Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 MADRID JUEVES 4 s 10 s 2007 ABC Trece abuelas coraje En el número 7 de la calle Ventorillo (Lavapiés) hay 13 ancianas resistiendo con todas sus fuerzas para que no las echen de sus casas. Algunas nacieron aquí. Es una corrala en peligro y pasto de la especulación POR MARÍA ISABEL SERRANO MADRID. Son trece. Casi todas octogenarias. Viven en el número 7 de la calle Ventorrillo, en pleno barrio de Lavapiés, y tienen muy claro que de ahí no las mueve nadie. Les gusta su corrala, aunque sea incómoda y esté un tanto abandonada. Unas nacieron aquí; otras llegaron con dos y tres años. No están dispuestas a renunciar a toda una vida de recuerdos por culpa de la especulación. Ventorrillo 7 es una finca que pide a gritos la rehabilitación. La empresa propietaria hoy del inmueble no lo hace, al menos en los últimos tiempos. Y las ancianas andan con pensiones muy cortas. Además, tampoco les corresponde porque sus contratos son de alquiler. En total, esta corrala tiene 43 viviendas. Ahora sólo quedan trece habitadas, las de nuestras abuelas coraje El resto se han ido tabicando a medida que sus inquilinos han sido persuadidos- -e indemnizados, claro está- -o les ha ido venciendo el contrato. Las trece ancianas tienen mucho que contar. Han pasado en Ventorrillo toda la vida. Y se han divertido. Con estrecheces, incluso económicas, pero han sacado adelante a sus familias. Ahora, cada una vive en su mini- piso pero son todo un ejemplo de buena vecindad. Cada uno en su casa y Dios en la de todos, nos dicen. Pero ahí están ellas para echarse una mano en caso de apuro. Adelaida Salas está a punto de cumplir 82 años. Vine a esta corrala con cuatro años. Aquí, en veinte metros cuadrados, más o menos, hemos vivido mi marido, mis hijos, mi madre y yo. Y tan ricamente. Ahora nos tienen desquiciadas. Quieren que nos vayamos para construir pisos de lujo. Lo que pasa es que la mayoría de nosotras tiene un contrato de alquiler de antes de la guerra, con unos derechos, y no nos pueden echar así como así Firme como roble, Adelaida nos cuenta que está operada de cadera y que la fallan las piernas. A todas nos pasa algo. Tenemos mucha edad dice. No disponen de baño propio y se tiene que apañar con uno común que hay en el pasillo, exterior a su vivienda. Hija, ¡qué quieres que te diga! Por las noches ya me da miedo salir, por si me caigo. Así que tengo un orinal y lo tiro por la mañana Las abuelas de Ventorrillo, como las llaman en el barrio, aguantan mientras no les ofrezcan otra vivienda a cambio. Ayer estuvo con ellas el concejal socialista David Lucas, quien instó al Ayuntamiento a que obligue a la empresa propietaria a acometer, de inmediato, la rehabilitación del edificio o a que sea el propio Consistorio el que la lleve a cabo para garantizar, así, la permanencia de estas mujeres en sus casas de toda la vida. Ellas lo esperan como agua de mayo. Algunas ancianas de la corrala, ayer con David Lucas (PSOE) ABC Ejemplo de vecindad Garantizar la permanencia