Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 VIERNES DE ESTRENO abc. hoycinema. com VIERNES 5 s 10 s 2007 ABC Los personajes te pueden enseñar a reconciliarte con aspectos de tu vida personal Belén Rueda s Actriz, protagonista de El orfanato Es la semana fantástica de Belén Rueda: en apenas unos días se han acumulado el anuncio de la candidatura al Oscar de El orfanato y la promoción de la película, sin solución de continuidad, en Nueva York, Sitges y Madrid. Y entre medio, funciones en Sevilla de la obra teatral Closer POR JULIO BRAVO Se confiesa miedosa. Tanto, que ni siquiera pudo leer el guión de El orfanato de un tirón. Es un guión que no te deja levantarte hasta que no lo terminas, pero yo lo tuve que dejar para el día siguiente en la décima página reconoce. No es, tampoco, una seguidora del género de terror. Sin embargo, Belén Rueda es el rostro de la primera película de Juan Antonio Bayona, que ayer inauguró el festival de Sitges, y que lleva camino de convertirse en uno de los acontecimientos cinematográficos del año. Es el segundo largometraje para esta actriz madrileña que parece haberse abonado al Oscar. Lo obtuvo Mar adentro de Alejandro Amenábar, donde ella interpretaba a Julia, y ahora El orfanato ha entrado en la carrera hacia la estatuilla al ser elegida por la Academia de cine española como candidata de nuestro país al Oscar. Es una casualidad- -ríe Belén- pero satisface porque significa que has participado en un proyecto importante. Ahora todo el mundo se apunta al éxito de El orfanato pero a Juan Antonio y a los productores les ha costado mucho poder sacar adelante la película una película ya está el trabajo hecho y terminado, mientras que en el teatro tienes una nueva oportunidad en cada función... Y eso me reconcilia con el teatro. de que la infancia es el momento más feliz de nuestra vida. Y sin embargo, yo iba por otro lado, con una mujer madura, que está en un momento de mucho cambio: lugar de residencia, trabajo, traslado de la familia. Y de repente, pasa algo que la deja muy coja. Y nos centramos mucho en hacia dónde queríamos que fuera el personaje, así que no piensas en otra cosa. Y no te esperas la repercusión que ha tenido la película. A mí me ha sorprendido bastante, porque tenía la sensación de estar en una película pequeña. Sí estaba muy metida en la película, porque estuve todos los días de rodaje, y al no estar en Madrid no salía totalmente del personaje. Ese cansancio que se ve en Laura a lo largo de la película era real. -En realidad, sólo pensé que el guión era buenísimo. Luego, cuando conocí a Juan Antonio Bayona, a Guillermo del Toro y a la gente de la productora, ya no pude decir que no. -Cuando leyó ya el guión, ¿pensó en la dimensión del personaje, que es todo un ocho mil para una actriz? -En realidad nunca tuve esa sensación, porque cuando estás en el rodaje sólo piensas en sacar el trabajo adelante. Juan Antonio me aportaba muchos elementos de la personalidad de Laura, que quería más infantil, más anclada en ese pensamiento que tenemos algunos ¿Y cuándo se dio cuenta de la escalada que supone este personaje? -Rodó la película hace más de un año y después volvió a la televisión y debutó en el teatro. ¿Cómo se vive ahora esta vuelta atrás en el tiempo? No creía en lo sobrenatural, y sigo sin creer, pero comprendo que, en situaciones desesperadas, el ser humano se agarra a todo y es capaz de hacer cosas desesperadas Confieso que soy miedosa, y cuando leí el guión, aunque es de esos que no puedes soltar, lo dejé en la décima página porque estaba sola en casa y me sentía muy impresionada -Hubo momentos en que sí, pero porque cuando creas un personaje creas un mundo y una personalidad, donde hay de todo: hay cosas tuyas, cosas que has trabajado con personas que han pasado por esas situaciones, desaparición de un hijo y perder la cabeza. Hemos estado haciendo un trabajo de investigación sobre la locura y sobre las desapariciones. Pero indudablemente sí, hubo varios días en que desde que me levantaba tenía un estado de ánimo paralelo al de mi personaje. Y al final te quedas vacía porque has echado el resto. -Siempre he dicho que nuestro trabajo es maravilloso porque te hace ponerte en situaciones que nunca vas a vivir en tu vida real (algunas gracias a Dios) y te ofrecen la posibilidad de comprender mejor a quienes sí las viven realmente. Son situaciones muchas veces extremas. Y contestando a la pregunta, sí, esta película me ha enseñado mucho. Me ha enseñado a respetar ciertos comportamientos que te llegan a través de los medios de comunicación y te parecen extraños; me ha enseñado a entender que para salir de situaciones desesperadas el ser humano es capaz de hacer cosas desesperadas. Cada personaje te enseña muchísimo... Incluso te sirve para reconciliarte con aspec- ¿Lo llegó a pasar mal? ¿Y le ha servido personalmente para algo? -Es una sensación muy curiosa, Cuando vi por primera vez la película montada fue cuando me dí cuenta de lo que habíamos hecho en realidad. Y en ese momento, más que en la película en sí, piensas en en las secuencias que han desaparecido, en los planos, en el montaje... Y en los recuerdos del rodaje. En este caso, además, al estar desde hace un tiempo haciendo teatro, pienso que en -La verdad es que no era un tema que me interesara. Ya en Mar adentro empecé a investigar y a interesarme por ello. Evidentemente, es una cuestión directamente relacionada con la muerte. No creía, y no es que ahora sí, pero sí creo que en situaciones desesperadas, insisto, te agarras a todo. Más que creer, pienso que hay mo- ¿Creía en lo sobrenatural? ¿Le ha cambiado la película su percepción sobre estas cuestiones? tos de tu vida personal, con cosas que son tuyas... Porque tienes que hablarlo, y eso es siempre una buena terapia. mentos en los que quieres creer. Si se mira con ojos objetivos, te das cuenta de que la vida es muy injusta en muchos momentos. -Sí, porque además el equipo estaba muy metido en la situación, y además hay gente a la que le gusta alimentar todo esto. Por ejemplo, la casa de Llanes en la que rodamos era un caserón abandonado hace mucho tiempo, y ya antes de entrar tenía su aquél. Una noche, el equipo de sonido se fue a gra- -Ha confesado que es miedosa. ¿En el rodaje llegó a pasar miedo también?