Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL www. abc. es internacional DOMINGO 30- -9- -2007 ABC La Junta birmana prohíbe al enviado de la ONU visitar a la Nobel de la Paz arrestada Los militares, más cerca de sofocar la revuelta azafrán matan a tiros a un niño en las calles de Rangún PABLO M. DÍEZ ENVIADO ESPECIAL BANGKOK. La Junta militar que dirige Birmania con puño de hierro está a punto de aplastar las masivas protestas populares que han sacudido esta semana al país, las más graves desde el levantamiento de 1988 que acabó con 3.000 muertos. Tras la brutal represión de los últimos días, que se ha cobrado 16 vidas, 200 heridos y 1.200 detenidos- -al menos oficialmente- un millar de ellos monjes budistas, las calles de las dos principales ciudades, Rangún y Mandalay, amanecieron ayer en calma, pero tomadas por los soldados y agentes antidisturbios y con los comercios cerrados a cal y canto. El fuerte dispositivo policial tenía como objetivo neutralizar cualquier protesta que coincidiera con la llegada del enviado especial de Naciones Unidas, Ibrahim Gambari, quien no visitaba Birmania desde noviembre del año pasado, porque las autoridades se negaban a concederle un visado. Portando un mensaje del secretario general de la ONU, Ban Ki- moon, el diplomático se dirigió a la nueva capital administrativa del país, Naypidaw, para mediar en el conflicto y acabar con el baño de sangre que ha provocado el Ejército. Espero que sea un viaje fructífero y que pueda entrevistarme con todos aquellos con los que necesito reunirme había afirmado el diplomático egipcio antes de salir de Singapur. Sin embargo, los militares le prohibieron hablar con Aung San Suu Kyi, la Nobel de la Paz y heroína del movimiento democrático que ganó las elecciones de 1990 y ha pasado 12 de los últimos 18 años bajo arresto domiciliario. de los más de 1.100 prisioneros políticos que se calcula puede haber en Birmania, así como la reactivación del proceso democrático prometido por los militares. A cambio, se discutirían las sanciones que EE. UU. y la UE impusieron hace años a la depauperada y aislada Birmania, cuyas escasas inversiones proceden de China, India, Singapur y Tailandia. Mientras se intenta alcanzar una solución diplomática al conflicto, algo que parece difícil, la revuelta dirigida por los monjes budistas va perdiendo fuerza. La contundencia con que el Ejército ha sofocado las protestas, disparando indiscriminadamente sobre los manifestantes, y la detención o reclusión en sus monasterios de los clérigos, han descabezado un movimiento que desde el principio ha carecido de una figura visible que lo organizara. Casi sin imágenes Los intereses de China Un manifestante muestra la imagen de San Suu Kyi, convertida en símbolo democrático birmano REUTERS Aunque mínimo, su visita ya resulta un avance que parece directamente relacionado con la presión que China, principal aliado de los generales, habría ejercido estos días ante los llamamientos de la comunidad internacional y el temor a un posible boicot a los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. En la agenda se encontrarían asuntos como el diálogo con la oposición y la liberación Aunque suavizado ayer, el bloqueo de internet y de los teléfonos móviles ha neutralizado la capacidad de movilización de los contrarios al régimen y la difusión de comprometedoras imágenes de soldados abatiendo a tiros a la población civil. Los cientos de miles de personas que inundaron las calles de Rangún y Mandalay a principios de esta semana se redujeron ayer a entre 2.000 y 10.000 manifestantes. En la mayoría de los casos, los incidentes fueron protagonizados por varios cientos de personas que, sin ningún líder que los dirigiera, se dispersaban en cuanto los militares disparaban o lanzaban gases lacrimógenos. Así ocurrió con la protesta que congregó a unas 200 personas ante el hotel Traders de Rangún o con la concentración en el mercado turístico de Bogyoke Aung San, donde varios La represión y el control de las comunicaciones logran reducir las multitudinarias protestas a unos pocos miles de manifestantes