Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 2- -10- -2007 MADRID 53 El ruido de los aviones provoca una media de entre 75 y 85 decibelios en la zona, cuando la exposición a más de 65 ya resulta perjudicial AENA ha sufragado los seis bloques donde se trasladan los vecinos; la insonorización del barrio resultaba impracticable El aeropuerto de Ciudad Real renuncia a llamarse Madrid Sur Los responsables del aeródromo privado anuncian que retoman el nombre de Aeropuerto Don Quijote C. F. MADRID. La empresa CR Aeropuertos S. L. promotora del aeropuerto privado de Ciudad Real, ha renunciado a la denominación Madrid Sur De esta forma, retoma la adopción formal del nombre primigenio para las instalaciones, Aeropuerto Don Quijote El desenlace tiene lugar tras meses de enfrentamientos entre los dirigentes del proyecto aeroportuario y la Comunidad de Madrid- -que llegó incluso a ejercer acciones legales contra la nueva designación- y una semana después de que la empresa que gestiona el aeropuerto comunicara al Ejecutivo oficialmente (el 25 de septiembre) su decisión de no llamar Madrid Sur a las instalaciones. En este escrito, firmado por el consejero delegado de la sociedad, José Cano, y que dio a conocer ayer el titular madrileño de Transportes, Manuel Lamela, aparte de renunciar al nombre se pedía además que, ante la decisión de la Comunidad de Madrid de solicitar el registro de seis marcas en relación con Madrid Sur ante la Oficina Española de Patentes y Marcas y otras cinco comunitarias ante la Oficina de Armonización del Mercado, se procediese al desestimiento de dichas tramitaciones to porque creo que han tomado la decisión adecuada al renunciar explícitamente a la utilización del nombre de Madrid Sur para el aeropuerto de Ciudad Real y dirigir su estrategia comercial y de comunicación de esta infraestructura por otros derroteros o con otra denominación El consejero siempre había defendido que la utilización del nombre de Madrid en unas instalaciones ubicadas fuera del territorio regional inducían a error a los futuros viajeros que utilizasen la infraestructura y además limitaría la capacidad de decisión del Gobierno regional a la hora de denominar nuevos aeródromos Las instalaciones incluirán un puesto de inspección fronterizo, un puerto seco con más de 17 hectáreas y 6 vías de ferrocarril con capacidad para trenes de 750 metros cúbicos, una zona industrial aeronáutica y un centro logístico con 6 millones de metros cuadrados. Más información sobre el aeropuerto: www. donquijoteairport. com el barrio comenzó a ser cercado por las industrias y el denso nudo de comunicaciones que rodea San Fernando. A cinco kilómetros del casco de la localidad, Las Castellanas se quedó totalmente aislado, sin posibilidades de crecimiento y con el tormento del ruido de los aviones en constante aumento. Cercados por tierra y aire, los inquilinos no se dieron por vencidos y comenzaron a reclamar. Primero lo hicieron por su derecho de vecinos: una línea de autobuses, una pasarela sobre la A- 2... El aeropuerto de Barajas fue a más, y con él su tráfico aéreo y el consiguiente problema para un buen número de localidades del Corredor del Henares y de toda la periferia del aeropuerto. Los aviones pasan cerca en muchos sitios, pero aquí hasta les vemos la matrí- cula bromea con sorna Emiliano Pablos. Lo peor son los Jumbos apunta su esposa. Cuentan los vecinos que cuando pasan estos inmensos aviones tiemblan los muebles, comienza a oler a combustible y se ilumina todo el barrio. Este veterano vecino recuerda los primeros aviones que sufrió, los de la base aérea de los americanos de Torrejón. Desde hace unos quince años el problema comenzaron los problemas serios por el trasiego de los aviones y su estruendo. Hace cinco se pusieron manos a la obra para combatirlo y, desde que se amplió Barajas, el problema se multiplicó. Hace dos años acordaron el traslado, pero este tiempo ha sido un suplicio para los vecinos. Con todo, las animadas bromas entre ellos por el traslado recién iniciado no evita cierta melancolía por tantos años allí vividos. Aquí hemos criado a nuestros cuatro hijos, claro que da pena, pero así es imposible vivir resume Emiliano, mientras pasa otro avión. Tras 35 años allí, su familia durmió ayer por última vez en su casa, con todo el barrio custodiado por policías para que no entren okupas hasta que, en unos días, sea demolido. Allí se levantarán más industrias. Anoche, en las ventanas, algunos vecinos melancólicos con el equipaje a medio hacer fumaban mirando a la luna y a las panzas de los aviones que, una vez tras otra, volaban unos metros por encima. Presión del Ejecutivo Para Lamela este resultado ha sido fruto de la presión del Ejecutivo madrileño, que ejerció acciones legales que el ordenamiento jurídico exige en los ámbitos mercantil y administrativo También quiso felicitar a los responsables del aeropuer- Los responsables del aeropuerto en el momento de presentar el nuevo logotipo, el pasado junio ABC