Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 VIERNES deESTRENO Festival de Cine de San Sebastián VIERNES 28 s 9 s 2007 ABC El blues azulón de Sayles y el rock negro de Lou Reed La comedia musical Honeydripper y el recital Berlín filmado por Julian Schnabel, cambiaron por un día de raíles el rumbo del cine festivalero E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ENVIADO ESPECIAL SAN SEBASTIÁN. El festival ayer dio un cambio brusco de sentido: de la vista al oído. O del soul al rock... Para los que en lugar de oído tenemos oreja, la jornada cinematográfica significó una dura prueba viajar desde el musical negro que presentaba en competición John Sayles, Honeydripper hasta el musical negrísimo que filmó Schnabel el pasado diciembre en Berlín a Lou Reed, cuando interpretó en directo su disco olvidado, o perdido, o maldito: Berlín De tal modo fue la jornada de rítmica y movida, que la crónica que la describa hoy muy bien podría estar escrita con los pies. John Sayles es un tipo grandón que hace cine profundo, o de laAmérica profunda, y por lo visto en esta película que compitió ayer en el festival, Honeydripper también es un tipo muy pálido pero con alma negra, puro blues. La cosaarrancaen un pueblucho de Alabama, Harmony, en los años cincuenta, cuando los negros tenían todo en contra salvo la música, que los seguía como un perrillo a su amo. El lugar es un local de poca monta, regentado por un músico de poca monta (Danny Glover) y de menos aspiraciones: pagar sus deudas y que no se lo coma el sheriff local, un blanco desagradable queencarna sin aparenteesfuerzo Stacy Keach. Todos cantan bien, bailan mejor, caminan con el reposao del sur, hablan en tono de comedia musical y se mueven en el plató como si fuera un escenario. Honeydripper es un musical de cine, pero podría perfectamente ser un musical de Broadway, y no le resultará difícil a nadie, ni a los que en vez de oído gastamos oreja, apreciar las cualidades de esta peli rara dentro de la filmografía de Sayles. La trama es menuda: se trata de organizar un concierto de éxito con el célebre Guitar Sam para salir del hoyo económico, y a falta de Guitar Sam hay que echar mano del pelanas de turno, Sonny Blake, que resulta ser un portento de la guitarra y los enchufes. Espirituales en la Iglesia, máquina de discos en el local de enfrente y soul en vivo en el Honeydripper... un día cualquiera en un pueblo llamado Harmony en elque hasta losciegos tocan el bajo. Lo de Lou Reed, Berlín tiene poco de comedia: Schnabel filma en cinco noches este disco y su historia de yonquis prostitución, amor y desesperación. El disco lo va desgranando el propio Lou Reed y la historia se entrevé en unas transparencias e imágenes alusivas (o no) y en ellas se aprecia con absoluta claridad la belleza un tanto terminal de Emanuelle Segnier, que se pone (o la ponemos) en el lugar de la fatal Caroline de la historia del disco, porqueaquel disco desaparecido sin entrar siquiera en combate tenía, entre otras peculiaridades, la de hilar con sus diez canciones una triste historia, la de Caroline y Jim. Julian Schnabel recoge como puede el clima de temas como Sad song o Men of good fortune un clima tenebroso y oscuro que se ve amplificado, además, por eseplano corto de Lou Reed y su rostro acuchillado por el tiempo. Era, sin duda, eldía de Lou Reed, y anduvo el cielo sombrío y con ganas de arrojarlo todo al suelo. La otra película a competición no iba destinada ni a la vista ni al oído: iba directa al cerebelo. Se titula Sombras en palacio y la dirige la coreana Meejeung Kim. Debía de ser película de o para republicanos y republicanas, porque hay un rey que no se ve, un palacio lleno de doncellas que no se distinguen, una trama que no se entiende y que encima es como de intriga, un taco derostros y nombres confusos tan difíciles de pescar como una aceituna verde y con hueso con un palillo romo. En seguida, eso sí, se tiene la impresión de que, cuente lo que cuente, es una majadería, y de que está en un festival internacional por ser, precisamente, coreana; esa película la hacen, por ejemplo, en Almendralejo y se la comen con patatas. Pero el cine coreano, ya se sabe... Y a esto le quedan dos suspiros. Más información sobre el festival: www. sansebastianfestival. com John Sayles, en el centro, junto con dos de sus actores, Gary Clark Jr. y Yaya da Costa AP Directa al cerebelo El festival, en breve Un libro reúne 45 recetas de película para 45 escenas El libro 35 mm. recoge 45 escenas de películas, sobre las que cocineros de todo el mundo han elaborado una receta con los platos que aparecen en esas secuencias, desde la bota que se come Charles Chaplin en La quimera de oro a la comida que tomaron los viajeros del filme de Kubrick 2001: Una odisea en el espacio El cocinero Andoni Luis Aduriz, del restaurante Mugaritz, presentó ayer el libro, que intenta utilizar el lenguaje universal del cine para que reconocidos cocineros se expresen. Schnabel dice que Mar adentro es bastante aburrida El cineasta neoyorquino Julian Schnabel confesó su malestar con la comparación que han hecho algunos medios entre su película La escafandra y la mariposa presentada en Zabaltegi, y el filme de Alejandro Amenábar Mar adentro La primera narra la historia de Jean- Do- minique Bauby, que sufrió una embolia y quedó paralizado por completo, con excepción del parpadeo de un ojo. Schnabel dijo ayer que el artículo en el que se comparaban los dos filmes es uno de los más estúpidos que he visto en mi vida Sobre Mar adentro dijo está rodada de una forma muy convencional, es bastante aburrida, aunque no me gusta decirlo, porque Amenábar es un buen cineasta, pero muy populista Oz ha contado con el guión del británico Dean Craig y con un reparto prácticamente británico, aunque él dijo ayer que mi sensibilidad es más bien americana y he seguido mis instintos La película ha recibido en EE. UU. la clasificación de R es decir, que sólo la pueden ver adolescentes si van acompañados de un adulto, debido a sus palabras malsonantes pero no por sus referencias a las drogas. Frank Oz presenta Un funeral de muerte Frank Oz, creador de los Teleñecos, presentó ayer Un funeral de muerte una película que muestra, según el director, que en las despedidas a los muertos hay mucha dinámica psicológica como en este caso, en que un grupo de peculiares personajes abocarán una ceremonia fúnebre al más puro desastre.