Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 5- -10- -2007 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo 95 Sanidad ultima un Comité de Bioética con un perfil más humanista que científico Deberá asesorar al Gobierno en asuntos tan polémicos como la eutanasia o la privacidad de los test genéticos N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. El ministro de Sanidad, Bernat Soria, hará el próximo miércoles un primer intento para sacar adelante el Comité de Bioética de España con el consenso de las comunidades autónomas. Este órgano asesor sobre cuestiones éticas y sociales de la ciencia y la medicina, es uno de los flecos que quedaban pendientes tras la aprobación de la Ley de Investigación aprobada en julio. La normativa, que autorizaba la clonación terapéutica, preveía también la formación de esta insitución. El Comité de Bioética aspira a ser un órgano independiente que asesore al Gobierno en cuestiones tan delicadas como la eutanasia o situaciones nuevas derivadas del avance de la ciencia, como son las pruebas genéticas. La anterior titular, Elena Salgado no tuvo tiempo de planteárselo a las comunidades. Ahora Soria está dispuesto a intentarlo con un listado de nombres en el que habrá expertos de reconocido prestigio del mundo científico, jurídico y bioético. Pero la intención de Sanidad es que este comité tenga un perfil más humanista que puramente científico o técnico. No se busca un comité de grandes nombres, sino de expertos que se impliquen. En este órgano asesor habrá una presencia importante de mujeres, aunque no busca la paridad. NOMBRES PARA UN CONSENSO Marcelo Palacios Médico traumatólogo. Es el actual presidente de la Sociedad Internacional de Bioética. Ponente de la Convención de Asturias de Bioética, su nombre está vinculado al debate de la clonación y a la utilización de embriones y fetos humanos. También ha sido ponente en normativas como la Ley General de Sanidad o la del Medicamento. Carlos Romeo Casabona Director de la Cátedra de Derecho y Genoma Humano del País Vasco, es el referente español en cuestiones jurídicas relacionadas con la genética. Ha asesorado a gobiernos del Partido Popular y del PSOE, formando parte de la comisión nacional de reproducción humana y del comité asesor de ética en la investigación científica. Victoria Camps Catalana, ex senadora socialista y catedrática de Ética en la Universidad Autónoma de Barcelona. Un bagaje que la convierte en una candidata perfecta para la lista de Bernat Soria. Buena parte de su trayectoria profesional ha estado relacionada con la bioética. En la actualidad es presidenta de la Fundación Víctor Grifols. Diego Gracia Sin duda, un nombre para el consenso. Es un filósofo- científico. Catedrático de Historia de la Medicina de la Universidad Complutense y director del Instituto de Bioética de la Fundación Ciencias de la Salud, es un referente en bioética. Está convencido de que el debate ético marcará los fines de la Medicina. Doce miembros Fuera del orden del día del pleno del Consejo Interterritorial de Salud, Soria presentará a los consejeros de Sanidad su propuesta. Entre los nombres que se presentarán figuran: Diego Gracia, catedrático de Historia de la Medicina y director del Instituto de Bioética de la Fundación de Ciencias de la Salud; Victoria Camps, filósofa y catedrática de Ética de la Universidad Autónoma de Barcelona, Carlos Romeo Casabona, director de la cátedra de Derecho y Genoma Humano de la Universidad del País Vasco; Yolanda Gómez, catedrática de Derecho Constitucional y miembro del comité internacional de Bioética de la Unesco; Carlos Alonso Bedate, del Centro de Biología Molecular- CSIC y miembro del comité de bioética de la Unesco; Marcelo Palacios, presidente de la Sociedad Internacional de Bioética o Adela Cortina, catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia. La lista se completará con un máximo de doce miembros que deberá conseguir el respaldo del Gobierno y de las distintas sensibilidades autonómicas. Lo que implica un difícil ejercicio de equilibrio y diplomacia hasta lograr una lista de consenso. Bernat Soria es consciente de lo complicado que será sacar adelante un comité que asesore al Gobierno en cuestiones tan delicadas. Ayer, en una entrevista radiofónica, manifestó su intención de sacar la lista adelante la próxima semana. Si no hay consenso, lo habrá probablemente antes de fin de año dijo. Las comunidades tienen potestad para proponer a seis de los expertos. La Administración central propone al resto, en la siguiente proporción: tres a cargo del Ministerio de Sanidad, uno por Justicia y el tercero por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. Cuando se logre el consenso entre la administración central y autonómica, los miembros del comité deberán elegir a su presidente, para que después lo nombre el Ministerio de Sanidad. Su mandato tendrá una duración de cuatro años, con una renovación posible. Como Bernat Soria presentará el próximo miércoles su propuesta a las comunidades autónomas durante el Consejo Interterritorial de Salud máximo, los expertos nombrados podrán ejercer sus funciones durante ocho años. Casi todas las declaraciones del ministro de Sanidad respecto a este nuevo comité han estado relacionadas con el debate de la eutanasia. El comité, sin embargo, no tendrá potestad para dictaminar casos al límite de la legalidad. Este órgano se limitará a emitir informes, propuestas y recomendaciones sobre el impacto de la eutanasia en la sociedad o los cuidados paliativos, por ejemplo. Las decisiones no serán vinculantes. En realidad, el comité está pensado para dar respuesta a los nuevos dilemas éticos que empiezan a surgir con la aparición de avances científicos. Como ya ocurre con las pruebas genéticas y el derecho a la confidencialidad de los datos que se obtengan. La nanomedicina o las buenas prácticas de investigación de los comités éticos o la seguridad de los pacientes en los ensayos clínicos. Decisiones no vinculantes La promesa fallida de contar con un órgano asesor independiente El nuevo Comité de Bioética de España aspira a ser un órgano independiente del Gobierno. Pero la mitad de sus miembros serán nombrados por el Ejecutivo. En el espíritu de sus creadores se pensaba en este comité como una entidad asesora que sólo respondiera ante el Parlamento, con total independencia del Gobierno. Como sucede con la Royal Society en el Reino Unido. De hecho, el PSOE, mientras estuvo en la oposición, criticó al Partido Popular por nombrar a su propia comisión asesora. El entonces Comité Asesor de Ética para la Ciencia y la Tecnología. Cuando la ministra Elena Salgado anunció la formación de un nuevo comité de bioética durante su mandato restó importancia a su vinculación con el Gobierno. Defendió su independencia y recordó que el comité seguiría un modelo similar a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones.