Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo JUEVES 4- -10- -2007 ABC UN PROCESO QUE FAVORECE LA METÁSTASIS EN EL CÁNCER DE MAMA 1 Las células madre mesenquimales procedentes de la médula ósea acuden al tejido tumoral con intención de repararlo. Células cancerígenas 2 Al entrar en contacto las células madre con las cancerígenas se desencadena una reacción que favorece la metástasis hacia otros órganos. Células madre 3 Las células madre segregan una CCL 5 quimioquina (CCL 5) que ayuda a las células cancerosas a llegar al torrente sanguíneo. 4 El sistema vascular actúa como una autopista por las que las células cancerígenas se trasladan de unos órganos a otros. Las células madre de la médula ósea potencian la metástasis en el cáncer Las células acuden al tumor para reparar los daños, pero son captadas para ayudar al cáncer de mama a crecer y expandirse con rapidez hacia otros tejidos sanos N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Las células madre son como el doctor Jekyll y Mr. Hyde. Ese preciado tesoro biológico en el que se fundamenta la nueva medicina regenerativa posee también su lado oscuro. Científicos del Instituto de Investigación Biomédica Whitehead de la Universidad de Cambridge (EE. UU. dirigidos por el prestigioso investigador Robert Weinberg, acaban de mostrarlo. La principal fuente de las células madre mesenquimales es la médula ósea. Son células multipotentes, es decir, poseen la capacidad de convertirse en casi cualquier tejido y reparar daños del organismo. Pero esas propiedades regenerativas que las hacen tan valiosas también las convierten en un enemigo poderoso para las personas con cáncer de mama. El grupo de Weinberg ha demostrado que estas células madre ponen en marcha la metástasis, el proceso por el que un cáncer se extiende a otros órganos y en el que reside la clave para reducir la mortalidad de la enfermedad. Hoy en la revista científica Nature detallan cómo al entrar en contacto con las células tumorales estimulan la secreción de una quimioquina. Esta proteína- -CCL 5- -ayuda a las células cancerosas a salir al torrente sanguíneo, donde encuentran una vía perfecta para llegar hasta otros órganos sanos. Las células mesenquimales circulan por el sistema sanguíneo, como sanitarios que esperan una señal para acudir con rapidez y reparar el daño. El problema surge cuando la llamada procede de un tumor. En el interior del estroma- -el armazón celular- -del tumor es donde entran en contacto las células madre mesenquimales con las cancerosas y donde se desencadena la metástasis. El grupo de Weingberg reprodujo ese proceso en el laboratorio. Primero mezclaron células de cáncer de mama de pacientes con células madre de médula ósea, también humanas. Ese cóctel se inyectó en ratones. La inyección provocó la aparición de un cáncer de mama en los ratones y en poco más de doce semanas, el tumor se extendió a sus pulmones. tencial metastásico del tumor escriben en Nature El contacto entre ambas estimula a las células madre para liberar la quimioquina CCL 5 que, de alguna manera, enseña a las células tumorales a crecer rápidamente y a extenderse hacia otros tejidos sanos. De momento, este mecanismo sólo se ha probado con cáncer de mama. Aunque Weinberg piensa que es probable, aunque todavía especulativo que todo este proceso se repita de la misma manera con otros tumores y otras metástasis. El experimento del grupo de Cambridge muestra una nueva ruta de comunicación entre las células mesenquimiales y los tumores, aunque no es el único proceso que dirige la metástasis. El estudio de Weinberg se une a los trabajos del científico español Joan Massagué para intentar explicar el complicado proceso de la metástasis. El pasado mes de abril un equipo de investigadores, liderado por Massagué, identificaron un grupo de cuatro genes multifuncionales que también intervienen en la metástasis de pulmón causada por el cáncer de mama. Uno de los puntos fuertes de esta investigación es que se podían esperar beneficios clínicos casi inmediatos. No se había descubierto sólo una nueva diana. Se identificaron los genes y se comprobó que una combinación de fármacos era eficaz para luchar contra esta metástasis. Massagué también dijo entonces tener la esperanza de que esos medicamentos fueran útiles en otros tumores con metástasis diferentes en otros órganos. Los mejores especialistas del cáncer, en Madrid Los mejores especialistas internacionales de Oncología se reúnen desde ayer y hasta mañana en Madrid para poner en común sus últimos conocimientos en torno al cáncer, dentro de un congreso organizado por el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) Entre los participantes, está presente el norteamericano Robert A. Weinberg, premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica en el año 2004, considerado como uno de los pioneros en la comprensión genética del cáncer. Es especialista en el estudio de los oncogenes humanos y en genes supresores de tumores. Weinberg, que aisló el primer gen cancerígeno, es miembro de la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU. y ha recibido la Medalla Nacional de la Ciencia (1997) de su país. Junto a él, también participan en este congreso otros cuarenta especialistas, como el austriaco Erwin F. Wagner, del Instituto de Patología Molecular de Viena, dedicado al estudio del denominado complejo AP- 1 y su También en otros tumores Robert A. Weinberg ABC El peligro del efecto reparador función en el desarrollo tumoral; el norteamericano Sean J. Morrison, del Centro para Biología de Células Madre de la Universidad de Michigan, y los españoles Mariano Barbacid, que preside el congreso en su calidad de director y fundador del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, María Blasco, directora del programa de Oncología Molecular del CNIO, y Joan Massagué, director del programa de Genética y Biología del Cáncer en el Memorial Sloan- Kettering Cancer Centre de Nueva York. En otro grupo de ratones, los investigadores inyectaron células de cáncer de mama, pero sin células madre. Ellos también desarrollaron un cáncer de mama, pero con menor velocidad. Y, lo más importante, el cáncer no se extendió a los pulmones. No hubo metástasis. Demostramos que cuando las células madre mesenquimales se mezclan con otras células cancerosas en proceso de metástasis se incrementa el po- ABC