Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 GENTE www. abc. es gente VIERNES 28- -9- -2007 ABC El líder de la legendaria banda The Police, Sting, durante su actuación anoche en Barcelona REUTERS The Police resucita en Barcelona El trío británico, de nuevo en circulación tras más de dos décadas de silencio, reapareció anoche en el Estadio Olímpico de la capital catalana con un concierto de grandes éxitos llamado a inmortalizar aún más su condición de leyenda del pop POR DAVID MORÁN BARCELONA. El primer acorde de Message In A Bottle rotunda declaración de intenciones y tarjeta de presentación mucho más efectiva que cualquier saludo protocolario, ofició el milagro. Se puede decir más alto, pero no más claro. Más de dos décadas después de su disolución, The Police reaparecieron anoche en el estadio olímpico de Barcelona para recomponer las piezas de una carrera que se hizo añicos en 1985, poco después de que la gira de Synchronicity orquestara en el divorcio entre el bajista y cantante Sting, el guitarrista Andy Summers y el batería Steve Copeland. Con media hora de retraso y una melodía de Bob Marley atronando por los altavoces, el trío británico, de nuevo en circulación desde que el pasado 27 de mayo iniciara en Vancouver su gira, recuperó anoche parte de aquella magia que le llevó a grabar hitos del pop como Outlandos D Amour y Reggata de Blanc y jalonó el Estadi Lluís Companys con una veintena de himnos a caballo entre el punk de combate y reggae oxigenado. La respuesta no se hizo esperar y 54.947 personas colapsaron la montaña de Montjuïc para dejarse guiar durante dos horas por un campo minado, el de la nostalgia, en el que hubo detonaciones mayores y otras con el temporizador algo más desajustado. Así, tras el explosivo arranque con Message In A Bottle y una Synchronicity que Sting aprovechó para presentar a sus compañeros de escena, el concierto viró hacia la calma reggae de Wallking On The Moon y Voices In My Hand -coreografía de brazos alzados incluida- para remontar el vuelo más tarde con Don t Stand So Close To Me y Driven To Tears La guitarra de Andy Summers, afilada como una cuchilla de afeitar, se encargaba de reproducir la crudeza de los temas originales mientras Sting y Copeland trenzaban una base rítmica impecable. A la altura de Every Little Thing She Does Is Magic aquello parecía imparable pero, una vez más, la banda orientó el timón hacia el reggae oxigenado y Wrapped Around Your Finger rebajó las pulsaciones. Falsa alarma. El momento de magia aún estaba por llegar. Sobre el escenario, ni el cuidado juego de luces y proyecciones ni los primeros planos de Sting consiguieron disimular Genesis también se apunta a la moda revival Son tiempos de nostalgia. Genesis, un grupo que, al igual que The Police, dejó imborrable recuerdo entre sus fans, también decidió este año recrear viejas hazañas con una gira que comenzó el 12 de mayo en Las Vegas, que en verano pasó por Europa- -sin parada en España- -y que el pasado martes llegó al neoyorquino Madison Square Garden. Peter Gabriel, como era de esperar, es el gran ausente, pero la formación es convincente: Phill Collins, Mike Rutherford, Tony Banks, Chester Thompson y Daryl Stuermer. Y para no defraudar a nadie, en el mítico recinto sonaron complejos acordes progresivos y éxitos pop de los ochenta. que, en una noche como la de ayer, lo importante eran las canciones. Sobre todo cuando la euforia de De Do Do Do De Da Da Da dejó entrever que se aproximaba la barra libre de los bises. Antes, sin embargo, aún hubo que pasar por el peaje amazónico de Walking In Your Footsteps inquietantemente ilustrada con animaciones de esqueletos de dinosaurios. Con Can t Stand Losing You llegó la locura y aparecieron las primeras arrugas en la voz de un Sting que, desatado, se entretuvo entonando cánticos con el público y dilatando en exceso una canción que abrió las puertas a, esta vez sí, Roxanne El escenario se tiñó de rojo, el trío puso a prueba los pilares de su leyenda y el telón bajó por primera vez. En la prórroga, King Of Pain So Lonely Every Breath You Take y Next To You remataron la jugada y ayudaron a inmortalizar aún más la leyenda de The Police. El triunfo de la nostalgia, en riguroso diferido.