Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 30- -9- -2007 LA ENTREVISTA 11 yo de Rajoy a Sarkozy durante la pasada campaña electoral. -Sí, es cierto que la apoyó en un mitin, aunque de forma muy discreta, por obligación política. Sin embargo, no entra dentro de la tradición que un presidente de la República francesa vaya a un país para participar en la campaña electoral. Tengo mis dudas de que lo haga, aunque lo puede hacer porque le gusta mucho romper con las tradiciones. Si se le dice que nunca se ha hecho, seguro que lo va a hacer. Es muy posible que por tradición y amistad lo haga si se lo pide el PP. -La última encuesta que hicimos daba un virtual empate entre PSOE y PP, lo que hace que se tenga que trabajar muchísimo sobre los grupos de electores más inestables; no son muchos votantes, pero en los últimos veinte años hay un porcentaje que ha cambiado de banda de una elección a otra o que ha decidido abstenerse. Ese perfil de votante es algo decisivo para Rajoy o Zapatero. Todavía no sabemos en España cuál va ser el tema que se va a imponer como el centro de la campaña, sobre todo para ese electorado inestable: la economía, las hipotecas, la bandera... Siempre digo que en unas elecciones hay que preguntarse más por la demanda que por la oferta, por lo que la gente quiere. Eso se lo he dicho a Sarkozy muchas veces en los últimos años. -Madrid y Londres fueron gol- -Zapatero sí que apoyó como jefe de Gobierno a Segolénè Royal. La prohibición de la Fiesta desde París sería una bomba política -Por todos es sabida su pasión o afición por los toros. Recientemente, su compatriota Francis Wolf ha escrito sobre la paradójica situación de la Fiesta, herida en plena salud ¿Qué momento atraviesa en Francia cuando se ha avivado un debate durante este verano que ha ocupado páginas en Le Monde o Le Figaro mejor que estamos leyendo sobre toros se ha publicado en Liberation o Le Monde ¿Cómo ve el futuro de los toros en Francia? ¿Cómo ve las elecciones en España? peadas por el terrorismo islamista. ¿Cómo se siente París ante esta amenaza? -En los años 80 y 90 fue duramente golpeada. Actualmente no parece que Francia se encuentre como objetivo primordial a pesar de la posición de Sarkozy con Irán y Al Qaida, y de su relación con EE. UU. En Europa hay dos temas vinculados: la protección social y laprotección en cuanto a control de seguridad y de inmigración. En los últimos diez años la cuestión migratoria en España ha subido del 4 por ciento en los niveles de preocupación social al 40 por ciento. En Francia todavía estamos un poco bajos, pero en Inglaterra es el segundo tema de preocupación, y en el futuro, si no se cuida, pueden provocar subidas de extremismo político. Incluido el norte de Europa por la presión que viene del Este. ¿Cómo se percibe la imagen de -Si dejamos los equilibrios políticos, los que están a favor y los que están en contra, yo diría que nunca ha habido tanta pasión de los aficionados franceses. Cuando se analiza esta temporada, siempre se han visto las plazas llenas. Para mí hay tres franjas de población. Los aficionados, que representan, desde el punto de vista del peso de la opinión pública, un cuarto de franceses, diez millones de adeptos, que no significa que vayan a las plazas pero que sí consideran la Fiesta parte de sus tradiciones. Los antitaurinos que mantienen una estrategia de presión permanente, que hacen mucho lobbyng con una estrategia de sensibilización con los aspectos más dramatizantes de la Fiesta. Porque parten de la idea de que el núcleo intermedio, el tercer bando, es indiferente, pero con una primera impresión de esto no es muy bonito Y ese sector lo ven permeable a sus ideas. -Si imaginamos que un gobierno francés prohibiese la Fiesta, provocaría una tensión de identidad en el sur de Francia de consecuencias imprevisibles. Es una bomba política. Porque en estas zonas el tema de la identidad regional ha subido muchísimo y sería caldo de cultivo para partidos extremistas. -No se podría prever el impacto. En el sur de Francia el nivel de gente que identifica la Fiesta como parte de su cultura, aunque no vaya directamente a la plaza, se sitúa en torno al 50 por ciento. Sería algo muy peligroso para el partido que en ese momento estuviera en el gobierno, ya fuese de derechas o de izquierdas. Un estudio que hicimos hace diez años demostraba que muchos aficionados del sur no tienen una identidad política definida. ¿Hasta el punto de provocar un vuelco electoral? -La percepción que se tiene de ustedes a este lado de los Pirineos es que son gran empalizada ante Bruselas. ¿Lo siente usted así? -Sí. Pienso que es decisivo. Francia tiene un papel fundamental en la idea universal de la Fiesta. Como Latinoamérica. -La situación es curiosa porque hay muchos políticos a los que les gusta mucho, pero que, dada la presión, no pueden hacerse presentes en los cosos porque fomentaría la polémica. No quieren alimentar un debate que, por otra parte, es excesivo. Sarkozy decidió limitar su presencia en plazas francesas y cuando lo ha hecho ha sido en España. Pero es el primer ministro, François Fillon, el más aficionado de todos. -No es un asunto de derechas o izquierdas. En las filas de los socialistas, incluso en las comunistas, hay grandes aficionados, y esto para los animalistas es difícil de abarcar. Cuando se ve además el sitio con el que cuenta la Fiesta en medios culturales e intelectuales, a veces más de izquierdas que de derechas, todavía se les hace bastante más complicado. De hecho lo -El año pasado Nicolas Sarkozy asistió a la Maestranza, y usted ha dicho alguna vez que el Gobierno de Francia cuenta con el mayor número de ministros aficionados de la historia... -En el último concurso de Las Ventas, usted trabajó con Simón Casas. ¿Cómo vivió la licitación y su resolución? -Fue muy interesante desde el punto de vista profesional. Simón entendió, como un político de nueva generación, que realmente había que cuidar el público. Este verano hemos hablado de muchas cosas para Madrid, si es que vuelve a presentarse y siempre que todos estos temas se puedan juzgar con argumentos concretos y con mayor transparencia. La Fiesta necesita romper su imagen arcaica. ¿Tiene la Fiesta un color (político) especial? -Zapatero tiene imagen de modernidad, pero no se juzga su política de manera detallada. Aunque siempre se cuestiona el peso de España. Merkel, en un estudio que hemos hecho entre empresarios europeos, es el eje, es líder. Zapatero llega al final de la clasificación... Zapatero en la UE? -En Francia, a nivel mediático nacional, todavía no se le considera como la estrella que debería ser por esas limitaciones que provocan los antitaurinos a la hora de invitarle a un programa de televisión o radio. ¿Qué repercusión ha tenido en su país la eclosión de Sebastián Castella como figura? -Dígame su cartel para 2008. -Primero y muy por delante José Tomás, y luego El Juli y El Cid. Yo creo que los tres, por diferentes razones, están por encima de los otros.