Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 3 s 10 s 2007 DEPORTES 93 ATLETISMO BALONCESTO La ACB espera que la Liga comience con McDonald en la cancha EFE BARCELONA. El director general de la ACB, Josep Senespleda, es optimista sobre las posibilidades de que los clubes, la Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP) y la Federación Española (FEB) lleguen a un acuerdo sobre la asimilación, como comunitarios, de jugadores extracomunitarios, y la Liga pueda empezar el próximo sábado. En declaraciones a la página web de la ACB, Senespleda ha avanzado que actualmente el Consejo Superior de Deportes (CSD) está trasladando los escritos de ambas partes (ACB y FEB) y se supone que habrá pronto una reunión, por lo que esperamos que el sábado se inicie la competición con la misma normalidad que hasta el momento Según el director general de la ACB, la competición viene sosteniendo desde el inicio que el convenio que firmaron las tres partes (patronal, sindicato de jugadores y federación) en 2005 ha tenido siempre la misma aplicación y el mismo criterio en su funcionamiento Senespleda se ha referido también a los cinco casos de asimilados que se tramitaron previamente en su día, Joshua Fisher (R. Madrid) y Raymond Tutt (Granada) en la temporada 2005- 06 y Lamont Barnes (Fuenlabrada) Howard Brown (Murcia) y Boniface Ndong (Unicaja) en la pasada. Los cinco casos tuvieron el tratamiento de jugador comunitario asimilado. El conflicto empieza cuando a la ACB, a través del señor Chus Bueno (director general de la FEB) se le comunica que esta temporada no se va a aceptar este criterio y los jugadores de esta naturaleza no se van a equiparar a los comunitarios El origen de este cambio de orientación en la interpretación del convenio hay que buscarlo en el intento del Tau de inscribir como comunitario al estadounidense Will McDonald en su condición de jugador asimilado por haberse casado con una española. Senespleda recordó que los clubes siempre habían tenido el mismo trato y ahora se cambiaría esta situación de unos con respecto a otros por lo que, en todo caso, lo que procede es acabar la última temporada de convenio con la misma aplicación e iniciar las negociaciones para un futuro convenio Al Oerter durante uno de sus lanzamientos en los Juegos Olímpicos de México 68 AP Adiós al discóbolo invencible Muere Al Oerter, el único ganador de cuatro oros olímpicos con récords de los Juegos ABC MIAMI. Ha sido el mejor discóbolo de la historia. La mejor imagen humana, real, de ese maravilloso monumento, el discóbolo griego, que todos tenemos grabado en nuestras retinas. Era el único atleta, junto a su compatriota Carl Lewis, en haber conquistado cuatro oros olímpicos consecutivos. Pero Al Oerter había conseguido el plus ultra, el más allá: batió la plusmarca olímpica en cada uno de sus éxitos. El lunes, el mejor lanzador de disco de todos los tiempos falleció a los 71 años, según reveló su esposa, Cathy Oerter. Había sido ingresado en un hospital de Florida, aquejado de hipertensión y problemas cardíacos, unas dolencias bien conocidas por este antiguo mito del deporte. Con la muerte de Al Oerter, el mejor discóbolo de la historia, el atletismo ha perdido a uno de sus mayores héroes manifestaba el presidente de la IAAF, Lamine Diack, quien definió al estadounidense como un coloso Oerter murió con dos complicaciones que eran crónicas en su vida. La hipertensión y los problemas cardíacos fueron dos handicaps con los que tuvo que convivir desde su infancia. Una situación física que engrandecieron todavía más sus hazañas. Nacido en Astoria (Nueva York) el atleta se hizo mundialmente famoso al conquistar esas cuatro medallas de oro consecutivas en los Juegos Olímpicos de los años 1956, 1960, 1964 y 1968, cuando las citas olímpicas vivieron su resurgir mediático después de la Segunda Guerra Mundial. Los récords olímpicos que acompañaron a sus medallas engrosaron la épica de sus victorias. Unos hitos que tuvieron mayor protagonismo porque Oerter nunca fue el primer candidato al oro. Siempre llegó a los Juegos como segundo favorito y, sin embargo, siempre ganó la medalla de oro con récord. La primera vez, en Melbourne 56, sorprendió al favorito, su compatriota Fortune Gordien, y se alzó con la victoria con un lanzamiento de 56,36 metros. Cuatro años después, en las pruebas de selección para los Juegos de Roma 60, Oerter sufrió frente a Rink Babka su primera derrota en dos años, pero en la final olímpica se tomó el Acabar el convenio Visa oro Nombre: Alfred Adolf, Al Oerter. Altura: 1,93. Peso: 136 kilos. Nacimiento: El 19 de septiembre de 1936, en Astoria, Nueva York. Palmarés Olímpico Melbourne 1956: Oro, con un lanzamiento de 56,36 metros. Roma 60: Oro, con 59,18 metros. Tokio 64: Oro, 61 metros. México 68: Oro, 64,78 metros. Cuatro récords del mundo 1962: 61,10 y 62,45 metros. 1963: 62,62. 1964: 62,94. Y nunca fue el favorito Jay Silvester, y arrebatándole el récord con una marca de 64,78 metros. Después de retirarse ese mismo año, regresó ocho después y en 1980, con 43 años, hizo el lanzamiento más largo de toda su carrera deportiva: 69,46 metros. Con 193 centímetros de altura y 136 kilos había nacido para el disco, pero en su juventud también jugó al béisbol y al fútbol americano. Fue en 1954, al batir el récord escolar de lanzamiento de disco, cuando se centró en esta disciplina. Consigue una beca para la Universidad de Kansas. A los 20 años obtuvo la plaza para participar en los Juegos Olímpicos de Melbourne 56 y comenzó su brillante carrera. En 1958 finalizó sus estudios de Ingeniería. Tras ganar en los Juegos de Roma logró la plusmarca mundial en cuatro ocasiones, entre 1962 y 1964, año en el que sumó su tercer oro, en Tokio. Pasó los últimos años de su vida pintando cuadros abstractos, actividad en la que obtuvo varios galardones. Su esposa Cathy lo definió como un gigante El discóbolo griego hecho realidad. Récord escolar a los 18 años desquite con un tiro ganador de 59,18. En Tokio 64 todo apuntaba a una victoria del checo Ludvik Danek, que había obtenido 45 triunfos consecutivos. Oerter padecía una pequeña lesión discal, pero en la quinta ronda se quitó el protector del cuello y lanzó el disco a 61,00 metros. Su cuarto título olímpico lo consiguió en México 68, batiendo al plusmarquista mundial,