Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 3- -10- -2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 77 El IVAM homenajea a Alfaro con una retrospectiva de su colección particular La exposición recoge 92 esculturas que muestran la faceta más íntima del artista P. A. ORTIZ VALENCIA. El Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) ha querido conmemorar sus dieciocho años de existencia como uno de los referentes nacionales en el arte moderno con una exposición retrospectiva del escultor Andreu Alfaro (Valencia, 1929) uno de los principales impulsores del nacimiento de la institución en los años ochenta. La exposición, que permanecerá hasta el 3 de diciembre, recoge 92 esculturas del artista, piezas todas con un nexo común: su procedencia. A excepción de una- -propiedad del IVAM- las obras provienen de la colección particular de Alfaro, una peculiaridad que dota de una mayor intimidad al conjunto. Aunque no represente la gran exposición antológica de Alfaro, la muestra constituye un retrospectiva amplia de todos los periodos en los que ha trabajado el artista, y que se remontan a la década de los cincuenta. El propio autor reconoció ayer que gran parte del conjunto de esculturas, que expone desde ayer el IVAM, son obras que no pudo vender, pese a que en la muestra también se encuentren piezas que recompró y otras que rehizo. El comisario de la exposición, Vicente Jarque, recalcó el carácter intimista y de autorretrato de las esculturas exhibidas en el museo, y desveló la difícil tarea que supuso convencer a Alfaro para que aceptara que ciertas obras fueran incluidas en la muestra. Uno de los objetivos de la exposición es reivindicar el Alfaro menos conocido y más alejado de las obras con las que se le identifica con asiduidad: las generatrices, unas esculturas que alcanzaron gran popularidad en los años sesenta, y que se caracterizan por estar elaboradas mediante una sucesión de barras de metal en función de una ley matemática. Sólo cinco de ellas están incluidas en la muestra. Y es que la trayectoria del escultor valenciano se enmarca en numerosas corrientes: des- Nu campè, bras sur la tête de Matisse Y muy cerca de toda esta sensibilidad, el buen arte español. Miró, inspirador de lo gestual con sus delicadas constelaciones. Pero también José Guerrero, el primer Tàpies, Ponç, Millares, Saura, Feito y Palazuelo, mirando de frente a los americanos, demuestran que nuestros artistas no estaban aislados, sino muy próximos a todas estas corrientes. La muestra incluye gran cantidad de documentos y proyecciones. Miedo, explosiones, espectáculo y artistas inmersos en el éxito: ¿Les suena? La época no se había estudiado bien y tiene mucho que aportarnos. Ellos no vieron que la revolución seguía en la propia actividad artística concluye Borja- Villel. Más información sobre la muestra: http: www. macba. es El CARS no exhibirá la muestra a pesar de haber pagado la mitad, 600.000 euros BARCELONA. ¿Falta de previsión? Nadie se explica por qué la muestra se verá sólo en Barcelona. Ha sido muy difícil reunir las obras que la integran, no sólo porque proceden de grandes museos y colecciones de todo el mundo, sino porque tenerlas todas a la vez no puede repetirse ni prorrogarse. Además, la exposición tiene el valor añadido de que contextualiza el mejor arte español de la época, confrontándolo con las obras maestras de las diversas escuelas. El costo aproximado de la muestra es de 1.200.000 euros, pagados a medias entre el MACBA y el CARS. Lo más extraño es que la polémica directora dimisionaria del Reina Sofía, Ana Martínez de Aguilar, no hiciese los esfuerzos pertinentes por llevar la exposición en Madrid. La cifra que Martínez de Aguilar pagó por la coproducción ronda 600.000 euros- -cien millones de pesetas- para luego dejarla fuera de la programación. Eso sí, el catálogo incluye el logo del CARS y un texto introductorio de su puño y letra. En enero el Reina Sofía mostrará importantes fondos del Museo Picasso de París, pero la extraña gestión de Martínez de Aguilar ha terminado regalando 600.000 euros a un proyecto que no le cabía en el museo. Alfaro, en el IVAM MIKEL PONCE La muestra pretende enfatizar la trayectoria de Andreu Alfaro, la cual sobrepasa a sus conocidas generatrices La obra menos conocida de el normativismo que desarrolló en el Grupo Parpalló, hasta la adopción de materiales clásicos como el mármol o la caliza, pasando por un periodo minimalista o por la utilización de varillas y planchas metálicas, madera o plexiglás. La organización de la exposición no responde únicamente a criterios cronológicos. Así, una sala- -centrada en los años sesenta- -se introducirá en la etapa de nacionalismo cultural del artista, en el cual destaca su homenaje a Joan Fuster. En esta línea, también se dedica un espacio a la obra centrada en la figura de Goethe, un autor hacia el que Alfaro siente gran admiración El acto de creación (1947) según Arshile Gorky, uno de los pioneros del movimiento Más información sobre la exposición: http: www. ivam. es