Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL www. abc. es internacional MIÉRCOLES 3- -10- -2007 ABC Gordon Brown dirige la palabra a las tropas británicas en su base de Basora, en el sur de Irak AP Brown anuncia la retirada de mil soldados de Irak ante un posible adelanto electoral El primer ministro británico viaja por sorpresa a Bagdad con el fin de robar la atención mediática al congreso de los tories EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Gordon Brown está haciéndose con todas las cartas de la baraja posibles por si finalmente decide que haya partida electoral a comienzos de noviembre. No cabe más explicación que el fin electoral para la visita sorpresa que el premier británico hizo ayer a Irak, torpedeando la atención mediática que los conservadores esperaban para su congreso. En su primer viaje a Irak como primer ministro, Brown anunció en Bagdad la retirada de mil soldados británicos antes de fin de año, con lo que las tropas del Reino Unido quedarán reducidas a 4.400 personas. También indicó que el traspaso del mando de la provincia de Basora, la última controlada por Londres, se producirá en el plazo de dos meses. Las tropas pasarán de tener un papel de combate a otro de supervisión según Brown. En realidad, esto supone sólo un recorte de quinientos efectivos, pues ya estaba previsto que una cantidad similar regresara a Gran Bretaña cuando culminara el repliegue en curso y la tropas dejaran el centro de Basora para quedar destacadas junto al aeropuerto de esta ciudad. El traspaso del control de la provincia de Basora también había sido ya programado por el Gobierno de Tony Blair. Aunque el paso no representa ningún punto y aparte en la estrategia respecto a Irak, Gordon Brown lo está presentando como el corte que necesita para distanciarse de los efectos electorales del problema de Irak. Brown podría anunciar el próximo martes la convocatoria electoral para el 1 de noviembre. Para el lunes anterior está prevista su comparecencia ante el Parlamento para explicar el futuro de las tropas británicas en Irak. Ese marco ya le permitía comunicar un replieque de tropas, justo antes de una campaña electoral en la que quedaría mal realizar tal anuncio. Pero el premier no se ha conformado con el eco mediático que tendría esa comparecencia, y ayer viajó a Irak para robar la atención al congreso tory Éste representa para los conservadores de David Cameron la última gran oportunidad de revitalizar su perfil (varias encuestas les dan entre diez y once puntos por debajo de los laboristas) si es que las elecciones son en noviembre. Brown tor- La reina del punk se pasa a los conservadores E. J. B. LONDRES. Vivienne Westwood, tan conocida por sus transgresiones como diseñadora de moda como por haber enardecido la revolución punk aseguró ayer que en las próximas elecciones piensa votar a los tories de David Cameron. Westwood, de 66 años, confesó en la presentación en París de su colección de la próxima temporada primavera- verano que nunca ha votado a los conservadores, pero esta vez desea hacerlo. La diseñadora se declaró enfurecida por la actuación del Gobierno laborista en materia de derechos humanos y libertad individual. Haría cualquier cosa para echar a esos malos tipos dijo. La tabla de salvación pedeó ayer el impacto que había tenido el anuncio del día anterior por parte del responsable tory de Economía y Hacienda, George Osborne, de un recorte de impuestos: reducción del impuesto de sucesiones y eliminación de tasas en la compra de primera vivienda. Con ello, los tories han vuelto a su receta clásica de prometer bajar los impuestos. Tras dos años evitando el compromiso, Cameron ha tenido que recurrir a esa tabla de salvación para ofrecer por fin un mensaje de peso y además garantiza la unidad interna, algo dañada por el nerviosismo de algunos dirigentes ante los modos del líder. La promesa de impuestos más bajos era algo que venía reclamando con insistencia el ala más tradicional, pero a lo que se negaba el equipo de Cameron por no adquirir compromisos que tal vez no se puedan cumplir y, sobre todo, evitar la imagen de que los conservadores sólo saben centrarse en la