Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 DEPORTES Ciclismo s Mundial de fondo LUNES 1 s 10 s 2007 ABC Bettini contesta con la medalla de oro Tras ser cuestionado por presunto dopaje en Alemania, revalidó su título mundial J. GÓMEZ PEÑA STTUTGART. No se debe arrinconar a un italiano. Uñas retráctiles. Ciclistas armados. Le ataron a una silla y le exigieron que firmara la carta antidopaje de la UCI. Que no. Los otros rubricaron la misiva obligados. Un trámite. Bettini no. La UCI le apuntó con su dedo acusador. Y el comité organizador del Mundial de Stuttgart le envió a la Policía. Interrogatorio a dos días de la carrera. Bettini es un mechero y no dejaban de echarle gasolina. Su metabolismo italiano sabe nutrirse de la rabia. Para colmo, vio luego cómo Di Luca, su amigo, era suspendido. Más leña. Hoguera interior. El sábado, la víspera del Mundial, durmió con los dientes apretados. Por la mañana, más que un dorsal cogió una escopeta. Luego, 267 kilómetros más allá, la sacó. Dos tiros al aire. Su réplica. Respondió con balas de oro. Querían su firma y la tuvieron. De todos los colores, los del arco iris. Demasiada rabia para la selección española, ayer desbordada. Italia venció por derribo. Durante siete horas, la carrera fue azul. Italia tenía una misión: para ganar ellos, primero tenía que perder Freire. Cavaron su tumba rápido. Sin un minuto al ralentí. Freire es mi rival número 1 había avisado Bettini. A por él. Y hallaron un aliado en el circuito alemán. Un lazo de 17 kilómetros. Catorce vueltas. Catorce nudos sobre el cuello de Freire. Al cántabro le faltó fuelle. Le sobró Bettini. Italia le obliga a esperar. Otro año dejará atrás los tres oros que comparte con Binda, Van Steenbergen y Merckx. Bruseghin, Ballan, Tonti, Cunego, Bertolini, Tosatto... Todos conjurados. Por el expulsado Di Luca. Por el cuestionado Bettini. Italia unida. Insólito en el ciclismo. El Mundial nunca se abre hasta que faltan dos vueltas. Ahí, Rebellin supo ver la carrera. A través del repecho más inofensivo. Pedaleó a todo o nada. Kolobnev, el ruso, compartió reto. Los demás se giraron hacia España. Seca. A Valverde, desenganchado tras un septiembre en barbecho- -no corrió la Vuelta- las piernas se le volvieron mermelada. Flojas. Sin fondo. Freire y Samuel Sánchez se retuvieron. Ya temían a Bettini. Rodríguez, Sastre, Barredo y Beltrán se inmolaron en el frente del grupo. Por Freire. Gracias al martirio, Rebellin y Kolobnev iban en una fuga caduca. La emisora de la selección de Antequera ladraba: Valverde cedía; Freire ya sólo confiaba en el sprint y Samuel dudaba. Había que decidir. Llegaba la vuelta final. El momento de Bettini, que avisaba con movimientos de ardilla. Su fuerza dejó sin valor las tácticas. Ayer, Paolo era imbatible coincidieron Kolobnev y Schumacher, plata y bronce. Todos aguardaban a Bettini en el tramo vertical. Samuel quiso adelantarse. Cabreó al italiano, que remolcó a Schumacher, a Evans y a En veinte pedaladas se pegaron a Rebellin y Kolobnev. El asturiano buscaba en el descenso lo que los calambres le habían quitado en la subida. Las medallas corrían ya lejos. Samuel, séptimo al final, iba consumido. Con la moral carcomida. Freire, en el pelotón, rumiaba la derrota. Se consoló con ser el primero de ese grupo- -acabó en el puesto catorce- Ya volverá. Ayer era turno para otro campeón del mundo, que quería repetir: Bettini. El kilómetro final era lento. Cruel. Schlek lo empezó. Sin opciones. Un guiño de orgullo luxemburgués. Schumacher y Kolobnev sólo tenían ojos para Bettini. Fue un sprint abierto. De músculo. Kolobnev lo encareció. Y lo cobró Bettini. El cazador arrinconado. Alejandro Valverde