Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA La lucha antiterrorista VIERNES 28 s 9 s 2007 ABC Un sabotaje etarra a Renfe deja sin tren a miles de viajeros en San Sebastián ETA aviva la kale borroka ante el gudari eguna de este fin de semana M. L. G. F. BILBAO. Durante cerca de cinco horas estuvo ayer interrumpido el tráfico ferroviario de cercanías entre San Sebastián e Irún como consecuencia de un sabotaje perpetrado por terroristas callejeros al servicio de ETA. Por otra parte, un grupo de encapuchados roció con gasolina la sede del PSE en el municipio guipuzcoano de Hernani. Los expertos auguran un incremento de la kale borroka coincidiendo con la celebración, este fin de semana, del gudari eguna (día del soldado vasco) el akelarre que la autodenominada izquierda abertzale convoca cada año por estas fechas para enaltecer a los etarras muertos por su propio odio. A las siete de la mañana, terroristas vinculados a Segi cortaron las contrapesas de la catenaria situada a la altura de la parada Lezo- Rentería, a mitad del recorrido Irún- San Sebastián, y dejaron sin tendido eléctrico los trenes, lo que afectó principalmente a los servicios de cercanías, pero también a los recorridos de larga distancia que pasan por Guipúzcoa. Renfe puso en funcionamiento un servicio de autobuses entre Irún y la capital guipuzcoana para cubrir los trayectos de cercanías afectados. Además, se trasladaron en autobús a los pasajeros de varios trenes de larga distancia que se dirigían a Irún: el Lisboa- Hendaya y el Barcelona- Hendaya. Los viajeros que se dirigían a Madrid y La Coruña desde la localidad fronteriza también tuvieron que ser transbordados en autobús hasta Miranda de Ebro, donde continuaron su viaje en tren. El acto de sabotaje afectó de esta manera a varios miles de pasajeros, unos cinco mil. El servicio de Renfe no volvió a funcionar con normalidad hasta las doce del mediodía. Este ataque indiscriminado estuvo precedido por numerosos incidentes de violencia callejera cometidos en San Sebastián durante la noche anterior. Grupos de encapuchados quemaron cuatro contenedores y provocaron un incendió que afectó a un vehículo aparcado en las inmediaciones, que quedó totalmente calcinado, y al toldo de un establecimiento de hamburguesas cercano al lugar, en la calle Zabaleta de la capital guipuzcoana. En este contexto, también a primeras horas de la mañana los proetarras rociaron con gasolina la sede del PSE en la localidad de Hernani. El dirigente de los socialistas guipuzcoanos, Miguel Buen, condenó el ataque y exigió a la alcaldesa del municipio, de ANV que se sume al rechazo. Pero mientras Buen exigía a la marca electoral de Batasuna un pronunciamiento contra la kale borroka el alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, permitía que dirigentes de este partido celebraran una rueda de prensa en el Consistorio, pese a que carece de representación. Una decisión que fue criticada por el PP y la Asociación Víctimas del Terrorismo del País Vasco. Ibarretxe se columpia Si no lo remedia el sentido común, hasta ahora ajeno a las cuitas del lendakari Ibarretxe, hoy mismo, en el debate de Política General en el Parlamento vasco, se volverá de nuevo sobre las consultas, los referendos y el derecho a decidir cer de su capa un sayo, propone otra cosa, otra manera de decidir que no es el de la democracia existente y homologable, un modo que se acompase mejor con la totalidad de sus aspiraciones, que se base en el pueblo y sus primigenios derechos y no en la ciudadanía. Además de absurdo, indigno. La retórica de que esta suerte de derecho de autodeterminación antidemocrático debe ponerse en marcha al margen de ETA- -que no debería condicionar la agenda -cae por su propio peso cuando se plantea como una segunda fase: fracasó el proceso de diálogo con la banda, la iniciativa es ahora de las instituciones y partidos vascos negociaron con Batasuna asuntos de calado, no podrán negarse ahora a hablar con nosotros, etc. Se trata, pues, de la misma murga, y no de