Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN VIERNES 28 s 9 s 2007 ABC AD LIBITUM LOS TRES ÍDOLOS DE LA CUEVA MONOS SABIOS EL CASO DE LOS CONDONES ASESINOS UIERE la costumbre y favorecen las normas que el partido político del que se destila el Gobierno (del Reino) de España acuda al Congreso de los Diputados como un remedo de los tres monos que simbolizan la sabiduría oriental. Sin ver, sin oír y sin hablar, sospecho que también sin entender, asisten, cuando lo hacen, a las correspondientes sesiones y, como autómatas bien engrasados, aplauden o patean, afirman o niegan, según las indicaciones de sus jefes de fila. Es el triunfo de la partitocracia y cursa con merma de la más auténtica representatividad. A la vista de los Presupuestos Generales del EsM. MARTÍN tado los monos del PSOE FERRAND se han tapado la boca con sus manitas y, cerrados los ojos y taponados los oídos se han limitado a asentir. Todos los demás grupos significativos en la Cámara- -PP, IU, PNV y CiU- cada cual con sus razones, han manifestado su desacuerdo con el proyecto. Para Mariano Rajoy rompen el principio de igualdad entre los españoles y para los demás resultan cortos, escasamente sociales o poco ajustados a las demandas autonómicas y o los pactos previamente establecidos. Conviene recordar que la de Presupuestos es la Ley más importante para el correcto funcionamiento del Estado. En ella se distribuyen los epígrafes del gasto y la inversión públicos a partir, y esto es lo importante, de los recursos aportados por los contribuyentes, personas físicas o jurídicas. Es decir, por los ciudadanos. De ahí, precisamente, arranca el primero de los errores de concepto y diseño que maneja José Luis Rodríguez Zapatero y no tratan de enmendar quienes tienen la responsabilidad de las distintas carteras entre las que se reparten las responsabilidades del Gobierno. El objetivo de un Gobierno, tanto más cuanto menos quiere acercarse a la derecha, son los ciudadanos. No las autonomías, ni las provincias, ni los gremios, ni los empleadores o los empleados: los ciudadanos vistos en su conjunto y considerados en su individualidad. Esos lotes territoriales que van dibujando la práctica y la escasez de Zapatero, los que arrancan de sus compromisos y sustentan su continuidad, integran una idea antitética del eje fundamental y rector de una democracia verdadera. Sea cual fuere la forma del Estado, república o monarquía, en la que esa democracia se asiente y acomode al tiempo que se fortalece en la representatividad unívoca y el parlamentarismo verdadero. Zapatero, que evidencia el desprecio ante sus antagonistas e ignora la voz y la demanda de sus conmilitones, que sólo atiende, y con deslealtad, las demandas de sus franquicias regionales, está dándole cuerpo a un engendro nacional que no arranca de la Constitución y cuyo pronóstico es alarmante. Sería conveniente que los monitos sabios abran los ojos, escuchen con atención y hagan oír su voz. Son la mayoría. Q A cos morales pueden ser graves: desde modificar las conprincipios de los últimos años noventa se puso ductas colectivas a cambiar las leyes de un país, pasande moda entre los sociólogos anglosajones hado por el desorden y la agitación social. La información blar de los pánicos morales (moral panics) un y el debate son las mejores armas para combatirlos. marbete que venía a designar ciertos fenómenos reactiViene esto a cuento de unas sorprendentes declaravos ante alarmas sociales que surgen repentinamente y ciones a la BBC del arzobispo de Maputo, Francisco Chique se interpretan como amenaza para los intereses o el moio- -una figura ampliamente respetada por su papel imaginario de un grupo determinado. Se trataría de teen el fin del conflicto armado que sacudió Mozambique mores suscitados por personas, situaciones o acontecia finales del siglo XX- en las que afirmaba que mientos que, aunque ya existieran con anterioritenía constancia de que algunos países eurodad, condensan en un momento dado de modo peos (que no nombró) enviaban a África condotan eficaz las ansiedades colectivas que se connes deliberadamente infectados con el virus de vierten en una especie de liberador de tensiones inmunodeficiencia humana (VIH) con el propómás ocultas. Esos temores, difundidos profusasito (incomprensible, por otra parte) de acabar mente por los medios, son por su propia naturarápidamente con la población autóctona. Chileza transitorios y volátiles: aparecen, cumplen moio que, según la cadena británica, también su función y se esfuman al cabo de un tiempo. afirmó que algunas drogas anti- retrovirales poLos pánicos morales han existido desde MANUEL drían estar igualmente infectadas, es un firme siempre: las ominosas noticias acerca de fuenRODRÍGUEZ partidario de la abstinencia sexual y la fidelites emponzoñadas por misteriosos agentes exRIVERO dad en el matrimonio como medios privilegiatranjeros, o de apetecibles dulces envenenados dos para atajar el avance del sida, una enfermedad que que desalmados sujetos ofrecen a indefensos niños con provocó (en 2005) 2 millones de muertes en África sobre horrendo propósito, son dos clásicos en casi todas las un total mundial de 2,8 millones (de los que 12.000 en Euculturas desde la antigüedad hasta ayer mismo. La hisropa occidental) teria colectiva desatada a finales del siglo XVII en el disLas opiniones del arzobispo acerca del modo de comtrito de Salem, Massachusetts, a propósito de la extendibatir la pandemia me parecen respetables, desde luego. da creencia de que las brujas se habían adueñado de la Lo que no me lo parece tanto es la facundia con la que el población, es un ejemplo entre muchos otros. El cine ha líder religioso se produce, en una nación en la que la mareflejado el surgimiento de los pánicos morales en nuyoría de la población está infectada por el VIH Sida, merosas ocasiones: M, el vampiro de Dusseldorf (Fritz contra procedimientos médicos y profilácticos que, aunLang, 1931) o Pánico en las calles (Elia Kazan, 1950) consque quizás menos católicos han acreditado suficientituyen elocuentes muestras de ello. Lo que ha variado temente su eficacia en la contención de la enfermedad. en nuestros días es su frecuencia y amplificación mediáUn desparpajo que socava las campañas gubernamentatica. El 11 S y sus secuelas para la vida cotidiana han les anti- sida y puede contribuir a provocar nuevos pánicontribuido al recrudecimiento de esos sobresaltos cocos morales sobre un asunto en el que ya abundan. Colectivos que, a menudo, alientan espeluznantes teorías mo Mugabe y otros dirigentes anticolonialistas subsconspirativas. aharianos, que niegan o simplifican el vínculo VIH- SiEn la formación de un pánico moral puede encontrarda y la eficacia de los antiretrovirales, el arzobispo Chise un suceso real o imaginario, pero también la palabra moio hace un flaco servicio a la salud de sus compatrioo la opinión de alguien a quien se concede (con o sin motas. Muchos de ellos, además, feligreses de su iglesia. tivo) credibilidad moral. Las consecuencias de los páni- ¿De verdad pensáis ahí en España que nosotros nos hemos tragado lo de que estamos aquí en misión de paz?