Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 6- -10- -2007 El presidente Bush defiende los métodos de interrogatorio de la CIA 31 La medida supondrá unos ingresos para Ecuador de 700 millones de dólares anuales Libertad provisional para la familia y asesores de Pinochet El caso saca a relucir una gran fortuna en dinero y propiedades MACARENA GARCÍA SERVICIO ESPECIAL SANTIAGO. Augusto y Marco Antonio durmieron en el penal Santiago Uno, mientras sus hermanas Lucía, Verónica y Jacqueline Pinochet compartían una celda en el Centro de Orientación Femenina. La madre, Lucía Hiriart, fue la única que se libró al alegar una descompensación que la tiene internada en el Hospital Militar, refugio habitual de su difunto marido, el dictador Augusto Pinochet Ugarte, cuando la Justicia apremiaba. Otros 16 colaboradores- -aún uno de ellos está prófugo- -fueron también encarcelados el jueves por orden del juez Carlos Cerda. Ayer los abogados de los encausados presentaron recursos de amparo y exigieron que el juez que instruye la causa suspendiese un viaje a EE. UU. -donde mañana recibirá un premio por su defensa de los derechos humanos- para tramitar la libertad provisional. La respuesta, a media tarde, vino a aliviar las tensiones políticas que todavía emergen cuando la Justicia se encuentra con los Pinochet. Hoy, la familia quedaría en libertad para preparar su defensa ante los cargos de malversación de fondos públicos. Ni ahorrando pesito a pesito como al dictador le gustaba decir, pudo haber construido el imperio por el que ahora deben responder los suyos. A los 27 millones de dólares (más de 19 millones de euros) en cuentas en el extranjero a los que se refiere la investigación del juez Cerda, hay que sumar propiedades en todo Chile y otras cuentas abiertas con nombres falsos en paraísos fiscales. Los Pinochet Hiriart eran una familia de clase media levemente acomodada hasta antes del golpe de Estado. El entonces general en jefe del Ejército firmó, días después de arrogarse el puesto de presidente de Chile, un declaración jurada en la cifraba sus ahorros en 118.000 dólares. La casa en la que vivían era propiedad de las Fuerzas Armadas. Pero diez años después, en plena dictadura, se conocían los detalles de la construcción Juan Pedro Quiñonero DE DICTADURAS Y TIRANOS uántos años debe cotizar un tirano, dictador o autócrata a su Seguridad Social para jubilarse con su salario pleno del último año? ¿Cuántos familiares y amigos de un autócrata, dictador o tirano pueden beneficiarse de los fondos públicos de una tiranía, con o sin acceso a las cuentas bancarias personales del dictador, en el extranjero, durante cuántos años... En su absurdidad, tales interrogantes hablan de la posible ejemplaridad jurídica del proceso iniciado por el juez chileno Carlos Cerda contra familiares, amigos y colaboradores del general Augusto Pinochet, sospechosos de posibles delitos de malversación de fondos públicos, entre 1973 y 2003. Al margen del debate chileno, que tiene su propia lógica y escapa a mi incompetencia, tal iniciativa nos recuerda el carácter indisociable de las libertades políticas y económicas. Basta con abrir el último informe de Amnistía Internacional consagrado a América Latina (2007) para advertir que la iniciativa jurídica chilena contra familiares, amigos y colaboradores de Pinochet quizá pudiera tener semejante aplicación en Cuba, Venezuela, Argentina, México, Perú, Colombia, Bolivia, Ecuador, entre otros países americanos. Bastaría y quizá fuese razonable exigir la puesta en pie de una Justicia independiente, no politizada, ofreciendo a los jueces la libertad y recursos indispensables, con libre acceso a la contabilidad nacional y la fiscalidad de autócratas, caudillos, tiranos y demagogos en el poder. ¿Es posible conocer la declaración de la renta de los últimos cinco años de Fidel Castro o Hugo Chávez? ¿Están los demagogos, caudillos y tiranos exentos de fiscalidad? ¿Es posible conocer la contabilidad familiar del caudillo bolivariano? Amnistía Internacional denuncia violaciones, atropellos y crímenes en materia de derechos humanos, cuando el terror de Estado se percibe indisociable de la más carcelaria oscuridad contable, fiscal, jurídica, penal, moral, etcétera. Para Correa, en cambio, el decreto es justo y constitucional Durante el anuncio de la nueva medida, aseguró que con el Gobierno de la revolución ciudadana, el petróleo ya es de todos No es la primera vez que el Gobierno ecuatoriano adopta una medida de este tipo. En 2006, el presidente Alfredo Palacio obligó a las petroleras a entregar la mitad de sus ganancias extraordinarias al Estado, es decir, más de 200 millones de dólares anuales. Eso le costó a Quito una demanda ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) por parte de la petrolera City Oriente, que consideró la reforma como una confiscación, y también marcó la exclusión de Ecuador en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. Existe, además, otra demanda ante el CIADI, presentada por la estadounidense Occidental, a la que el Estado ecuatoriano suspendió su contrato de operaciones a principios del año pasado. Por otro lado, el decreto lanza una señal de alerta a otras compañías que también están renegociando sus contratos y licencias de operación con el Estado ecuatoriano, como Movistar, subsidiaria de Telefónica. El presidente Correa, fortalecido por su victoria en los comicios del 30 de septiembre para la elección de los 130 asambleístas que reescribirán la Constitución del país, había dicho en un principio que respetaría la inversión extranjera, pero sigue los pasos de sus homólogos Hugo Chávez, de Venezuela, y Evo Morales, de Bolivia. El primero obligó a las petroleras a firmar nuevos contratos y el segundo nacionalizó los hidrocarburos. El ministro Chiriboga ha reconocido que la toma de las ganancias extraordinarias de las petroleras tendrá un impacto fiscal enorme, teniendo en cuenta que las reservas de crudo de las compañías privadas suman 856.000 millones de barriles que podrían ser extraídos hasta el año 2024. ¿C Reforma o confiscación Pesito a pesito Una mujer chilena exhibe un cartel sobre la mujer de Pinochet AFP La decisión alivió la tensión política que todavía emerge cuando la Justicia se encuentra con los Pinochet de una mansión para esa familia de cinco hijos, ya conocida por todos los chilenos. En las faldas de la Cordillera, sobre un terreno de 80.000 metros cuadrados, se levantaba una casa de 6.000 metros cuadrados. Seis pisos, dos de ellos subterráneos, circuito cerrado de televisión, salas de cine, canchas de tenis, gimnasio y 250 estacionamientos. Era también un bunker con una central eléctrica subterránea, una clínica equipada y túneles secretos. Se cuenta que Lucía Hiriart hizo cambiar el tono del mármol de los salones en tres ocasiones, pero después no quiso irse a vivir allí. Hoy es ocupada por un Club Militar. La viuda vive hoy en una casa en el sector acomodado de la capital, recibe una pensión de 3.500 euros mensuales y aparece también como dueña de dos pisos, dos casas, dos terrenos y una parcela en el balneario de Santo Domingo. Además la familia conserva la casa de descanso que construyó el dictador en la localidad del Cajón del Maipo, a una hora de Santiago. ABC. es Vídeo de la familia Pinochet en abc. es internacional