Corredor de España Todo lo que me ha pasado ha acabado afectando en mi rendimiento; no he tenido un buen día y a falta de tres vueltas me ha faltado fondo y supe que no iba a ganar, por lo que trabajé para el equipo. De todos modos, ya había ganado el Mundial al estar aquí Óscar Freire Triple campeón mundial España ha realizado un gran trabajo y ha merecido mucha mejor suerte. Las cosas no me han salido todo lo bien que esperaba y reconozco que el ataque final de Bettini me sorprendió. Pensé que no iba a prosperar España tira y no puede Samuel Sánchez Corredor de España Me he precipitado en la escapada. El equipo español es la mejor selección que hay en el mundo, tenemos gente muy buena y hubo falta de fortuna. Hay que darle un diez a la selección Bettini celebra su segundo Mundial consecutivo AFP Los italianos transformamos la presión en rabia Bettini asegura que las acusaciones de dopaje lanzadas en su contra le aportaron una motivación extra. Ayer, Italia planificó la carrera para desgastar a España; lanzó a Rebellin y remató con el bicampeón. J. G. P. STTUTGART. Ante la prensa, Bettini habló sobre la rabia que le llevó al éxito. -Hace un año, cuando venció en el Mundial de Salzburgo, dijo que ya lo había ganado todo. ¿De dónde ha sacado la motivación? -No. Lo que me ha pasado me ha enseñado a mirar hacia delante. He pasado días muy enfadado. Pero quiero seguir, al menos una temporada más. -Por fin, la selección de ciclismo ha sido como la de fútbol. liano- -en el hotel. -Los italianos transformamos la presión en rabia. En estas situaciones exprimimos las cualidades. Si nos arrinconan, sacamos el potencial. -Estamos en una fase crítica, no se puede eternizar. Si todo es sospechoso, el ciclismo acabará por perder su crédito. Hay hipocresía. Los corredores no estamos protegidos. Es fácil arruinar una carrera. ¿A quién iba dirigido el gesto al entrar, ese doble disparo? -Hasta Salzburgo estaba obsesionado con el oro. Este año me he acostumbrado a llevar el maillot arco iris. Quería seguir con él. Además, los líos me han dado motivación de sobra. -Llevaban toda la semana disparando contra mí. Por eso he disparado yo. Si alguno se ha sentido aludido, él sabrá. ¿Hacia dónde va el ciclismo? El italiano dirigió como quiso la escapada decisiva, impidió que Samuel Sánchez enlazara y venció a placer en el sprint Valverde y Freire se desfondaron en las vueltas finales -Después de días de acusaciones de dopaje y de interrogatorios policiales, gana el Mundial. ¿Cómo ha domado la presión? -He tenido más rabia que nunca. El equipo italiano se unió. Somos orgullosos. No merecemos lo que nos han hecho. Me han atacado. Si alguien tiene contra mí alguna prueba, que la presente. Ahora voy a hacer frente a todo eso. -Se refiere a la acusación que, según la cadena ZDF, le lanzó Sinkewitz. Dijo que usted le había suministrado una hormona. ¿Iba contra Pat McQuaid, presidente de la UCI? -No. Lo he enviado a esas personas que no quieren al ciclismo, que están aquí por intereses económicos. -Hemos sido un equipo compacto. Cunego y Rebellin han jugado sus bazas y se han sacrificado por mí. Y ha sido importante tener a Di Luca- -suspendido por el Comité Olímpico Ita- ¿Por qué no firmó la carta antidopaje de la UCI? -He hablado con Sinkewitz y jura que no ha citado mi nombre. No se pueden tirar once años de carrera a la basura. -La presión unió a Italia. -Ante la presión de las autoridades alemanas, ¿pensó en dejarlo? -He firmado todo lo concerniente a la lucha antidopaje y estoy dispuesto a dar mi ADN. Pero no firmo esa carta por mis principios. No estoy de acuerdo que un corredor deba pagar su sueldo de un año si comete una infracción.