Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 30 s 9 s 2007 MADRID 63 UNA Y MEDIA Jesús Higueras LA CRUZ LA CARA Y Cinco de los siete artistas del graffiti de Bombardearte posan en una de las habitaciones del hotel Room Mate que están decorando Graffiti de diseño Empezaron dejando su marca personal en muros y paredes. Ahora, sin abandonar el spray, lo mismo decoran una gran fachada que un restaurante de lujo o un hotel. Los artistas del graffiti de Bombardearte han hecho de su afición su modo de vida POR MABEL AMADO FOTO: SIGEFREDO MADRID. Todos han tenido más de una aventura con la policía. Incluso ahora, establecidos laboralmente, aprovechan alguna que otra ocasión para escaparse a pintar un muro sin permiso. Rubén, Pablo, Poli 124, Matías y Juan son los artistas del graffiti que dan forma a Bombardearte, una empresa que amplía el concepto de creación artística y lo lleva a soportes antes imposibles. Desde hace una semana han cambiado el movimiento del paisaje urbano por el sosiego de las habitaciones de un hotel. Estamos en la número 301 del Room Mate situado en Vázquez de Mella. Aunque ya hay trasiego de huéspedes, la inauguración oficial será el 15 de noviembre, fecha en la que 24 de las 75 habitaciones este hotel y su vestíbulo habrán sido decoradas con grafitos. Si sus edades son variadas- -rondan de los 24 a los 35 años- también lo son sus estudios. Desde Ingeniería de Caminos a Bellas Artes, pasando por Economía, Publicidad y Diseño. Con tal heterogeneidad, no es de extrañar que el pasado sábado, cuando se reunieron por primera vez en el hotel para plantearse la decoración, las ideas fluyeran como la pintura de sus aerosoles. Como afirma Rubén, tenemos plena libertad. Sólo nos impusieron que se decorara con motivos florales y que cada habitación fuera distinta Por esa razón han utilizado plantillas inspiradas en antiguos baldosines canarios, siguiendo los dos tonos de color que imperan en las habitaciones: el naranja y el verde. Aunque en exteriores la pintura en spray es su gran aliado- -por rapidez y durabilidad- en el interior lo han mezclado con técnica de rotulador y pequeño pincel. Estamos usando los mismos elementos- -afirma Rubén- -pero combinándolos de diferente forma para que cada habitación sea única dentro de una continuidad Además de las ramas de bambú y las plantillas florales, estos artistas del graffiti juegan con los números de las habitaciones para crear espacios con su propio sello. Más de un madrileño habrá podido ya comprobarlo en una de las corralas de Lavapiés que decoraron, en el último stand del Ayuntamiento en la Feria del Libro, en la pasada edición de Casa Decor, en una escuela de la Alameda de Osuna, en el Planet Hollywood o en un restaurante en Guadarrama. Sin embargo, fuera de la región también han realizado artísticas creaciones en gran formato: un polideportivo de Palma de Mallorca y varios bocetos para sus autopistas, la fachada del Teatro de Danza contemporánea de Canarias, un centro médico de Lérida, un restaurante de lujo en Granada y la fachada del Museo de Arte Contemporáneo de Las Palmas, además de varios estudios de decoración y galerías de arte. Con esta tarjeta de presentación no es de extrañar que Room Mate Hoteles, cadena que destaca por el estilo, vanguardia y funcionalidad de sus establecimientos, haya elegido a estos artistas multidisciplinares para decorar parte de sus habitaciones y el hall. Rodillo, aerosol o brocha en mano, ya han cogido el ritmo de trabajo y confían en terminar la decoración en pocos días. Mientras tanto, calculan cómo jugar con los grises y blancos para combinarlos con el color de cada habitación. Así, la 302, como asegura Rubén, tiene un toque zen, más tranquilo, con ramas de bambú y algún motivo geométrico, muy adecuado para esta filosofía contemplativa. Sin embargo, la 301 es más orgánica Todos reconocen que el movimiento graffiti se mueve desde el vandalismo a los lenguajes plásticos más vanguardistas. Coinciden con Rubén en que pintar en la calle tiene un romanticismo especial, por eso nosotros seguimos pintando sin permiso. Pero lo hacemos con sensibilidad y siempre mejorando el soporte Su última escapada transformó un muro de una caseta municipal. Lástima que lo limpiaran tan pronto... Habitación zen Motivos florales Más información en la página web www. bombardearte. com UANDO leemos la parábola del rico Epulón y el pobre Lázaro a todos nos queda más claro una cosa que ya intuíamos: el hombre tiene como destino la eternidad, y todo lo que hacemos en la tierra tiene una trascendencia en el cielo. Esta verdad es fácil que la olvidemos y vivamos como si todo fuera a terminar aquí o todas las cosas quedaran resueltas en la tierra. No es cierto, Cristo ha venido para salvarnos y recordarnos que en Dios, solamente en Él, se da la verdadera justicia y la plena satisfacción de todo aquello que anhelamos y carecemos en esta vida. Por eso hemos de tener un especial cuidado, pues hay muchas personas que nadan en la abundancia de bienes, tal vez no materiales, y esto les puede cegar la vista para darse cuenta que a su alrededor hay personas necesitadas y que si Dios ha permitido que disfrutemos de una serie de dones, es siempre para enriquecer a los demás y no para nuestro uso exclusivo. Este fue el pecado del rico Epulón, no tanto el ser rico cuanto el estar ciego y no querer compartir con aquel que estaba a su puerta. A veces nos vamos muy lejos para hacer el bien a los demás, nos apuntamos a viajes, grupos o voluntariados y nos olvidamos de que la primera ONG la tenemos en casa y en la familia, con los cercanos. Pero esta parábola tiene una enseñanza aún más bella: todo aquel que en la vida ha sido privado de bienes, todo el que sufre carencias corporales, emocionales o espirituales tenga la seguridad de que Dios le retribuirá en la eternidad. Este es el argumento de Abraham: porque en la tierra recibió males, ahora recibe bienes. Pero atención, es necesario pedir al Señor que nos conceda una aceptación serena de las carencias y las cruces, pues así aparece el pobre Lázaro en la parábola. Es la mansedumbre cristiana la que autentifica una aceptación de la voluntad permisiva de Dios en nuestra vida. Sabemos que la rebeldía o el victimismo no nos conducen más que a un sufrimiento mayor. Pidámosle al Señor que cada domingo nos conceda en la Eucaristía una visión más creyente de nuestra historia y de nuestras limitaciones. C