Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CIENCIAyFUTURO JUEVES 4 s 10 s 2007 ABC Hallan una estrella gemela del Sol a 200 millones de años luz J. M. N. MADRID. Un equipo de astrónomos norteamericanos y australianos acaba de anunciar el descubrimiento de la estrella más parecida al Sol encontrada hasta ahora. Tanto, que ambas podrían considerarse como gemelas a pesar de que están separadas por doscientos millones de años luz. La similitud entre el Sol y HIP 56948 es tal que no ha sido posible apreciar entre ambas diferencias de tamaño, masa, temperatura o composición química. Se trata del lugar ideal para la búsqueda de planetas similares a la Tierra, donde podría haber vida. Otras estrellas parecidas al Sol habían sido identificadas antes de ahora, entre ellas 18 Scorpii, HD 98618 y HIP 100963. Pero las tres tenían en común el hecho de tener una cantidad de litio muy superior a la que tiene el Sol. Por el contrario, HIP 56948 es idéntica al Sol incluso en eso. Un detalle clave, ya que las observaciones han demostrado que cuanto menos litio contenga una estrella, menos violentas y continuadas serán las erupciones en su superficie y, por tanto, la radiación letal con la que bombardean sus respectivos planetas. Los científicos no saben si ser igual que el Sol es una condición necesaria para que los planetas de una estrella puedan albergar vida, pero sí están seguros de que es el mejor punto de partida para empezar la búsqueda. Después de todo, la única civilización conocida, la nuestra, ha surgido al amparo de una estrella de ese tipo. A partir de ahora, pues, todos los ojos e instrumentos se dirigirán hacia HIP 56948. Podría ser el final de nuestra larga soledad en el universo. Imagen de satélite del hielo marino del Ártico el pasado 16 de septiembre NASA El Ártico tiene un 39 menos de hielo marino que en 1979 La superficie helada suma 4,28 millones de kilómetros cuadrados, un 23 menos que el anterior récord a la baja de 2005 A. A. L. MADRID. La superficie marina helada en el Ártico ha alcanzado su mínimo histórico. Desde que comenzaran las mediciones de satélite hace casi 30 años los números de finales de septiembre nunca habían sido tan bajos. En total, 4,28 millones de kilómetros cuadrados, un 23 menos que el anterior mínimo alcanzado en 2005 y un 39 %i nferior que la media anual entre 1979 y 2000. Walt Meier, miembro del National Snow and Ice Data Center de Estados Unidos, que ha realizado las mediciones, asegura en la revista New Scientist que se trata de una marca dramática, pues no es que se haya batido el récord sino que se ha pulverizado La capa de hielo ha entrado en caída libre añadió. Según científicos de la Universidad de Queen de Ontario (Canadá) durante el mes de julio se han llegado a registrar temperaturas de hasta 22 grados centígrados en una zona, la isla Melville, cuya temperatura media en esa época es de cinco grados. La noticia el martes de que el bloque de hielo de 66 kilómetros cuadrados- -que en 2005 se desprendió de la plataforma helada de Ayles- se ha partido en dos y que una de ellas se dirige directamente hacia las instalaciones de gas y petróleo de Alaska son sólo la cara visible de los efectos del aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero Pero además de eso, los científicos identifican tres factores que han contribuido a estos bajos niveles de hielo marino. El hielo durante el invierno fue menos espeso de lo habitual; las temperaturas fueron particularmente altas durante el verano porque las corrientes llevaron al Norte masas de aire caliente y, por último, los cielos en esa zona del globo estuvieron muy despejados entre 43 y 55 días entre el 1 de junio y el 23 de julio, justo cuando el Sol se sitúa encima del Ártico. El Sol, bajo cuyo amparo se ha desarrollado la vida en la Tierra AP Más información sobre la investigación: http: nsidc. org Los Premios Nacionales de Investigación reconocen la labor de cinco científicos de primer nivel ABC MADRID. El jurado encargado de conceder los Premios Nacionales de Investigación 2007, que otorga el Ministerio de Educación y Ciencia, dio a conocer ayer su fallo. Este año se conceden cinco premios, dotados con 80.000 euros cada uno, en las categorías de Ciencias Físicas, de los Materiales y de la Tierra; Ciencia y Tecnologías Químicas; Ciencias y Tecnologías de los Recursos Naturales; Matemáticas y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, y Transferencia de Tecnología. El Premio Nacional de Investigación Blas Cabrera en Ciencias Físicas, de los Materiales y de la Tierra, se ha concedido a Ignacio Cirac, por sus excepcionales contribuciones a la Física Atómica y de la Materia Condensada, específicamente a la información y física cuántica. Por su parte, el Premio Nacional de Investigación Enrique Moles en Ciencia y Tecnologías Químicas ha recaído en Luis A. Oro Giral, por la originalidad de sus contribuciones científicas en el campo de la Química Organometálica y Catálisis Homogénea, cuyo impacto científico y tecnológico ha sido ampliamente reconocido internacionalmente. Con el Premio Nacional de Investigación Alejandro Malaspina en Ciencias y Tecnologías de los Recursos Naturales se ha galardonado a Carlos M. Duarte, por sus excelentes investigaciones sobre el ecosistema marino, también reconocidas internacionalmente. Sus contribuciones más recientes consisten en aportaciones al estudio del cambio global, a partir de su profundo conocimiento de los organismos marinos. El físico Ignacio Cirac J. DE DOMINGO Es uno de los oceanógrafos más prestigiosos del mundo. El Premio Nacional de Investigación Julio Rey Pastor en Matemáticas y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, se ha concedido a Enrique Zuazua, por sus numerosas y relevantes contribuciones en los ámbitos de las teorías de ecuaciones en derivadas parciales y del control. Por último, el Premio de Investigación Juan de la Cierva en Transferencia de Tecnología ha recaído en Daniel Ramón Vidal, por su brillante trayectoria investigadora en biotecnología de alimentos, su transferencia al sector empresarial y su participación en la creación de empresas a partir de su experiencia investigadora.