Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 30- -9- -2007 Higuaín y Van Nistelrooy, víctimas de las rotaciones en el choque de hoy en Getafe Bernd Schuster advierte a la plantilla que no se confíe ante su ex equipo 95 Hamilton, cuarta pole La parrilla de salida quedó encabezada ayer por el británico de McLaren Lewis Hamilton, que con esta clasificación logra la cuarta pole de su carrera. A sólo dos centésimas quedó, segundo, Fernando Alonso, mientras que la tercera plaza fue para Kimi Raikkonen y la cuarta para Felipe Massa, ambos de Ferrari. Nick Heidfeld (BMW) fue quinto, Button (Honda) sexto; Webber (Red Bull) séptimo; Vettel (Toro Rosso) octavo; Kubica (BMW) noveno; Fisichella (Renault) décimo; Kovalainen (Renault) undécimo, y Coulthard (Red Bull) duodécimo. El último clasificado (puesto 22) fue Yamamoto en su Spyker. Pese a ser un especialista sobre mojado, Fernando Alonso sólo pudo ser segundo ayer en Fuji EFE El helicóptero tiene la palabra La niebla de Fuji obligó a suspender los ensayos libres J. C. C. FUJI (JAPÓN) La última palabra siempre pertenece al piloto del helicóptero. El fútbol tiene sus árbitros, socorrido saco para cargar con todas las culpas. El ciclismo, sus jueces, personajes invisibles a quienes nadie conoce la cara. El golf maneja su propio fair play pacto de no agresión entre caballeros. En la Fórmula 1 deciden los comisarios y, por encima de ellos, el tripulante de un helicóptero. Sólo hay una cuestión ingobernable para la ultra- tecnología de vanguardia de la Fórmula 1, sofisticación a raudales y último grito de cualquier moda. El tiempo. Las variaciones meteorológicas dictadas por la naturaleza aún escapan a la ciencia de los sabios en el paddock Ayer bajó la niebla en Fuji y la confusión se instaló en el mundo material de los procesadores de datos. Tuvieron que suspenderse los entrenamientos libres de la mañana y por un pelo no sucedió lo mismo con la calificación de la parrilla de hoy. Una carrera, entrenamiento o sesión de calificación en Fórmula 1, no puede comenzar si un helicóptero no puede levantar el vuelo para proceder a la evacuación de un herido en la pista a un hospital cercano. Elogiable medida de seguridad que provoca, sin embargo, escenas como la de ayer en la contrarreloj ganada por Lewis Hamilton. El circuito nipón reposa a las faldas del símbolo del país, el Monte Fuji, en un valle verde, un bosque de carreteras donde la humedad relativa alcanza el noventa por ciento. Se trata de un microclima en el que vivió Pedro de la Rosa desde 1995 a 1997, cuando corría en la Fórmula 3: Yo he estado dos semanas seguidas con niebla El paisaje en el circuito se asemejaba a esas etapas de la Vuelta en los Lagos de Covadonga, donde las cámaras no captan la señal porque el helicóptero no vuela. O esa jornada increíble en el Gavia del Giro 88, cuando los ciclistas bajaban ateridos por el frío y con síntomas de congelación en una montaña paralizada por la nieve. Ayer, en Fuji, frío y nubes bajas, no se veía el semáforo de salida desde la séptima fila de la parrilla. ¿La respuesta? En el comandante del helicóptero. El tripulante dijo que el pájaro no volaba y el entrenamiento matinal de los pilotos de Fórmula 1, una hora desde las diez a las once de la mañana, momento clave para probar neumáticos de agua, para que los conductores menos hábiles sobre lluvia se adaptasen al piso, se suspendió después de varios intentos. Varios pilotos habían tratado de domar sus monoplazas, pero la niebla estaba a ras de suelo y la visibilidad era nula. El Monte Fuji era para entonces un espectro invisible, ilocalizable entre la bruma. Los departamentos de informática de las escuderías manejaban los pronósticos de lluvia y de gomas con más agarre, pero nadie podía prever lo imprevisible: cuándo levantaría la niebla. Sin llegar al ataque de nervios, el paddock se llenó de rumores en los campamentos de los equipos. Comenzaron las especulaciones sobre cuándo podría celebrarse la sesión de calificación, toda vez que la niebla seguía ahí. El domingo por la mañana puntuó como la opción más probable. Pero los temores no abandonaron la estancia. ¿Y si no mejoraban las condiciones para hoy? ¿Cuándo debía celebrarse la carrera? ¿Un lunes? Improbable. La hemeroteca comenzó a funcionar y a recordar posibilidades. Hace tres años, un tifón obligó a suspender una sesión de calificación que se disputó el domingo. Y hace treinta, por estas mismas tierras, las fotografías rememoran que Mario Andretti recogió su trofeo de ganador casi de noche, sin apenas luz en Fuji por culpa del aplazamiento que tuvo lugar.