Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 2 s 10 s 2007 DEPORTES 85 Como dos gotas de gol Estos locos bajitos no dejan de joder con la pelota diría Serrat. Agüero explota su potencia, regate y remate. Messi vuela con el balón pegado al pie, y si lo despega, es gol. El domingo se verán las caras. Santillana, Gárate y Manolo definen a los Pichichis POR TOMÁS GONZÁLEZ- MARTIN MADRID. No llores por mí, Argentina. Eso piensan estos dos chavales que tienen en vilo al fútbol español. La derrota en la final de la Copa América dejó a la albiceleste más hundida que nunca y el triunfo de Messi y de Agüero en la Liga ha supuesto una inyección de ilusión para sus compatriotas ante el próximo enfrentamiento con Chile. La torcida los disfruta por televisión a la espera de observarlos en directo con su selección. Aquí, las aficiones del Barcelona y del Atlético se deleitan con sus fintas y su velocidad, a la espera de alcanzar las más altas cotas soñadas. Messi aspira a volver a ganar la Liga de Campeones y el campeonato español. Agüero, a llevar al Atlético a la Champions Sus cinco goles, que les han situado en cabeza de la tabla de rematadores, son la mejor carta de presentación para el duelo que ambos afrontarán el domingo en el Camp Nou. Messi y Agüero son medio puntas, no son delanteros centro natos, y sin embargo pueden marcar entre 15 y 18 goles cada uno subraya Carlos Alonso Santillana, el nueve clásico de los años setenta y ochenta. Messi es más rápido, realiza el regate a gran velocidad y eso es muy complicado para los defensas señala el es madridista. El Kun es muy habilidoso, listo, tiene una larga zancada, se escapa del defensa y dispara bien Cree que es pronto para considerar a Messi el número uno: Hace falta verlo durante un tiempo, varias temporadas. Va camino de ello, pero debe mejorar algunos defectos. Por ejemplo, es individualista y debe colaborar más con el juego del equipo Lo dice la voz de la experiencia. Otras dos palabras con poso se suman al debate. Dos rojiblancos. José Eulogio Gárate, Pichichi en el trienio 69- 71, y Manolo Sánchez, máximo goleador en la temporada 91- 92. Messi ya apuntaba esta progresión y ha explotado hasta convertirse en un delantero inigualable, el más desequilibrante del fútbol europeo, en el número uno mundial destaca el goleador de los años sesenta y setenta. Agüero llegó al Atlético con 18 años, apuntaba buenas maneras y en la primera temporada no estuvo bien porque no recibió la confianza del entrenador (Aguirre) que le quitaba y le ponía. Ahora, después de triunfar en el Mundial sub 20, ha conseguido el respeto del entrenador, de sus compañeros y de la afición. El Kun se ha hecho más fuerte, protege muy bien el balón con el cuerpo y en dos metros puede escaparse del defensa. Al irse Torres se ha convertido en el ídolo del equipo Lionel Messi Goles: Cinco en seis jornadas. Cuatro de ellos en el Nou Camp. Dos goles al Sevilla (uno de penalti) dos al Zaragoza y uno en campo del Levante. Partidos: Cinco de seis, 378 minutos. Liga 06- 07: 26 partidos, 20 como titular, 1.996 minutos, 14 goles. Palmarés: Liga de Campeones 05- 06, Ligas 04- 05 y 05- 06. Supercopas de España 04- 05 y 05- 06. Santillana en no catalogar todavía a Messi como el número uno del mundo: Yo no diría tanto. Hoy en día se ve jugar bien a un futbolista y ya lo consideran el mejor. Hace falta tiempo para valorarlo Javier Aguirre, entrenador del Atlético, expresa la suerte que tiene Argentina al poder contar con estos dos jóvenes Manifiesta otras coincidencias importantes: Son humildes y poseen un talento bestial No es baladí la reflexión. La humildad es un dato relevante. Las patadas las da el Aguirre: humildes con talento Sergio Leonel Agüero Goles: Cinco en seis jornadas. Tres de ellos a domicilio. Dos los ha marcado con la cabeza. Partidos: Seis, 494 minutos. Liga 06- 07: seis goles en 38 partidos, 2.480 minutos. Manolo desvela más virtudes: No es accidental ni una casualidad que sean dos jóvenes con un talento distinto a los demás. Tienen dos puntos en común, la velocidad con el balón en sus pies y el remate. Messi marca la diferencia. Es desequilibrante. Corre con el balón pegado a sus pies y eso es algo muy difícil. Realiza el regate a una enorme velocidad. Agüero sobresale por su cambio de ritmo en espacios cortos y por la rapidez con la que arma la pierna para disparar Concuerda con Argentina disfruta de sus dos pibes por la tele a la espera de verlos en directo en el próximo duelo frente a Chile hambre, no los stopper de turno con los que ambos se han enfrentado desde hace una década. Porque los dos son pequeños, locos bajitos, y driblaron a defensas grandullones desde que tenían diez años. Los dos crecieron en zonas austeras de Argentina para intentar ganarse la vida con un cuero a los pies. Cinco goles presentan cada uno. El Kun suma dos de cabeza, y eso que su estatura no le permite volar alto. Sus dos últimas dianas, ante el Athletic y el Osasuna, han reeditado el esplendor en la hierba, desde La Catedral al Manzanares, en un compendio de regates y velocidad. Uno de los tantos anotados por Messi es de penalti. Cuatro los consiguió en el Nou Camp. Frente al Zaragoza firmó el más bonito, en un disparo endiablado a la media vuelta. En la cancha del Levante ofreció una incursión de reprise puro hasta el gol. Los dos chavales han revolucionado la Liga. El domingo se enfrentan. Dos locos bajitos en un duelo de altura.