cosas distintas: de aprovecharse de la promesa del fin de la violencia para obtener unas cesiones que un Estado democrático no puede aceptar. Por ello ha fracasado la desaceleración que a las aspiraciones nacionalistas quiso poner Josu Jon Imaz que, basándose en los documentos del propio PNV planteaba, primero, el fin de la violencia (una fase en la que se debería cooperar transversalmente con partidos no nacionalistas) y, después, en paz y con amplios acuerdos, las consultas. Ahora, Ibarretxe y quienes con el controlan la estrategia del partido, se han sacado de la manga un referéndum sobre si los vascos tienen o no derecho a decidir para iniciar el acuerdo entre partidos vascos a continuación y repetir la consulta sobre el contenido de ese pacto. Sólo el segundo exigiría no ya ausencia de violencia Así que es absurdo, indigno y burdo: una consulta ilegal para que se advierta su poderío, una negociación cuyo contenido debería contentar a la banda para conseguir el complacido desistimiento de ETA y un nuevo referéndum. Se diría que los nacionalistas encabezados por Ibarrexte insisten por fanatismo, y es verdad. Pero también porque siguen viendo un resquicio, es decir, porque no se les dice claramente que no, que el fondo y la forma de su propuesta es tan anticonstitucional como antidemocrática, que el País Vasco no necesita la normalización que reclaman (es decir, considerar que el funcionamiento de la democracia y sus controles no es normal) sino, sencillamente, que se cumplan las normas. Pero el Partido Socialista de Euskadi no le dice que es hora de callar y respetar la ley sino que, para trabajar juntos por el objetivo de la normalización hay antes que acabar con el terrorismo. Y otros sectores intelectuales, por llamarlos pomposamente de algún modo, añaden, para no decir simple y llanamente que no, que quizá un proceso hacia el federalismo podría evitar los proyectos de Ibarretxe. Y, como ejemplo de la actitud de otros sectores, el presidente de los empresarios alaveses declara que el referéndum de Ibarretxe es un asunto personal en el que su asociación nada tiene que decir. El Concierto económico, las subvenciones y las vacaciones fiscales sí deben ser asuntos que van más allá de lo personal. Con todo ello, desde luego, Ibarretxe tiene un resquicio para seguir en sus trece más amplio que la renuncia de Imaz. Absurdo en un país que, como reza su propaganda turística, quiere sorprender. Indigno en un lugar que ha perdido la compasión por las víctimas. Y burdo, en una sociedad en la que, junto a valientes defensores de la libertad, más valientes que en otros sitios, hay tantos que lo tragan todo. Así que absurdo, indigno, burdo pero, al mismo tiempo, no imposible. Por eso Ibarretxe puede columpiarse. Germán Yanke Miles de afectados El servicio de Renfe no volvió a funcionar con normalidad hasta cinco horas después de que se produjese el ataque l empeño del nacionalismo por salirse con la suya es mucho más poderoso que cualquier pulsión a ser razonable e Ibarretxe se parapeta en que prometió una salida- -esa salida- -y que cumplirá en esta misma legislatura. Todo se estructura en torno a un absurdo. Un absurdo, además, antidemocrático. Tanto el PNV como otros partidos nacionalistas en el País Vasco (y con la caricatura de partido nacionalista en la que se ha convertido allí Izquierda Unida) insisten ahora en que la sociedad vasca tiene derecho a ser consultada sobre su futuro Es una afirmación que no casa con una sociedad que, desde la Constitución de 1978, acude regularmente a las urnas, decide quiénes son sus gobernantes, ha refrendado un estatuto con amplísimas competencias, ha aprobado un régimen económico singular, etc. Ibarretxe, solo o en compañía de otros, no cree en los procedimientos reglados del sistema democrático, ni en el principio de legalidad inseparable de la democracia y, escamado con un sistema que no le permite ha- E Misma murga Asunto personal El sabotaje interrumpió durante cinco horas el servicio ferroviario Irún- San Sebastián EFE