Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL MARTES 2 s 10 s 2007 ABC 26 años que, pese a tener orígenes muy diferentes, comparten un mismo destino. El primero es un humilde campesino del estado de Shan que vivía en una aldea sin electricidad ni agua ni teléfono. El segundo estudiaba Geología en la Universidad de Dagon, en Rangún. Pero ambos coinciden en afirmar que en Birmania no había salida A Sann, el hermano mayor de una familia numerosa donde el padre murió en 1994, sólo le esperaba ayudar a su madre a vender arroz en la puerta de su casa. Por su parte, a Aung Myat los estudios tampoco le iban a dar un trabajo ni, mucho menos, los 200.000 kyat (140 euros) que su familia necesitaba para subsistir, y que no podía reunir sólo con los 50.000 kyat (35 euros) que ganaba el padre como chófer. Por eso, las familias de ambos pidieron prestados unos 15.000 bahts (330 euros) con los que pagaron a las mafias para cruzar la frontera con Tailandia. Ocultos en un camión de mercancías con otras cien personas, viajaron cinco días hacinados y sin apenas moverse, comer ni hacer sus necesidades. Pagamos sobornos a la Policía birmana y tailandesa se quejó Sann, quien trabaja junto a Aung Myat vendiendo cervezas en un mercado nocturno. Ambos comparten un piso de 20 metros cuadrados con otras dos personas y ganan 6.000 bahts (133 euros) al mes, de los que envían la mitad a sus familias. Es duro porque trabajamos mucho y nos gustaría estar allí para unirnos a las manifestaciones contra la Junta militar- -se lamentó Aung Myat- -pero al menos aquí tenemos una oportunidad Mafias fronterizas Agentes de la Policía de Birmania patrullan la calle que lleva a la casa de la opositora Aung Sang Suu Kyi, en Rangún EFE La revuelta azafrán agoniza Tras el aplastamiento de los insurgentes, todo indica que la rebelión encabezada por los monjes ha fracasado y que Birmania regresa a una normalidad marcada por la miseria en un país rico s Se dispara el número de emigrantes a la vecina Tailandia PABLO M. DÍEZ ENVIADO ESPECIAL BANGKOK. Hace una semana, miles de monjes budistas recorrían Rangún, la principal ciudad de Birmania, protestando contra la Junta militar que dirige el país. Ayer, las imágenes que procedían de allí eran bien distintas: transeúntes cabizbajos caminaban hacia sus trabajos, algunas tiendas abrían, los autobuses retomaban el servicio y el tráfico circulaba de nuevo alrededor de las pagodas de Shwedagon y Sule, los epicentros de la revuelta cercados por el Ejército para impedir que los bonzos encabezaran las protestas. Entre estas dos instántaneas, Myanmar (nombre oficial de Birmania) ha vivido las manifestaciones más sangrientas desde 1988. Como entonces, el levantamiento tampoco ha derribado a un régimen militar que lleva en el poder 45 años y que, en 1988, sustituyó a un veterano dictador, Ne Win, por un grupo de generales. En el camino no sólo se han quedado las ansias de libertad de los birmanos. También han caído, al menos oficialmente, 16 víctimas mortales, pero la radio disidente Voz Democrática de Birmania calculaba ayer que la represión se habría cobrado 138 vidas y 6.000 detenidos, 2.400 de ellos monjes, y temía por la suerte de numerosos desaparecidos. Mientras la oposición en el exilio, que se reunió el fin de semana en la frontera entre Birmania y Tailandia, confiaba en relanzar las protestas, el hombre fuerte del país, el general Than Shwe, hacía esperar al enviado especial de la ONU, Ibrahim Gambari. Todo indica, pues, que la revuelta azafrán ha fracasado y que Birmania vuelve a la triste realidad. La de un país rico en minerales, piedras preciosas y recursos naturales, como gas y madera, que sin embargo es uno de los más pobres del mundo por culpa de la corrupta Junta militar. Debido a la miseria reinante en Birmania, donde el 90 por ciento de sus 50 millones de habitantes vive con menos de dos euros al día, en la vecina Tailandia hay un millón de emigrantes que, por sueldos irrisorios, realizan los trabajos más duros. Es el caso de Sann y de Aung Myat, dos jóvenes de 27 y ABC. es Vídeo y fotos de la represión y la vuelta a la normalidad en Birmania en abc. es internacional