Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN SÁBADO 29 s 9 s 2007 ABC DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DIRECTOR GENERAL DE DESARROLLO: EMILIO YBARRA PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro DE LA JUSTICIA PARA FUJIMORI UDO haber pasado a la historia como el presidente sensato y eficaz de sus primeros tiempos, cuando salvó literalmente a un país hundido en la crisis económica, que soportaba cifras de inflación estratosféricas, y a una de las más sanguinarias bandas terroristas del mundo, Sendero Luminoso, paseándose a las puertas de Lima. Pudo haber sido un hombre providencial para Perú y, sin embargo, se convirtió en el peor enemigo de sí mismo, en una infección mortal para las instituciones que tanto había contribuido a consolidar. El populismo, la corrupción, la tentación totalitaria, el crimen en suma, fueron a la postre el epílogo de su decenio de gestión. La era de Alberto Fujimori, el Chino como era llamado por los peruanos, terminó con un colapso general del país, en medio del fango institucional, con muertos, desaparecidos y malversación de las arcas del Estado, con siniestros ejecutores de los asesinatos, chantajes y el desfalco del dinero público como el infame Vladimiro Montesinos. Uno y otro tuvieron que huir de mala manera de Perú, el país que había confiado en ellos, para escapar a las reclamaciones de la justicia, incluyendo en el caso de Fujimori una fantasmagórica estancia en Japón, país del que, al parecer, sería natural. Para colmo de paradoja histórica, el presidente al que sustituyó Fujimori y cuya desastrosa gestión había hundido al país en el caos, Alan García, está hoy de nuevo en la presidencia de la República, como una especie de venganza del destino. La etapa de bonanza relativa de la que ahora disfruta el país, y que García administra únicamente porque la alternativa era el enloquecido candidato indigenista Ayanta Umala, le debe algo a la gestión de Fujimori, pero en un Estado de Derecho no se pueden borrar los crímenes cometidos con los aciertos previos que se le puedan atribuir. Todo aquello que merezca el castigo de la ley debe ser juzgado como tal, y así lo han entendido los Tribunales chilenos, que han gestionado con éxito la extradición de Fujimori a Perú y su entrega a los jueces para responder por los desmanes cometidos durante su gestión. Los simpatizantes y seguidores del ex presidente Fujimori- -que todavía los hay- -han de comprender que la justicia debe ser implacable y ecuánime con todos los ciudadanos, empezando por las personas que se consideran víctimas de Fujimori. Y han de comprender también que lo peor que podrían hacer es reivindicar su figura por la fuerza o provocando la desestabilización del país. Que permitan hablar a la voz de la ley y sólo después será posible hacer un balance nítido de esta figura tan controvertida. También los enemigos del ex presidente Fujimori- -dentro y fuera del Gobierno- -deben abstenerse de todo encarnizamiento que pueda conducir a una injusticia mayor de la que se va a juzgar. Ahora, con la extradición de Fujimori consumada, es el momento de los jueces y de la justicia. Para la historia están los historiadores. EL MOMENTO P LA RESPUESTA QUE MERECE IBARRETXE ta y de mantener sin concesión alguna la unidad nacional y el I el Gobierno vasco no desistiera de la celebración de orden constitucional. la consulta popular que, según anunció ayer el lenLa levedad política de Rodríguez Zapatero es el principal dakari Ibarretxe, se celebrará el 25 de octubre de 2008, obstáculo del Estado para responder adecuadamente al lenlas instituciones competentes del Estado, es decir, el Gobierdakari Ibarretxe. En enero de 2005, el presidente del Gobierno no de la Nación y el Senado, no tendrán más opción que apliforzó un debate parlamentario sobre el plan del lendakari cucar el artículo 155 de la Constitución y tomar las medidas ya finalidad última no fue zanjar la intentona secesionista necesarias para proteger el interés general de España, sin del nacionalismo vasco, sino entregar al PSOE la iniciativa descartar la suspensión de la autonomía vasca en todas o de un cambio político en la estructura del Estado y, especialen algunas de sus competencias. Ibarretxe ha hecho bajo el mente, en la relación del País Vasco con el resto de España, pamandato de Zapatero lo que no se atrevió a hacer con Azra convertirla en el capítulo principal de la negociación con nar: poner fecha al referéndum de su plan secesionista. No ETA y Batasuna, que ya para entonces estaba en marcha. El es una coincidencia irrelevante, sino todo lo contrario; es la lendakari se ha limitado a aprovechar el fracaso absoluto de explicación de por qué el lendakari, cinco años después de Rodríguez Zapatero en el proceso denegociación con los terroanunciar por vez primera su plan soberanista, y dos años y ristas y a rentabilizar la pérdida de autoridad moral y política ocho meses después de que el Congreso lo rechazara, se atrede un Gobierno que difícilmente puede reprochar al Ejecutive a redoblar su órdago contra el orden constitucional. El vo vasco que promueva lo