Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 28 s 9 s 2007 INTERNACIONAL 35 El Pentágono suma 19.429 insurgentes muertos en Irak en cuatro años La Casa Blanca pide un total de 134.200 millones de euros para gastos bélicos PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Aunque el Pentágono ha venido siendo especialmente cuidadoso en no cuantificar los daños causados al enemigo en la posguerra en Irak- -en buena parte para no caer en el criticado espectáculo de exageraciones numéricas asociado con el fiasco de Vietnam- esta contabilidad reservada finalmente se abrió camino ayer hasta la luz pública. Con la llamativa cifra de 19.429 insurgentes muertos durante los últimos cuatro años de combates irregulares en Irak. Estas estadísticas han sido obtenidas por el diario USA Today en virtud de los procedimientos de acceso a datos gubernamentales reservados que establece el Acta de Libertad de Información de Estados Unidos. Las cifras publicadas ayer, carentes de alternativas independientes de verificación, proceden de una base de datos militar que sigue la pista de actos significativos después de la invasión, a los que se han enfrentado todas las tropas desplegadas en el teatro de operaciones iraquí bajo el liderazgo militar de Estados Unidos. Las estadísticas establecen una clara asociación entre la escalada militar de este año, ordenada en febrero por la Casa Blanca, y el aumento de bajas letales entre la insurgencia. Con 30.000 soldados de refuerzo enviados por el Pentágono y la aplicación de tácticas más agresivas, se han contabilizado 4.882 militantes muertos en lo que va de año, lo que supone un incremento del 25 por ciento con respecto a los resultados totales del año pasado. Estos números también sirven como argumento al decisivo debate sobre el tamaño de la insurgencia en Irak y avances que permitan reducir la presencia militar del Pentágono. El general John Abizaid, cuando el año pasado ocupaba el puesto de comandante de todas las fuerzas militares de Estados Unidos en la región, estimó que la insurgencia vinculada Soldados norteamericanos, durante una operación de registro en Baquba, al noreste de Bagdad con los suníes contaba con entre 10.000 y 20.000 militantes. Mientras que las milicias organizadas por los chiíes no pasaban de unos pocos millares de efectivos. La contabilidad de bajas del enemigo también demuestra el alto precio que los insurgentes pagan cuando intentan lanzar ofensivas directas contra las fuerzas militares de EE. UU. Con diferencia, el mes más letal ha sido agosto de 2004 durante la revuelta planteada en Nayaf por milicianos chiíes leales al clérigo Muqtada al Sadr. Ese mes, los datos del Pentágono indican 1.623 militantes eliminados frente a 53 soldados estadounidenses muertos. A los más de 19.000 insurgentes muertos también hay que sumar otros 25.000 detenidos bajo la custodia de las fuerzas estadounidenses. Para llegar a esta especie de status quo en el teatro de operaciones iraquí, el Pentágono- -que a lo largo de este conflicto ha acumulado 3.800 bajas mortales y 27.000 heridos- -cuenta en la actualidad con casi 170.000 efectivos en Irak, pero con nuevos planes para empezar una reducción muy gradual a partir de los próximos meses. En este contexto, la Administración Bush ha solicitado al Congreso de Estados Unidos la AFP Estimaciones optimistas 800.000 millones de dólares aprobación de 42.300 millones de dólares (29.800 millones de euros) adicionales para las guerras de Irak y Afganistán. Presupuesto que eleva a un total de 190.000 millones de dólares (134.200 millones de euros) los fondos requeridos por la Administración Bush para hacer frente a sus facturas bélicas durante 2008, la cifra anual más alta desde las ofensivas militares iniciadas tras la ofensiva terrorista del 11- S. De materializarse este incremento del 15 por ciento, según estimaciones parlamentarias, el gasto militar asociado con Irak y Afganistán sobrepasaría el listón de los 800.000 millones de dólares (565.400 millones de euros)