Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Lunes 1 de Octubre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.528. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno SECHURA enían los médicos resfriados y tristes. Cansados. Pero no con el cansancio del trabajo, sino con el cansancio de ver que no es fácil cambiar el mundo. Hay un pintor que lo intenta con un trozo de caña y tinta china al exponer en una plaza los cuadros en los que retrata en blanco y negro las puertas desvencijadas del distrito limeño de Miraflores. Se llama Shigeru Yamamoto, y dice que quiere con sus puertas plasmar los problemas y las alegrías de la realidad Creo que lo consigue. Tiene una puerta que me llamó a los ojos, donde se lee en su fachada un letrero que en su ruina haría reír, Prohibido estacionarse en una habitación de invitados. Me hubiera encantado llevarme ese cuadro, pero no suelo traerme nada de los viajes. Tampoco dejo. No soy como las enfermeras ni los médicos del hospital coruñés Juan Canalejo, que volvían con menos equipaje del que llevaron, pues dejaron en los pueblos de pescadores de la provincia de Sechura placas para radiografías, fármacos, gafas para los niños, y todos sus conocimientos de buceo. Esta costa de Perú está casi tapizada a seis metros por unas conchas púrpuras de abanico y de su recolección viven en los pueblos. Y su recolección les mata. Cuentan que el equipo con el que se sumergen aquí los buzos les acorta tanto la vida que suelen morir antes de los treinta y cinco, dejando sin recursos a sus familias. También dejan mucho que desear las condiciones sanitarias de sus casas y, hasta por el desierto de Sechura, vuelan a miles esas bolsas de plástico que convierten a la pobreza en la más horrible miseria. Y ésta, para quien la atraviesa, es la puerta menos alegre del mundo. V Lois Maxwell posa en 2001 junto al mítico Aston Martin del agente 007 REUTERS Mutis de la auténtica chica Bond En catorce películas fue la señorita Moneypenny, secretaria de M, jefe del agente secreto 007. Lois Maxwell, fallecida a los ochenta años en Australia, es la chica Bond por excelencia FEDERICO MARÍN BELLÓN anó un Globo de Oro y apareció en más de ochenta producciones, entre películas, telefilmes y capítulos de series de televisión, pero si Lois Maxwell es recordada el día que perdió la batalla contra el cáncer es por haber sido secretaria casi a tiempo completo de M, jefe directo de James Bond. El agente cambiaba de cara y sus ligues de cuerpo, pero ella permanecía inmutable, siempre coqueta, enamorada no tan en secreto de un dandi que la apaciguaba con un sucedáneo de cortejo. Trabajó para Sean Connery, Roger Moore y George Lazenby, e incluso coincidió con Pierce Brosnan y Timothy Dalton en un telefilme que reunió en 1995 a cinco James Bond. No se explica que los sindicatos no elevaran una protesta. Puede parecer que Lois Maxwell se marchitó en un despacho, pero su vida no fue mucho menos agitada que la de un agente secreto. Nacida en 1927 en la ciudad canadiense de Kitchener, naturalmente el día de san Valentín, la llamada de su vocación artística se saltó la prohibición de sus padres y a los 15 años se enroló en una compañía teatral que la llevó a Inglaterra, donde se las arregló para ganarse un puesto en la Real Academia de Arte Dramático. Fue su primera misión al servicio de Su Majestad, que se frustró cuando alguien descubrió su edad. Al menos tuvo tiempo de entablar amistad con Roger Moore y de debutar en la película A vida o muerte de los míticos directores Michael Powell y Emerich Presburger, antes de ganar su viaje en Globo a la fama y a los Estados Unidos, país que cambió por Italia poco después. Durante su estancia en Hollywood, llegó a ser fotografiada en 1949 junto a otras siete estrellas incipientes, una de las cuales era Marilyn Monroe, nacida para seducir. Lois sólo regresó al Reino Unido cuando su marido cayó enfermo, pero no pasó demasiado tiempo antes de que fuera contratada por el servicio de inteligencia británico para rodar Agente 007 contra el Dr. No al lado de Sean Connery. La espigada joven, atrapada por unas ropas que no sacaban partido a sus encantos, compaginó su secretariado con una colaboración como columnista en el diario Toronto Sun donde era muy apreciada su combinación de experiencias personales en la industria con algún que otro chismorreo. Veintitrés años después, Panorama para matar fue su despedida de la serie, esta vez junto a su amigo Roger Moore. Una niñata de 26 años, Caroline Bliss, fue su fugaz sucesora. Lois Maxwell no abandonó del todo la profesión hasta 2001, cuando rodó El cuarto ángel en un reparto encabezado por Jeremy Irons y Forest Whitaker. El título se quedaba corto. Ella era el quinto. G