que él mismo aceptó discutir en la contexto le favorece, porque se sube al movimiento nacionamesa política constituida con los terroristas y Batasuna. lista radical impulsado por Esquerra Republicana de Cataluña y el Bloque Nacionalista Gallego, socios del PSOE con unque Ibarretxe no ha empleado términos delatores cocuyos votos se invistió Rodríguez Zapatero y se sostiene su mo independencia o autodeterminación su análiGobierno. También, porque enfrente tiene al Ejecutivo más sis es plenamente coincidente con el de ETA: ambos compardébil y desnortado de la democracia, responsable plenamenten la idea de que hay un conflicto político en el País Vasco te, eso sí, de una política de desnacionalización del Estado que está causado por la negación al pueblo vasco de su deresin precedentes, ejecutada mediante pactos políticos y recho a decidir Por eso, la hoja de ruta que propuso ayer formas legislativas que lo han debilitado. Los nacionalisIbarretxe es fiel al Acuerdo de Estella y acaba en el mismo tas nunca han tenido como ahora condiciones tan favoraescenario que defienden los terroristas con sus bombas y bles para el logro de sus objetivos. Y son tan conscientes de asesinatos: la territorialidad y la liesta coyuntura que actúan con la bre voluntad de los vascos. En suconvicción de que no existe un Goma, el lendakari propone lo mismo bierno de la Nación dispuesto a opo Purgado el PNV de cualquier que ETA: un proceso de autodeternerse con todos los recursos legaminación, pero no de paz; un proceles a sus iniciativas secesionistas. tentativa moderadora y aupado so de absorción nacionalista, pero En este final de legislatura, Zapor una coyuntura de la que no de libertad. Esta es la razón por patero está recogiendo lo que empejamás habían dispuesto los la que el lendakari ya no pone como zó a sembrar desde el primer día de nacionalistas en la historia de la condición previa la ausencia de viosu mandato. Decía por entonces lencia. Es más, realmente busca saque el plan del lendakari era consedemocracia, Ibarretxe lleva a su car partido de su reanudación, porcuencia de la intransigencia de AzGobierno y al nacionalismo vasco que le ha sido muy beneficiosa al nanar, pero los hechos demuestran a las posiciones políticas más cionalismo durante décadas. Más que el último Gobierno del PP imde 160.000 vascos han abandonado pugnó la propuesta soberanista del extremistas, instalándose su tierra entre 1980 y 2000, según un lendakari ante el Tribunal Constidefinitivamente como una estudio de la fundación BBVA, nútucional, modificó el Código Penal amenaza directa para la mero suficiente para haber dado al para castigar la convocatoria ileGobierno de la comunidad otro rumgal de consultas y referendos- -deliestabilidad del Estado bo en las urnas. Para Ibarretxe, coto derogado por el Gobierno de Zamo para ETA, la paz depende de que patero- -y creó las condiciones de el Estado se doblegue. firmeza suficientes para que, entre Este plan de Ibarretxe no sólo no debe recibir la más míniotras cosas, accediera a la presidencia del PNV un pragmáma consideración política ni margen alguno de negociación, tico como Josu Jon Imaz, defenestrado ahora principalmensino que debe ser también combatido legalmente con todos te porque el presidente del Gobierno ha hecho inútiles a los los instrumentos del Estado. No es admisible que el Parlanacionalistas moderados al premiar a los más extremistas. mento y el Gobierno de una institución derivada del orden constitucional, como es la autonomía vasca, sean puestos al urgado el PNV de cualquier tentativa moderadora y aupaservicio de una estrategia secesionista que culminará, se do por una coyuntura de la que jamás habían dispuesto produzca o no ese pacto político entre Euskadi y España que los nacionalistas en la historia dela democracia, Ibarretxe llepropone Ibarretxe, con un referéndum que es, en sí mismo, va a su Gobierno y al nacionalismo vasco a las posiciones políun acto ilegal de soberanía y autodeterminación. Rodríguez ticas más extremistas, instalándose definitivamente como Zapatero y su Gobierno, más obsesionados en atacar al PP una amenaza directa para la estabilidad del Estado y del orpor cualquier motivo que en responder con contundencia den constitucional. A este nacionalismo no le va a convencer a la meditada ofensiva soberanista, está llevando al Estanada el patriotismo seductor patrocinado por el Gobierno do a un punto crítico de debilidad e indefensión frente al como coartada de su indolencia ante el incumplimiento de la nacionalismo. Sus pactos en Galicia y Cataluña lo hipoteley de banderas, ni resulta permeable a un entendimiento pocan. La mutación filonacionalista del PSE en el País Vasco lítico racional y sensato entre las diferentes opciones polítilo deslegitima. No representa una autoridad disuasoria, sicas. Sólo recula cuando se enfrenta a la aplicación estricta de no un estímulo para las continuas acometidas de los naciola ley y a la decidida determinación de las instituciones del Esnalismos. Ayer, el discurso de Ibarretxe fue la prueba. tado de no dejarse avasallar, dereplicar cada envitesoberanis- S A P