Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 30- -9- -2007 Blanca Portillo gana la Concha de Plata a la mejor actriz en San Sebastián 83 QUE QUIERO VIVIR Concha Méndez aprovechó su mayoría de edad (prevista entonces a los 30 años para las mujeres) para emanciparse de su familia, en 1928 cambió, afortunadamente, gracias al empuje de tantas mujeres que con su palabra y su ejemplo demostraron que la libertad era posible. Concha Méndez, por ejemplo, aprovechó su mayoría de edad (prevista entonces a los 30 años para las mujeres) para emanciparse de su familia, en 1928. Emanciparse de verdad: no sólo poder salir a la calle durante el día sin la vigilancia de una institutriz o un familiar, como era costumbre, para hacer unas compras o acudir a un té danzante (fundamento de la vida social) sino para irse de casa, viajar, aprender inglés, trabajar, visitar museos y acudir a conferencias. Para escribir poesía; para ser, en fin, ella misma: Por los mares quiero ir corriendo entre Sur y Norte, que quiero vivir, vivir, sin leyes ni pasaporte Navegar Quiero vivir sin leyes, dice. ¿Y qué entiende por vivir sin leyes Concha Méndez? Diría que algo tan constitutivo del ser humano como poseer un sentimiento de la propia existencia. El sentimiento de existir, que a todos nos es tan necesario, puede ser el efecto de lo que entendemos por realización personal, es decir, el contacto, no mediatizado por impedimentos, con el mundo, como coexistencia con los otros: ya sea en forma de reconocimiento, cooperación, enfrentamiento o comunión. En definitiva, como autonomía del ser en pie de igualdad con los otros. Eso buscaron las mujeres de la llamada Edad de Plata ignoradas por la historiografía literaria tradicional y justamente homenajeadas en la Residencia de Estudiantes. Carmen de Burgos, Concha Espina, Ernestina de Champourcín, María Zambrano, Rosa Chacel, Consuelo Berges, María Lejárraga, Elena Fortín, Maruja Mallo... Cada una a su modo anduvo un camino que acabó siendo común, porque todas querían valerse por sí mismas evitando recurrir para ello a la coquetería o a la compasión. Fueron mujeres modernas y qué poco respaldo masculino encontraron. de la mujer es la historia del amor por el hombre, y sólo así me consuelo de lo que ahora prefeA veces pienso que la historia riría no ver: mujeres con mucho pecho y muy poca cabeza. Anna Caballé Escritora Laboratorio Foster, en la Residencia de Señoritas como las nietas se sienten más identificadas con el papel que desempeñaron sus abuelas que por sus madres, que vivieron un periodo de retroceso El papel de la Residencia de Señoritas, versión femenina de la Residencia de Estudiantes y primer centro oficial universitario para mujeres en España, tuvo un papel determinante para aquellos avances. Fundada en 1915 por la Junta para Ampliación de Estudios (JAE) estuvo dirigida hasta 1936 por María de Maeztu. Es precisamente la celebración de centenario de la creación de la JAE, institución antecesora del CSIC, el que avala también la organización de estas jornadas, siendo el tema de la educación uno de los ejes sobre el que girarán las mesas del día 3 de octubre, celebradas bajo el nombre de El legado científico de las mujeres de la JAE y de la Residencia de Señoritas y que están coordinadas por Carmen Magallón. Nuestras primeras universitarias son del siglo XIX, pero el acceso de pleno derecho es en 1910, con cierto grado de normalidad relata Magallón, además de señalar que es en el campo de la pedagogía donde en principio la mujer realizó más aportaciones. Luego, reconoce, hubo un cambio. A partir de los años 20 se orientó hacia otras profesiones y estudios. De hecho, María de Maeztu, en la Residencia de Estudiantes, potenció que estudiaran otras carreras. Y dentro de ellas, las de ciencias crecen a un ritmo mayor que las de letras. En la década de 1910 la proporción de mujeres en las facultades de ciencias- -biología, matemáticas, física, química- ARCHIVO INSTITUTO INTERNACIONAL Educación y ciencia era de un 1,5 y al final de los años 30 es de un 12 o 13 Justifica estas cifras afirmando que entonces, dentro de las ciencias, se incluía la carrera de farmacia, muy seguida porque no se salía tanto del ámbito del hogar. Era una profesión adecuada matiza. Aunque no hubo grandes mujeres científicas- tampoco entre los hombres- Magallón destaca su contribución dentro de los equipos, que en algunos casos eran importantes Cada jornada será cerrada por una conferencia: José Manuel Sánchez Ron- El poder de los prejuicios Isabel Pérez Villanueva- María de Maeztu y Estrella de Diego- Por qué no son surrealistas las pintoras del 27 Martes, 18 de septiembre. Empiezan las clases en la Universidad de Barcelona. En la puerta de acceso a Filología hay una chica con el rictus amargo de los buzonadores. Reparte publicidad gratuita de un centro de estética: Oferta de otoño: Pechos a la carta Deposita el folleto en las manos de las jóvenes que van entrando en su primer día de clase. Coincido con otra profesora en el ascensor, las dos estamos indignadas. ¿Quién habrá redactado ese texto? ¿Será una mujer? ¿No sentirá al menos un punto de vergüenza? Y me pregunto qué dirían de la presión social a la que se ven sometidas las adolescentes de hoy aquellas mujeres que lucharon por la emancipación femenina en el primer tercio del siglo XX. ¿Qué diría Clara Campoamor, por ejemplo? Las condiciones de vida, y por tanto de pensamiento y de acción, de una mujer, en las primeras décadas del siglo XX, no eran las mismas que las de un hombre, nunca lo habían sido. A una mujer seguía sin estarle permitida la libertad sexual, ni la ambición profesional. Apenas le estaba consentido el acceso a la Universidad, no tenía derecho al voto ni podía tener ninguna relevancia política y, por supuesto, su formación intelectual no podía ser más que autodidacta. Era un ser al que todos trataban como a un menor de edad permanente, sin serlo. Era un ser al que se le exigía una conducta moral distinta de la exigida a un hombre, una moral basada en la sumisión y la dependencia económica. Pero eso Más información sobre las jornadas: http: www. residencia. csic. es Apenas le estaba consentido el acceso a la Universidad, no tenía derecho al voto ni a relevancia política