, las eternas jornada laborales resume Antonia Utrero, de 33 años, sin parar de despachar diarios. Ayer pidieron al alcalde que les autorice a vender otros productos para poder ser viables