Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL www. abc. es internacional SÁBADO 29- -9- -2007 ABC Manifestantes lanzan imprecaciones contra los militares que intentan aplastar la revuelta en las calles de Rangún El régimen birmano silencia los teléfonos e internet, y la oposición habla de 200 muertos La violencia militar contra la revuelta azafrán reduce en la calle el número de manifestantes, que siguen siendo abatidos a tiros PABLO M. DÍEZ ENVIADO ESPECIAL BANGKOK. En su intento por controlar las masivas protestas que sacuden a Birmania, la Junta militar que gobierna esta paupérrima y aislada nación del Sureste asiático cortó ayer las líneas de teléfono e internet. Consciente de la importancia que ha tenido la Red para difundir a todo el mundo las imágenes del brutal aplastamiento de la revuelta, el Gobierno bloqueó los dos servidores del país, BaganNet y Myanmar Post Telecom, aduciendo un problema con los cables submarinos. Sin embargo, a nadie se le escapa que los militares pretenden imponer un apagón informativo que ya ha tenido efecto. De hecho, ayer se redujo el número de fotografías y comentarios en los blogs que los birmanos están colgando en internet para dar a conocer al resto del planeta la tragedia que sufren. El Ejército ha aumentado la presión y trata de llevar al país a la Edad Media, por lo que hoy (por ayer) hemos recibido menos información que durante los días anteriores explicó a ABC Ye Ni, uno de los responsables de la revista The Irrawaddy Desde su sede de Chiang Mai, al norte de Tailandia y cerca de la frontera con Myanmar (nombre oficial de la antigua Birmania) dicha publicación es la fuente informativa más autorizada al estar en contacto con los grupos que se oponen a la Junta militar. Por ello, y a pesar de la neutralización de las comunicaciones, Ye Ni indicó que hemos recibido mensajes diciendo que hay gente cortando árboles en las calles para bloquear el paso de los soldados en Rangún y que se han producido choques en Mandalay Con buena parte de los monjes detenidos y los monasterios rodeados, los estudiantes universitarios han tomado el relevo de los religiosos budistas a la hora de capitanear las movilizaciones. Según las agencias de noticias que operan desde Rangún, varios miles de personas, aunque muchos menos que el miércoles y el jueves, se manifestaron por las calles de la antigua capital. Cuando los agentes cargaban contra ellos, se dispersaban en todas direcciones y, al cabo de un rato, se reagrupaban para seguir plantando cara a las fuerzas de seguridad. Cerca de la pagoda de Sule, que ha sido declarada zona prohibida por el Gobierno junto a otros cuatro templos y monasterios, unas 2.000 personas se enfrentaron a la Policía y, a juicio de algunos testigos presenciales, al menos una decena fueron golpeados sin piedad antes de ser arrojados a un camión del Ejército. sean objeto de brutales interrogatorios y torturas. No en vano, los grupos opositores sospechan que los monjes capturados han sido confinados en el hipódromo de Kyikekasan, en Rangún. Esa sería, además, otra de las razones para bloquear internet: impedir que haya incómodos testigos de la sangrienta represión que planean los militares para aplastar las protestas. Valga como ejemplo que, mientras el Gobierno reconoce que el Ejército ha matado hasta ahora a diez personas durante los enfrentamientos, los disidentes elevan esta cifra a unos 200 muertos. El propio primer ministro británico, Gordon Brown, denunció ayer que la cifra de muertos es muy superior a la oficial La salvaje actuación de los soldados se ha ganado la condena unánime de la comunidad internacional. La Asociación de Naciones del Sureste Asiático (Asean) a la que pertenece Temor a brutales torturas Su destino, como el de cientos de monjes arrestados durante las noches pasadas, es bastante incierto, pues se teme que La Asociación de Naciones del Sureste Asiático, en la que está Birmania, se suma a la repulsa mundial