Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN MIÉRCOLES 3 s 10 s 2007 ABC DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DIRECTOR GENERAL DE DESARROLLO: EMILIO YBARRA PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro SUCEDER A PUTIN PUTIN QUIERE LIMPIEZA IDEOLÓGICA Y REFERÉNDUM L presidente del Gobierno y el lendakari Ibarretxe se reunirán el próximo día 16 en La Moncloa para tratar la propuesta de referéndum que anunció el jefe del Ejecutivo vasco en el pleno del Parlamento de Vitoria. La posición de Rodríguez Zapatero es, según ha manifestado, oír al lendakari y que éste le oiga para decirle que se opone a su plan. Parece que se va a entrar en una etapa de tira y floja con declaraciones en las que Ibarretxe hará uso de argumentos utilizados por el presidente del Gobierno durante la negociación con ETA y Zapatero tendrá que recurrir a la contundencia verbal que le exige la pretemporada electoral, aunque, dado el calendario del plan del lendakari, el tiempo de las acciones legales contra la convocatoria del referéndum no vendrá hasta después de las elecciones generales. Sin embargo, el problema sigue siendo el empeño con el que el PNV se mantiene en el radicalismo y renueva su estrategia de aprovechar las consecuencias del terrorismo para alcanzar sus objetivos, disfrazando sin rubor sus propuestas inconstitucionales de referendos con un falso propósito de normalizar la vida política vasca. La única normalización política y social que requiere el País Vasco es la erradicación de todos los efectos del terrorismo de ETA y de la hegemonía nacionalista y, puesto que el lendakari confía tanto en la consulta popular, habrá que hablar de la recomposición del censo electoral que los terroristas y sus cómplices han ido purgando desde hace treinta años. La Fundación BBVA ha puesto cifras a este éxodo forzoso, que, entre 1980 y 2000, habría sacado de sus hogares a 160.000 vascos. Ciertamente, no es el terrorismo la única causa de este flujo de salida desde el País Vasco, y el informe cita también los procesos de desindustrialización de esta comunidad. Sin embargo, es un hecho sociológico perfectamente acreditado que la presión terrorista y la colaboración nacionalista han sido las principales causas de la descapitalización humana de sectores fundamentales de la sociedad vasca. Este dato es tan objetivo que incluso tiene su acreditación judicial. El 16 de octubre de 2002, el juez Baltasar Gar- E zón dictó un auto en el que imputaba a ETA y a Batasuna- -cuyos dirigentes, como Joseba Álvarez, empiezan a ser justamente detenidos ahora por los mismos presuntos delitos que están cometiendo desde hace tres años- -la perpetración de un crimen contra la humanidad previsto por el Código Penal y el Estatuto de la Corte Penal Internacional, al ser responsables del exilio forzoso de miles de ciudadanos vascos. En concreto, Garzón afirmaba que se ha presionado hasta la expulsión de facto, no sólo a políticos profesionales y miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, sino a miembros de la Policía autonómica concejales no profesionales de partidos no nacionalistas, empresarios, periodistas, escritores, intelectuales, profesores de Universidad, abogados, jueces y fiscales, y otros profesionales El fundamento de aquella resolución judicial no puede ser más actual porque Garzón se proponía acreditar que la limpieza ideológica del País Vasco tenía como objetivo predeterminar con una determinada tendencia ideológica la composición del cuerpo electoral llamado a decidir la eventual y futura consulta de un referéndum de autodeterminación, para así asegurar el resultado afirmativo de aquél Las diligencias abiertas por Garzón tenían que establecer los medios a través de los cuales ETA y su complejo terrorista y especialmente HB- EH y Batasuna han propiciado la depuración del censo electoral del País Vasco Quizás Ibarretxe haya tenido en cuenta la afirmación de un dirigente de Batasuna, transcrita en el auto de Garzón: Unos años más y ya podremos hacer el referéndum Por su parte, el Foro Ermua constituyó las Comisiones de la Diáspora precisamente para reivindicar el derecho de los vascos exilados por la presión terrorista a reintegrarse al censo electoral de cualquier consulta soberanista. Sin duda, la sociedad vasca ha sido depurada hasta el extremo de alterar su verdadera identidad. La falta de libertad y la limpieza ideológica nunca pueden ser aceptadas como consecuencias inevitables del terrorismo nacionalista porque, en tal caso, ETA estaría logrando uno de sus principales objetivos. VELO ISLÁMICO EN GERONA A Generalitat de Cataluña ha obligado a una escuela de Gerona a aceptar a una niña con pañuelo islámico. Así pues, el centro de Educación Infantil deberá escolarizar a la pequeña de siete años, que no iba a clase desde hace una semana porque el reglamento interno establece que no deben existir diferencias entre los alumnos por razones de sexo o de religión. Está claro que los responsables autonómicos apuestan por una solución, multiculturalista, que en