Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA Campaña contra la Corona SÁBADO 29 s 9 s 2007 ABC Cuatro encapuchados queman LA CORONA: HOY MÁS QUE NUNCA, LO QUE otra imagen del Rey El tripartito catalán aprueba una condena de mínimos para dejar solo al PP s El Gobierno vuelve a responder con tibieza I. ANGUERA BARCELONA. Barcelona fue ayer el escenario de un nuevo ataque contra la figura de Su Majestad el Rey, mientras el Parlamento catalán aprobaba una timidísima condena a estos actos- -suavizada al máximo para que en ella pudiera entrar Esquerra y marginar al PP- -y el Gobierno volvía a contemporizar ante los ataques a la Corona. Cuatro encapuchados quemaron una pancarta de más de tres metros de altura con un retrato del Rey durante una concentración en la Facultad de Física de la Universidad de Barcelona (UB) para expresar su solidaridad con los imputados por la quema de fotografías de Don Juan Carlos. La concentración, convocada por el Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes (SEPC) reunió a unos 200 jóvenes que tacharon al Rey de sucesor del dictador Franco y cómplice de las últimas ejecuciones de la dictadura Además, el SEPC afirmó que la Audiencia Nacional es la heredera del Tribunal de Orden Público franquista y que el tripartito se doblega ante las leyes represivas españolas Este grupo ha convocado una nueva manifestación hoy en Barcelona bajo el lema La represión no nos cortará las alas así como otras concentraciones el próximo 6 de octubre en las capitales de comarca catalanas. tencionalidad de los hechos. Tura subrayó que se puede estar en contra de la Monarquía o ser republicano sin necesidad de quemar cosas pero consideró que probablemente si no se hubiese dado tanta importancia a la quema de imágenes de los Reyes, no tendríamos problemas. Las afirmaciones de la consejera concuerdan con la resolución de condena pactada por el tripartito y CiU en el Parlamento catalán para desvincularse del contundente rechazo expresado por los populares catalanes. El texto aprobado finalmente por la Cámara autonómica afirma que como país que ha sufrido la persecución de sus símbolos nacionales, el Parlamento hace un llamamiento a respetar los símbolos institucionales Advierte, sin embargo, que la respuesta de las instancias judiciales, mediáticas y políticas en ningún caso puede ser desproporcionada El texto- -que no apoyó el diputado de ERC autoinculpado en la quema, Uriel Bertrán, ausente del hemiciclo- -suaviza la ya tibia propuesta de CiU, que lamentaba la quema de símbolos institucionales y queda muy lejos de la condena unánime a los ataques y las ofensas por parte de grupos radicales contra los Reyes de España que reclamaba el PP. Este grupo reclamó además la reprobación del consejero de Interior de la Generalitat, Joan Saura, por la pasividad de los Mossos ante los ataques a la Corona. NOS UNE, LO QUE NOS REPRESENTA Los españoles siempre hemos sentido la presencia cercana de la Familia Real como elemento vertebrador nuidad a este periodo de éxito, ése es el Rey Juan Carlos I, quien desde la Jefatura del Estado ha sido testigo y sobre todo protagonista de la transformación sin precedentes de nuestro país. A lo largo de este tiempo hemos conseguido grandes avances en materia social, económica y científica. Tal es así que son muchos los que desde el exterior se preguntan y nos preguntan cuáles han sido las claves de este desarrollo. Pero también hemos de reconocer que durante este tiempo hemos vivido como país momentos políticos y económicos muy difíciles, cabiendo destacar el terrible daño que nos ha causado y causa la lacra del terrorismo. Tanto en los buenos como en los malos momentos, los españoles siempre hemos sentido la presencia cercana de la Familia Real, que en muchas ocasiones ha actuado como elemento vertebrador de la sociedad española, estando por encima de enfrentamientos políticos, respetando lo que nos diferencia y actuando sobre lo que nos une. Podemos asegurar que el Rey ha estado siempre allí donde mejores servicios podía prestar a nuestro país. Personalmente he tenido el privilegio, como muchos empresarios españoles, de acompañar al Rey o al Príncipe de Asturias en sus visitas oficiales a otros países, o atendiendo a las autoridades que acuden a España. En estas ocasiones, uno descubre la gran ventaja que para nuestro país supone contar con embajadores de tal nivel, capaces de hacer comprender a sus interlocutores nuestra realidad y aspiraciones. Desde CEIM, la Confederación que representa al mundo empresarial madrileño, podemos dar fe en todos estos años de la sensibilidad y las atenciones que la Corona ha tenido con la empresa madrileña, tanto con empresarios como con trabajadores, tanto con representantes empresariales como sindicales. El Rey ha estado con todos en los momentos relevantes, nos ha animado y aconsejado ante las incertidumbres, nos ha escuchado y acompañado siempre aportando propuestas e iniciativas con eficacia y discreción. Estoy seguro de que re- Arturo Fernández Presidente de CEIM oy en día, sin ninguna duda, es aceptado por todos el hecho de que en los últimos 30 años España ha vivido el periodo más próspero, libre y tolerante de nuestra historia. Si alguien simboliza y ha contribuido a dar conti- H Grupos minoritarios Pese a este contexto, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, intentó restar importancia a los incidentes atribuyéndolos a grupos minoritarios y abogó por no darles pábulo En términos similares se expresó la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, quien aseguró que la quema de fotografías de los Reyes o las reivindicaciones republicanas son planteamientos inútiles y estériles y acusó al PP de convertirse en altavoz de los radicales utilizando estas protestas para arremeter contra el presidente del Gobierno Por su parte, la consejera de Justicia de la Generalitat, la socialista Montserrat Tura, se sumó a las tesis de los radicales al considerar desproporcionadas las actuaciones de la Fiscalía en comparación con la in- Los radicales se concentraron en la Universidad de Barcelona bajo el lema Quememos la Corona EFE