Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 4- -10- -2007 Joan Tardá ERC amenaza con movilizar a los catalanes por la demora de los papeles de Salamanca 77 de Oxford. Vivió en Gran Bretaña entre 1933 y 1936. Un embarcadero que le faltaba a uno de sus proyectos de carrera hizo que perdiéramos a un gran arquitecto, aunque la pintura estuvo ese día de enhorabuena. Hasta el fin de sus días siguió enamorado de la arquitectura, aunque decía que andaba regular. Hay una especie de competición entre los grandes arquitectos por ver quién puede más. Estoy en contra de los arquitectos estrella. Es algo empachoso... Apesta Admirador y amigo de Tàpies y Chillida- -con este último compartió galerista en París, Aimé Maeght- jamás perdió la curiosidad: seguía muy de cerca lo que hacían los artistas jóvenes. Nunca bajó la intensidad de su trabajo: Si no hay lucha, no hay nada. Lucha para descifrar, para encontrar soluciones Una lucha que se daba por igual en el dibujo, la pintura o la escultura, que descubrió en 1954 y, tras un paréntesis, retomó en 1963. Ya no la abandonaría. Son espléndidas sus esculturas en aluminio y acero. Si en Gran Bretaña se desbordó su pasión por la arquitectura, en París- -adonde llegó en 1948 y donde residió durante 20 años- -vivió una historia de amor con la pintura y la escultura. Su primera muestra individual tuvo lugar en 1955 en la galería Maeght de París. Desde entonces su obra cuelga y se ha expuesto en los principales museos del mundo. En 1969 regresó a España: sus últimas exposiciones se han visto en Madrid (en 2005 en la galería Soledad Lorenzo y en el Reina Sofía) Barcelona y Bilbao. A estas dos ciudades viajó, entre 2006 y 2007, una completa retrospectiva, con 350 obras. Desde 1986, fecha en que abrió galería en Madrid Soledad Lorenzo, el artista formó parte de su nómina de artistas. Radicalidad y juventud; rigor, coherencia y emoción estética; elegancia de pensamiento y de sentimiento... Así le definen quienes bien le conocían. Como TRABAJÓ CON VERDADES, NO CON EL MISTERIO Pablo Palazuelo no ha gozado de la fama internacional que, sin duda, ha merecido por su potencia como gran creador. ¿Por qué? Era demasiado inteligente un geómetra cuando la moda eran las manchas. Vivió en París, y allí se hizo. Sus compañeros de camino eran los informalistas, modas con las que tuvo que batallar. Pablo era geómetra, pero nada científico, materialista, místico, como eran los antiguos árabes. Pablo Palazuelo era hermano de Eduardo Chillida, a quien introdujo en la galería Maeght de París, una de las más importantes del mundo. Allí estaban Braque, Giacometti, Miró, y Pablo trataba con todos ellos. Quiso también llevarme a mí a Maeght, luchó por ello, pero por diversas circunstancias de la vida no se pudo realizar. Pablo me hablaba, apasionado, de la Fundación Maeght y de su relación con los creadores. Tenía un enorme cariño hacia el jefe de la galería, Aimé Maeght, cariño que era recíproco hacia Pablo. Pablo no ha sido un artista que haya tenido la fama internacional que, sin duda, ha merecido por su potencia como gran creador. Pero Pablo no ha conseguido eso quizá porque era demasiado inteligente. Estaba pendiente de su obra. Pablo Palazuelo ha sido un gran intelectual que no se casaba con nadie. Era muy independiente y muy puro, en el gran y puro sentido de la palabra. Pablo era un hombre muy solitario. La última vez que tuve el honor de que viniera a una exposición mía estuvo encantador y muy cariñoso, como siempre. Para mí fue un honor que apreciara mi obra. Descanse en paz. Luis Gordillo Pintor Lienzo de Palazuelo que la Comunidad de Madrid regaló a los Príncipes de Asturias por su boda los buenos vinos, Pablo Palazuelo ganaba con los años. Sabía reinventarse a sí mismo y sus obras lucían con una modernidad rabiosa que nunca dejaba de sorprendernos en un artista nonagenario. Tras unos coqueteos con el cubismo, nunca dejó de abrir nuevas vías a la abstracción. Desembocó en la abstracción geométrica: aquí se sentía como pez en el agua y aquí se instaló. La suya es una historia de formas geométricas, donde tam- ERNESTO AGUDO Los Reyes y los Príncipes de Asturias enviaron sendos telegramas de pésame a su familia Según Antoni Tàpies, perdemos a un gran artista y a una gran persona bién se filtran las matemáticas y la ciencia: las formas rectas en los 90 se retorcieron en curvas voluptuosas en los últimos años. Ayer se sucedieron las reacciones a su muerte. Los Reyes y los Príncipes de Asturias, a quienes la Comunidad de Madrid regaló un óleo de Palazuelo por su boda, enviaron telegramas de pésame a su familia. Y dos de los grandes del arte español le recordaban. Para Antonio López, ha muerto el artista vivo español más importante Este verano le visitó para tomarle medidas y fotos porque estoy preparando un trabajo sobre su rostro Antoni Tàpies, por su parte, declaró: Estoy muy apenado por el fallecimiento de Pablo. No sólo porque perdemos a un gran artista y a una gran persona, sino también por la antigua y gran amistad que nos unía ABC. es Galería de obras de Pablo Palazuelo en abc. es cultura ablo era un maestro, y un muy buen amigo mío. Estábamos muy unidos desde hacía muchísimos años, creo recordar que desde la década de los setenta. Pablo me honró admirando mi trabajo, y un buen día se presentó junto a Antonio y Mari Navascués en mi estudio. Estuvimos charlando hasta muy tarde, y desde entonces continuó la amistad, y nos hemos seguido viendo con mucha frecuencia. El valor de la amistad por encima de todo, aunque Pablo últimamente no veía a nadie. Le invité a mi exposición más reciente, como siempre he hecho, pero él ya no pudo acudir, por desgracia. Sostengo que Pablo era un maestro porque tenía esa vocación de maestro, y la edad suficiente para esa maestría. Él desarrolló un mundo teórico muy denso. Sabía por dónde iba. Era de los artistas que conocían muy bien su camino. En vez de trabajar con el misterio, trabajaba con verdades. Pablo estaba relacionado con un mundo místico, aunque él no era religioso, no era creyente, pero hablaba del número, de su sentido muy profundo, de certidumbre mística, como de una religión poética. Toda la obra de Pablo tiene una profunda unidad. Él fue P