otros países ha demostrado ya sus limitaciones para resolver el problema de la integración. Afirmar en este caso que la joven alumna lleva el velo por iniciativa propia y no porque se lo imponen sus padres supone otorgar a la niña una capacidad de discernimiento de la que carece por razones evidentes. Aunque parece ser que los padres no han adoptado una actitud rígida, el resultado es que triunfa la tesis que permite la sumisión de la mujer como un rasgo cultural que merece ser respetado frente al principio intangible de igualdad ante la ley, propio de toda sociedad civilizada. La tolerancia no debe prevalecer en caso de discriminación y, por supuesto, tampoco una norma puramente administrativa de la Generalitat debería vulnerar el artículo 14 de la Constitución y la abundante jurisprudencia al respecto del Tribunal Constitucional. A través del director del Servicio Territorial de Educa- L ción en Gerona, la comunidad autónoma plantea un razonamiento poco convincente. La distinción entre el shador que se permite, y el velo que tapa la cara, que se rechaza, es difícil de concretar en la práctica y no parece que la labor propia de una administración pública sea medir los centímetros de tela para determinar qué es y qué no es aceptable. Si bien no hay una referencia expresa al cristianismo, la apelación del citado funcionario a los signos de otras religiones pretende dar el mismo tratamiento a situaciones muy diferentes, porque- -como es notorio- -la cruz de Cristo no conlleva discriminación alguna entre hombres y mujeres. Es incuestionable el respeto a los Derechos Humanos y a las conquistas de la civilización como punto de partida para la convivencia en la sociedad contemporánea. Ninguna solución garantiza la plena integración de los inmigrantes, como se demuestra en Francia y en el Reino Unido, que siguen enfoques diferentes. En todo caso, el camino de la segregación es un obstáculo para abordar este problema desde la perspectiva del Estado democrático de Derecho. Una niña de siete años es incapaz de resistir la presión ambiental y, por tanto, está dispuesta a asumir cualquier comportamiento que le imponga la familia. Frente al criterio razonable de la escuela, la administración autonómica se equivoca al abrir la puerta a la desigualdad. E veía venir, pero se desconocía la fórmula. Al final Vladimir Putin ha dado a conocer la vía para perpetuarse en el poder y eludir la Constitución, que limita la jefatura del Estado en Rusia a dos mandatos consecutivos. Putin encabezará las listas del partido Rusia Unida (RU) a las elecciones legislativas que tendrán lugar el próximo mes de diciembre. Así, pugnará por ser designado como nuevo primer ministro y, de paso, condicionará la elección del candidato por RU en las elecciones presidenciales de marzo de 2008, pues, como señaló en el congreso de esta formación, el elegido para concurrir a ese cargo tendrá que ser una persona con la que Putin se lleve bien y pueda trabajar o, lo que es lo mismo, alguien manejable y de su más absoluta confianza. El círculo de los primeros es muy numeroso; el de los segundos, no tanto. Puede ser el actual primer ministro, Viktor Zubkov, o su segundo, Dimitri Medvedev. Incluso, puede ser alguien todavía más desconocido: un burócrata del entorno presidencial al que Putin designe en el último momento para acompañarle desde la presidencia de Rusia en lo que sería una compleja operación de ingeniería cesarista que buscará reformar la Constitución para transformar el actual sistema presidencialista en otro parlamentario. De este modo, Putin podría conservar el poder aunque desde la jefatura del Gobierno, y no del Estado, convirtiendo esta institución en un cargo puramente representativo y protocolario, y correspondiendo al primer ministro las funciones ejecutivas del Gobierno. Pero para llevar a cabo esta maniobra son necesarias dos cosas. Primero, aprovechar el tirón electoral que proporciona la altísima popularidad de Putin- -casi el 70 por ciento de la opinión pública lo apoya- -para así ganar las elecciones legislativas y controlar el Parlamento con la mayoría que tiene ahora RU- -dos terceras partes de los escaños- que es la mayoría necesaria para afrontar un cambio constitucional de esta envergadura. Y segundo, que la persona que suceda a Putin en la presidencia de Rusia después de las elecciones de marzo de 2008 se preste a colaborar con él, ya que, si no se da esta sintonía en los objetivos de la legislatura, se podrían torcer sus planes de asegurarse el poder a través de esta iniciativa de reforma de la Constitución. De este modo, el horizonte de Rusia parece ir perfilándose cada vez más nítidamente. Si Putin lograra salirse con la suya, ya nadie será capaz de discutirle el poder por mucho tiempo. El país estaría un poco más en sus manos al dotarse de un régimen personalista hecho a su medida, y los escasos mecanismos de control democrático que todavía subsisten serían orillados definitivamente. Entonces ya nadie evitaría probablemente que Putin pudiera sucederse a sí mismo a perpetuidad. S