Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 4- -10- -2007 Mínimo histórico del hielo marino en el Ártico: un 39 menos que en 1979 87 El contacto entre las células sanas y cancerosas estimula la producción de una quimioquina que potencia la metástasis Las células madre, sanas o tumorales, son protagonistas de la investigación oncológica. El propio Massagué advertía el miércoles, durante una reunión de investigación oncológica celebrada en Barcelona, que había que prestarlas atención. Advirtió que las células madre tumorales son capaces de reproducirse indefinidamente como lo hacen las células madre sanas. Y este mecanismo de renovación constante de los tejidos puede ser la causa del fracaso de los tratamientos actuales contra el cáncer. La clave está en encontrar nuevas dianas terapéuticas. Una anestesia bloquea el dolor mientras mantiene la sensibilidad y la consciencia La combinación de dos fármacos conocidos podría revolucionar la cirugía y los tratamientos contra el dolor crónico N. R. C. MADRID. Estar sobre la mesa de operaciones y notar el frío de un bisturí hundiéndose bajo la piel no debe ser un momento agradable de recordar, aunque no duela. Pero mantener intactas todas las sensaciones, salvo el dolor, es uno de los santos griales de la Medicina. Un anestésico local con esas características no sólo proporcionaría una nueva arma para luchar contra el dolor crónico sino que facilitaría numerosas intervenciones quirúrgicas. Científicos del Hospital General de Massachusetts (EE. UU. han encontrado ese anestésico tan buscado. Hoy en la revista Nature cuentan cómo con una combinación de fármacos conocidos- -la lidocaína y la capsaicina- -se consigue una anestesia local que bloquea la sensación de dolor mientras conserva la consciencia, la capacidad para caminar o el tacto. Con esas propiedades se podría abordar desde complejas cirugías cerebrales en las que el enfermo debe permanecer alerta y consciente hasta tratamientos odontológicos. Imagine que podría hacerse un empaste y salir sin la boca dormida o superar un parto sin perder la capacidad de empujar para facilitar la salida del bebé; todo sin sufrir. En experimentos con roedores, los investigadores estadounidenses han comprobado que un derivado de la lidocaína- -uno de los anestésicos más comunes- -y la capsaicina- -un ingrediente activo de la guindilla- -bloquean en exclusiva las neuronas responsables del dolor y evitan que la información llegue al cerebro. Esta combinación se inyectó en una zona próxima a los nervios ciáticos. Ante estímulos de dolor como los pinchazos o quemaduras, las ratas no se inmutaron. Pero continuaron moviéndose con normalidad y reaccionando cuando se las tocaba. Este efecto se mantuvo durante dos horas. De momento, sólo se ha probado su eficacia en roedores y aún es pronto para saber si funcionará en humanos. Si así fuera, se contaría con una nueva anestesia o tratamiento contra el dolor para personas con problemas crónicos resistentes a los calmantes actuales. Parte del éxito de esta nueva anestesia está en el efecto picante de la capsaicina. El calor de este ingrediente facilita la entrada del anestésico a las neuronas específicas encargadas de la sensación del dolor y discrimina a neuronas que controlan otras sensaciones. El efecto picante Más información sobre la investigación: www. wi. mit. edu Los pacientes podrían estar alerta, tener sensaciones táctiles o caminar aunque tuvieran anestesia Más información sobre la investigación: www. massgeneral. org Más información sobre la investigación: http: dukemenews. duke. edu home Más informaci http: dukem