Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA La crisis de la inmigración DOMINGO 30 s 9 s 2007 ABC Un grupo de marineros senegaleses junto a sus coloristas cayucos en una playa senegalesa de Yoff Las mafias africanas abren cuatro rutas para llegar a Canarias Las barreras del mar en forma de barcos y aviones se revelan como el mejor freno TEXTO Y FOTO: CRUZ MORCILLO ENVIADA ESPECIAL DAKAR. Al sur, más al sur, cada vez desde más lejos. Ya nadie se acuerda de los 15 kilómetros que recorrían las pateras de Tánger a Cádiz. La distancia del sueño se ha ido agrandando: 500, 800, 1.500, 2.000 kilómetros y las rutas inciertas de mar caprichoso, olas y penurias se alejan y se bifurcan para eludir los barcos y los aviones que se interponen en su camino. África expulsa a su gente y su gente agudiza el ingenio y decide seguir jugándosela. Los informes de Inteligencia han detectado que los inmigrantes están siguiendo cuatro caminos para alcanzar Canarias, además del clásico y más cercano desde las costas del Sahara occidental. Costear, acercarse a tierra por si el pequeño motor falla y se alía el Atlántico feroz de Mauritania es la peor opción. El riesgo de que los intercepte la patrullera de la Guardia Civil o el helicóptero o los medios de Defensa de la Noble Centinela un poco más al norte, es alto- -ruta 1 ver gráfico Cada vez más, los cayucos senegaleses cargados de autóctonos, de guineanos, de gambianos, de malienses deciden alejarse, abrirse más de cien millas hacia el oeste y desde ahí enfilar al norte, rumbo a las islas, cuando ya han superado la barrera de vigilancia de Nuadibú (Mauritania) -ruta 2- Son marineros excelentes, a veces llevan GPS- -si los interceptan los arrojan al agua para que no se sepa su procedencia y dificultar así la repatriación- pero otras les basta una brújula y la fe ciega en lograr su propósito explica un oficial de la Guardia Civil. Este año casi todo son parabienes para quienes combaten la inmigración irregular. A Canarias han llegado un 65 por ciento menos sin papeles que en 2006. El número de muertos desaparecidos engullidos por la travesía también se ha reducido casi en la misma proporción- -277 personas frente a las 983 del año pasado- Estadísticas, números sin rostro, seguro que más abultados, como admiten en el Centro de Coordinación de Canarias. Pero los cayucos (impo- EL VIAJE DE LOS CAYUCOS Ruta 1 Ruta 2 Ruta 3 Ruta 4 Posibles lugares de escala y abastecimiento Rabat MARRUECOS ISLAS CANARIAS SAHARA OCCIDENTAL ARGELIA 490 km 1.4 60 km 1.500 km 1.340 km MAURITANIA Nuachot MALI CABO VERDE Praia 580 k m San Luis NIGER BURKINA FASO Dakar S E N E G A L Banjul GUINEA SIERRA LEONA LI B ER IA Bissau GUINEA BISSAU Conakry GAMBIA BENIN TOGO N 0 Km 500 COSTA DE MARFIL NIGERIA GHANA nentes los senegales con sus barnices deslumbrantes y sus espolones abriendo el agua) continúan saliendo: Casamance (Senegal) Conakry, Guinea Bissau, Nuadibú, el Sahara... El fin aventa el miedo o lo enmascara y aunque abrir las rutas sume días de riesgo y sufrimiento eso es lo que están haciendo las mafias de la inmigración. Se han interceptado desde julio cuatro cayucos en las islas de Cabo Verde que habían partido de Casamance, Guinea Conakry, Gambia y Ghana. Se abren perpendicularmente y se orientan por los volcanes. Más días y más peligro hasta Canarias (seis como mínimo) Parece que no les importa -ruta 3- El mar se divide en millas, las operaciones para frenar a los inmigrantes- náufragos también. Y ellos siguen retando al mar y sorteando las barreras enviadas por España, por Europa en forma de aviones, de helicópteros, de barcos. La cuarta ruta, plenamente vigente, se hace por tierra casi al completo. Los aspirantes parten a pie desde los mismos puntos, atraviesan el desierto hasta llegar al Sahara y desde ahí buscan patera. Se trata de dar la espalda al mar y aproximarse al objetivo. Si los detienen en aguas de Senegal o Mauritania saben que se acabó el sueño; si están dentro de las cien millas españolas al menos llegarán a Canarias. Y luego con un poco de suerte no serán repatriados o sí, aunque queda una tímida oportunidad. Los muros en el mar tienen ABC CG. Simón Fuente: Centro Coordinador Regional de Canarias (CCRC)