Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 5 s 10 s 2007 VIERNES deESTRENO 89 Siete mesas de billar francés España 2007 113 minutos Género- -Drama Directora- -Gracia Querejeta Actores- -Maribel Verdú, Blanca Portillo, Jesús Castejón Emocional y divertida E. RODRÍGUEZ MARCHANTE Muy bien tratada por la crítica y el jurado de San Sebastián, que la premió doblemente, la última película de Gracia Querejeta sale hoy a competir a un terreno que le ha de ser todavía más propicio: el del público y las salas comerciales. Siete mesas de billar francés tiene muchas virtudes, la mayoría de las cuales ya se han señalado en su reciente paso por el festival donostiarra (la emotiva historia, el sentido del humor, las interpretaciones magníficas... pero hay una que tal vez haya que enfatizar porque es, precisamente, la que hace que esta película sea más de público que disfruta que de público que examina: su argumento, sus personajes, sus diálogos, sus situaciones, el modo de resolver las diferentes tramas... todo está tratado para encontrarse de un modo sencillo, directo, reflexivo, amistoso y profundo con la gente o sea con el público que entra en las salas y también en las películas. Siete mesas de billar francés combina con madurez los dramas de sus personajes con el punto humano y gracioso de sus actores, por ejemplo, el terrible y despreciable personaje tuerto que encarna Enrique Villén con un desparpajo afectuoso; o la mujer agotada y agostada que interpreta con descorazonadora sorna Blanca Portillo; o la vieja desamueblada, deprimente y cesante que la gran Amparo Baró convierte en una abuela divertida y dispuesta a llevarse de calle la función; o la propia Maribel Verdú, cuya comicidad es más bien escasa pero que la reemplaza con una rara mezcla de afectividad y efectividad. Gracia Querejeta sube a la lona a dos buenos y poderosos personajes femeninos: la hija y la pareja del padre muerto; pero creo que es todavía más sustancial y extraordinario el mundo que retrata detrás de ellas, y especialmente el masculino con una variedad y minuciosidad llena de ternura, sabiduría y aspereza en ese mundo entero que simbolizan Castejón, Barea, Arévalo, Villén y García Pérez, el amor, la amistad, la traición, el arrepentimiento, la ingenuidad... Lo cierto es que Gracia Querejeta ha hecho su película más entera cuando ha dejado penetrar en ella algo que sin ello nada es bueno: sentido del humor. Blanca Portillo y Maribel Verdú, el dúo protagonista de Siete mesas de billar francés REUTERS Querejeta: Creo que Blanca y Maribel se merecían un premio ex aequo Con dos premios todavía calientes llega hoy a nuestras pantallas la quinta película de Gracia, que profundiza en la respuesta humana ante situaciones adversas MARÍA GÜELL BARCELONA. Vuelve del Festival de San Sebastián con dos panes bajo el brazo: la Concha de Plata a la mejor actriz para Blanca Portillo y el Premio al mejor guión. Pas mal! Gracia Querejeta sabe muy bien que cuando una película viaja a un certamen cae en manos de un jurado muy variopinto que toma las decisiones a puerta cerrada. Por eso hace una valoración muy buena de su paso por San Sebastián. Sólo pone un pero al premio de mejor actriz: Creo que Blanca y Maribel son un tándem en esta historia y que deberían haber dado un premio ex aequo pero mejor que se lo den a Blanca que a otra actriz de otra película El filme tiene un título difícil de memorizar a la primera y difícil de olvidar una vez memorizado. Dos términos un tanto pasados de moda se juntan en él: billar y francés Ahora se juega muy poco al billar y la lengua francesa no pasa por su mejor momento apunta Gracia que tenía una mesa de billar en casa y que por lo tanto el juego de los tacos no le pilla tan lejos. Al topicazo de si Siete mesas tiene tintes autobiográficos, Gracia responde con una frase de Almudena Grandes: No hay ficción sin memoria Y concreta que es una mezcla entre cosas que he vivido y ficción Y confiesa que para tratar el tema del billar contrató a un coach que nos daba las pautas a seguir porque yo no soy ninguna experta El espectador se enfrenta a una historia llena de sorpresas que protagonizan dos mujeres unidas por un hombre que acaba de morir. Pero debajo- -desvela la realizadora- -hay una subhistoria que deja muy claro que ante la dificultades que te plantea la vida sólo hay dos posibilidades: o te quedas sentado en una silla o tiras para adelante. Las protagonistas de Siete mesas optan por la segunda opción Aunque Maribel Verdú y Blanca Portillo se pasan casi toda la película a la gresca, también hay algún respiro para el humor. Pero que nadie se espere una de Cantinflas. En mi película Héctor el humor ya empezaba a abrir una vía- -recuerda Querejeta- Pero reconozco que el humor me da mucho miedo. En cualquier caso, creo que es una evolución en mi filmografía muy coherente La mitad de la moneda, Maribel Verdú destaca de su personaje que ella intenta crear armonía y paz hasta que llega un momento que explota También bromea respecto a que la suerte de ser actriz es que puedes engañar a quien quieras. Por ejemplo, en esta película- -ríe- -soy la experta número uno en el billar francés y en la realidad no sé ni cómo se coge un taco. Otras veces también he demostrado unas habilidades en la gran pantalla que la gente que me conoce sabe que estoy muy lejos de aplicarlas a mi vida diaria, como en el tema culinario, ¡no tengo ni idea de cocinar! La otra mitad, Blanca Portillo, no pudo dar la cara porque está trabajando en el teatro en Madrid con la obra Barroco (lo que también impidió que la actriz recogiera personalmente la Concha de Plata en San Sebastián) Pero a ellas se suman más personajes, todos ellos decisivos para el encaje de la historia. A mí siempre me gusta mezclar actores con experiencia y actores nuevos, y a esto puedo añadir que siempre hay niños en mis películas. Sé que hay mucha gente que cree que es muy difícil trabajar con niños, pero creo que si das con el niño adecuado, no hay dificultades Maribel Verdú y Blanca Portillo no se habían cruzado nunca ni en el estreno de una película ni en la Puerta del Sol. Pero, por el contrario, Amparo Baró y Blanca Portillo (madre e hija en Siete mesas compartieron muchas horas de rodaje en la serie 7 vidas Un dato al que Gracia no quiso dar más importancia porque las dos cumplían todos los requesitos para que su película rodara. Pinceladas de humor Aquí- -ríe Maribel- -soy la experta en el billar francés, y en la realidad no sé ni cómo se coge un taco Más información sobre la película: http: www. sietemesas. com