Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 CIENCIAyFUTURO MIÉRCOLES 3 s 10 s 2007 ABC El hambre es para las personas con anorexia tan adictiva como el éxtasis El desorden alimentario y la droga sintética activan en el cerebro la misma ruta N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. La anorexia, un trastorno por el que sus víctimas dejan de comer por miedo a engordar, y el éxtasis, una de las drogas de diseño de moda, tienen muchas más cosas en común de lo que pudiera pensarse. No existe una relación causa- efecto. Es decir, ni las personas con anorexia tienden a consumir éxtasis ni la droga aumenta el riesgo de padecer este trastorno. Pero ambas activan las mismas rutas del cerebro. Científicos del Centro de Investigación Científica francés (CNRS) cuentan en la revista Proceedings cómo la enfermedad psiquiátrica y la droga sintética comparten un mismo mecanismo molecular de supresión del apetito. Los investigadores creen que la anorexia funciona de la misma forma que otras adicciones y los afectados llegan a estar tan enganchados a no comer y a pasar hambre como los consumidores de éxtasis. El hallazgo de esta relación no fue casual. La investigadora Valerie Compan del CNRS comenzó a investigar en este sentido tras observar que el consumo de éxtasis o MDMA provoca una pérdida de apetito. Después decidió buscar otras similitudes. La investigación se centró en el núcleo accumbens una estructura del cerebro clave en la dependencia de todas las drogas. Esta zona posee una alta concentración de receptores de la serotonina (receptores 5- HT 4) Es la zona del placer, la que se activa con la satisfacción de necesidades básicas o con el disfrute provocado por la comida o el contacto social. El grupo francés estimuló esos receptores en ratones y descubrió que esta maniobra reducía su necesidad de comer. Al tiempo, esta estimulación causó la liberación de un péptido conocido como CART. Para comprobar esa relación, durante el experimento también se inyectó el péptido CART y se observó una mayor reducción del apetito. Después para comprobar si la ausencia de apetito provocado por el éxtasis sigue la misma ruta, los investigadores dieron la droga a ratones modificados sin los receptores de la serotonina. Los ratones modificados no perdieron las ganas de comer. Los resultados apuntan que la anorexia puede relacionarse con alteraciones neurológicas. También sugieren nuevas dianas hacia las que dirigir fármacos para tratar los desórdenes alimentarios. Los receptores de la serotonina (5- HT 4) serían esa diana. EL VIAJE DE LA ISLA DE HIELO ALASKA (EE. UU. 13- 8- 2005 CANADÁ GROENLANDIA Mayo 2007 EE. UU. Recorrido del iceberg OCÉANO ATLÁNTICO Origen 13- 8- 2005 ISLA ELLESMERE 28- 7- 2007 17- 8- 2007 3- 9- 2007 Partimiento ISLA MEIGHEN ISLA AXEL HEIBERG 23- 9- 2007 Eureka 14- 9- 2007 ISLA RINGNES ISLA AMUND RINGNES Daños neurológicos 0 Km 100 Una isla de hielo ártico se parte en dos y se dirige al sur Los investigadores temen que llegue hasta las plataformas de petróleo y gas de Alaska, hacia donde avanza rápidamente J. M. NIEVES MADRID. El 13 de agosto de 2005 los medios de comunicación de todo el mundo reflejaron en sus portadas una noticia preocupante. Un enorme bloque de hielo de 66 kilómetros cuadrados (el equivalente a más de diez mil campos de fútbol) se había desprendido de la plataforma helada de Ayles, en el Ártico canadiense, y quedaba a la merced de las gélidas corrientes oceánicas. Se trataba, y se trata, del mayor desprendimiento de hielo jamás detectado por los científicos. La gran plataforma, una auténtica isla de 15 km de longitud por 5 km de anchura y más de cuarenta metros de espesor, había quedado encallada en las costas del norte de Canadá. Pero su siesta estaba destinada a durar poco. Ahora, y mucho más rápido de lo que se esperaba, la gran plataforma helada se ha roto en dos partes que se dirigen, a distintas velocidades, hacia mar abierto. Y una de ellas, que en apenas una semana ha conseguido recorrer casi 100 kilómetros, se dirige directamente hacia las instalaciones de gas y petróleo de Alaska. Luke Copland, uno de los científicos de la Universidad de Ottawa que sigue el devenir de este gigante de hielo, se muestra, en declaraciones realizadas a la cadena británica BBC, muy sorprendido por el hecho de que la isla se esté dirigiendo de forma tan decidida hacia el sur. Resulta poco corriente- -afirma el investigador- -que un bloque de hielo vaya a la deriva en dirección sur a tanta velocidad. En el pasado, otros grandes fragmentos helados se habín quedado, tras su desprendimiento, dentro del Océano Ártico, o habían llegado como mucho hasta la zona norte de las islas Reina Isabel. Para Copland, la causa que está empujando la isla tan lejos hacia el sur está en la escasez de hielo marino en el Ártico este verano. Nunca, desde que se comenzó a medir el deshielo estival con satélites en 1979, se había detectado una reducción de la superficie marina helada como la de este año. El pasado 16 de septiembre, el National Snow and Ice Data Center de Estados Unidos (NSIDC) midió una extensión de 4,13 millones de km cuadrados de hielo en el Ártico, muy por debajo del mínimo anterior, de 5,32 millones de km, registrado en 2005. La escasez de hielo marino registrada este verano- -asegura Copland- -ha jugado sin duda un papel destacado. En condiciones normales, el hielo del mar bloquea el paso de estos grandes bloques, pero la escasa cantidad registrada este año, ha dejado abierto el camino hacia el sur Este anormal desplazamiento hacia aguas más cálidas y que por lo tanto favorecen el deshielo, ha contribuido a que el enorme bloque se rompa en dos partes y se funda con una rapidez no observada hasta el momento. Según los investigadores, en estas condiciones las dos partes de la isla no durarán más de diez años, cinco veces menos de lo que sería habitual si se hubiera quedado en el Océano Ártico. Las últimas mediciones realizadas sobre el terreno, el pasado mes de mayo, revelan que la placa tiene, de media, entre 42 y 45 metros de espesor. Preocupa especialmente a los científicos el hecho de que una de las dos mitades se esté dirigiendo a mucha velocidad (unos 90 km semanales) hacia Alaska, donde abundan las plataformas de gas y petróleo. Más información sobre la investigación: www. pnas. org Escasez de hielo La anorexia y el éxtasis activan la zona del placer del cerebro ABC Los expertos creen que este desplazamiento hacia el sur se debe a la escasez de hielo marino de este verano Más información: http: ice- glaces. ec. gc. ca app WsvPageDsp. cfm? id 118 35 Lang eng current ABC ISLA AMUND RINGNES 23- 9- 2007