Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 1- -10- -2007 Vientos de guerra en Gaza INTERNACIONAL 31 AP les de dólares que producía el tráfico de Kalasnikov: un alijo de 300 piezas, más un buen arsenal de balas y 50 lanzagranadas dejaban a repartir medio millón de dólares en ganancias. Pero la prohibición de Hamás de portar armas, de utilizarlas siquiera para lanzar salvas en las bodas o funerales, ha arruinado su industria ilegal. También porque los islamistas controlan férreamente los corredores subterráneos por temor a que los fusiles caigan en manos de sus adversarios de Fatah. El futuro es el nitrato, fertilizante y componente de explosivos. Hamás quiere nitratos- -dice la fuente- -mejor que nada, construiremos un túnel para traer nitratos La depresión alcanza hasta a los contrabandistas. En esta economía de guerra, desde junio, la toma de poder al asalto de Gaza por los islamistas ha cerrado el 85 de las fábricas privadas. Ninguna materia prima entra a la franja, por orden de Israel. Resultado: 70.000 parados más. El propio Estado judío ha dejado de ingresar unos 2 millones de dólares diarios en concepto de aduanas por este apagón. La Administración, Ramadán por medio, está paralizada. Espera ociosa y angustiosa como tantos palestinos que vagan con las manos en los bolsillos. ENTRE HAMÁS E ISRAEL NO HAY CONTACTOS SECRETOS El general Yussef, consejero del primer ministro, Ismail Haniye, cree que Israel no se atreverá a llevar a cabo el apagón y el plan de asfixia de Gaza L. L. C. CORRESPONSAL GAZA. El diario londinense al- Shar al- Awsat publicaba la semana pasada que Israel trataba, a través de intermediarios noruegos, de entablar negociaciones con Hamás para salvar la actual crisis, poniendo sobre la mesa también la liberación del soldado judío Gilad Shalit, secuestrado en Gaza el 25 de junio de 2006. Un día antes, el rotativo hebreo Jerusalem Post señalaba que había vientos de acercamiento, pero que los pasos los habían dado los islamistas, aunque habían sido ya rechazados por el Ejecutivo de Ehud Olmert. Pero no hay nada de nada. Desde el depuesto Gobierno que manda en la franja, el ideólogo y consejero político del primer ministro, Ismail Haniye, el general Ahmedi Yussef, desmentía en entrevista con este diario que ninguna de las partes esté intentando la vía del diálogo. No hay contactos- -explicaba rotundo- -entre Israel y Gaza, solamente existe la espada después de que nos hayan declarado enemigos Según el alto funcionario, poco tiempo atrás ha habido intentos pero la amenaza de cortar los suministros a los palestinos no hay más diálogo, ni cese al fuego ni calma sino una escalada que vaticina segura, y ante la que- -avanza- nuestro pueblo no va a estar quieto, no se va a rendir con las manos en alto, sino que encontraremos los medios para ha- Yussef echa de menos el apoyo del mundo árabe: Hace dos años se manifestaban en las calles por nosotros cer a Israel sangrar y sufrir como nosotros El plan de asfixia de Gaza anunciado por Israel, dice, va en contra de los acuerdos de Ginebra, que obligan a proteger a los civiles que están bajo ocupación militar Por ello cree que, en el fondo, el Gobierno de Olmert no se atreverá a ejecutar el apagón debido a la presión internacional, y sobre todo, a la de Estados Unidos, cuya conferencia de regional de Paz programada en otoño se vería así abocada a un fracaso seguro Con todo, en este escenario internacional de pronunciamientos, de declaraciones, Ahmed Yussef echa de menos el apoyo del mundo árabe- hace dos años se manifestaban en las calles por nosotros, espero que su conciencia se levante ahora -y, por el contrario, reivindica las posturas de escritores y pacifistas israelíes como David Grossman o Amos Oz. Ellos han dicho a Olmert que Hamás está progresando, que nadie puede ignorarnos, que no se puede llegar a una solución política sin que Hamás tome parte, por eso todas las conferencias y las reuniones no servirán para nada advierte. Nadie puede ignorarnos, y amenazarnos así han terminado con la calma y la aspiración de un cese el fuego concluye.