Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 5- -10- -2007 ESPAÑA 23 Un policía reconoce que Al Kassar le pidió consejo sobre la venta de armas La Fiscalía pide la extradición a Estados Unidos del sirio mientras que el abogado defensor sostiene que la DEA cometió una incitación al delito J. A. MADRID. Monzer Al Kassar pidió a uno de sus dos contactos en la Comisaría General de Información, el inspector jefe José Villarejo, que le aconsejara sobre la legalidad de una reunión con representantes de los gobiernos de Nicaragua y Guatemala destinada a cerrar una venta de armas por la que le reclama ahora Estados Unidos, que le considera culpable de un delito de tráfico ilegal, en concreto a las FARC. La existencia de esta entrevista con el policía fue revelada ayer por Al Kassar durante la vista que en la Audiencia Nacional se celebró para su extradición. La afirmación fue corroborada por el inspector jefe de la Comisaría General de Información José Villarejo, que declaró como testigo de la defensa. Reconoció que el sirio se puso en contacto con él para consultarle sobre la reunión, informa Ep. El agente dijo que advirtió a su contacto que sería detenido si existía en la cita algún indicio de ilegalidad. Al Kassar, que se negó a ser extraditado, fue arrestado el 8 de julio en el aeropuerto de Barajas y está reclamado por el tribunal federal del Distrito Sur de Nueva York por múltiples cargos: conspiración para proporcionar ayuda y medios materiales a una organización terrorista, conspiración para matar a oficiales americanos, conspiración para matar a ciudadanos norteamericanos, conspiración para usar y adquirir misiles antiaéreos y por blanqueo de capitales. El inspector jefe Villarejo, que compareció como testigo de la defensa del presunto traficante de armas, dijo que nunca tuvo la sensación de que la venta estuviera relacionada con asuntos de terrorismo y que Al Kassar siempre le mantuvo al corriente de la operación. Agregó que el acusado se mostró muy preocupado ante la posibilidad de que la reunión para la venta de armas pudiera causarle algún problema en España y añadió que Al Kassar le confió que al encuentro acudirían representantes de los gobiernos nicaragüense y guatemalteco. Villarejo detalló que conoció al sirio (absuelto del secuestro del Achille Lauro) cuando sus superiores de la Comisaría General de Información le encargaron contactar con ciudadanos de países árabes con objeto de potenciar las relaciones. Añadió que el acusado siempre ofreció información veraz y reconoció que, pese a que no son amigos, existe confianza entre ambos a causa de sus con- y se hicieron pasar por miembros de las FARC para contactar con Al Kassar, con quien supuestamente se reunieron para cerrar una venta de armas. Además, el abogado defendió que las autoridades norteamericanas violaron la legislación española al autorizar la práctica de escuchas telefónicas. Mientras, el fiscal Enrique Molina defendió ante el Tribunal la extradición del acusado y puso de manifiesto que el delito del que se le acusa es de carácter trasnacional, por lo que no podría ser juzgado en España como desea Al Kassar. En cuanto a la posibilidad de que la operación que desencadenó la detención fuera un montaje de la DEA, Molina señaló que a efectos legales resulta indiferente si fueron infiltrados o delatores los que detectaron la comisión del delito. Al Kassar, que dijo ser comerciante y no traficante de armas, afirmó que desconocía a las FARC y que el hecho de que las autoridades de EE. UU. quieran encarcelarle es una venganza política de Bush por haberle criticado muchas veces. Una venganza de Bush Confianza con Al Kassar Monzer Al Kassar DGP tinuos contactos. El abogado defensor de Al Kassar, José Luis Sanz Arribas, sustuvo que los agentes de la DEA que detuvieron al sirio cometieron una incitación al delito (la legislación española considera nulos los delitos provocados) Según el letrado, los agentes norteamericanos simularon un escenario virtual ABC. es Más información sobre Al Kassar en abc. es