Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27- -9- -2007 JUEVES deESCENA 83 Solomillo Fele Martínez protagoniza esta nueva producción de la compañía Sexpeare, que se representa en el Alfil. El punto de partida es cuando menos curioso: Juan, el protagonista, se convierte en un filete Un hombre que se ahoga Daniel Veronese, uno de los grandes renovadores del teatro argentino, vuelve al Centro Dramático Nacional. En el María Guerrero se presenta esta particular versión de Tres hermanas de Chéjov El secreto de Miss Mundo Desde ayer está en escena en el teatro Galileo esta obra, una producción de Uroc Teatro, con texto y dirección de Petra Martínez. Un viaje en avión es el desencadenante de la acción de esta comedia ESCENA INTERNACIONAL s NUEVA YORK Entre William Shakespeare y Mel Brooks La presencia de la Royal Shakespeare Company es uno de los atractivos del arranque de temporada en Nueva York, donde se estrenará también El jovencito Frankenstein ANNA GRAU NUEVA YORK. En Nueva York el teatro se debate entre las producciones más experimentales y los musicales pensados para arrastrar a las masas, mayormente de turistas que se dejan cien dólares en la taquilla con el mismo arrojo (un día es un día) que se trepan al Empire State. Justo cuando acaba de apearse de Broadway una de las producciones más aclamadas de todos los tiempos, Los Productores este otoño se apresta a tomarle el relevo El Jovencito Frankenstein Todo queda en familia, puesto que las dos son de Mel Brooks. Los Productores dignificó el mismo género que estaba parodiando. En Estados Unidos, los musicales no son la horterada que se ve en otras latitudes. Son obras en las que se invierten muchos recursos y mucha seriedad. Títulos como El Rey león o Mary Poppins hacen las delicias de un público quizás argumentalmente relajado, pero escenográfica y musicalmente muy exigente. Pues Los Productores lo tenía todo: una puesta en escena soberbia y un libreto inteligente y desternillante. Era el musical ideal incluso para aquellos que odian los musicales. ¿Sucederá lo mismo con El Jovencito Frankenstein Otro reclamo indudable de esta temporada en Nueva York va a ser la versión de Cyrano de Bergerac de Anthony Burgess, con Kevin Kline dando vida a la nariz más sentida de la historia. También se espera con expectación Rock and Ro- Ian McKellen (a la derecha) en una escena de El Rey Lear ll lo último de Tom Stoppard, que sigue la peripecia de una banda de rock anticomunista en Praga, y de una familia marxista de Cambridge, entre 1968 y 1990. La Roundabout Theatre Company recrea el drama de una familia norteamericana residente en Ruanda durante el genocidio en The Overwhelming mientras el mítico Wooster Group de Elizabeth Lecompte le da una vuelta de tuerca a un Hamlet que se estrenó mundialmente el verano pasado en Barcelona. Shakespeare es siempre una carta segura para atraerse al público más selecto de ABC ABC y comenta que es para todos los públicos. En el reparto se encuentra la actriz, soprano y pianista Uma Ysamat, que lleva nueve años en la compañía; la jovencísima Raphaëlle Boitel, contorsionista y acróbata aérea de 23 años, el bailarín sueco Niklas Ek (hermano de Mats Ek) y el bailarín de capoeira Thiago Martins. Ysamat añade que hemos vivido como una familia, nos hemos implicado mucho Thiérrée comenta que La Veillé tiene cuatro años de vida y desde el principio ha evolucionado hasta llegar a lo que verá el público catalán. No hay un hilo conductor sino diversas historias; yo no impongo ninguna, el público puede elegir la que más le guste La obra estará en Barcelona hasta el domingo y después seguirá su gira por Francia, Gran Bretaña y Australia. Nueva York. Hace meses que se agotaron las carísimas entradas para ver estos días en la hermosa Brooklyn Academia of Music (BAM) a la Royal Shakespeare Company, dirigida por Trevor Nunn y con el actor Ian McKellen acometiendo los caracteres principales de El Rey Lear y de La Gaviota de Chéjov. Dos acontecimientos de primera magnitud para la platea neoyorquina, que no duda en inclinarse, embelesada, ante la majestad isabelina. Más información sobre el teatro en Nueva York: http: www. playbill. com Barroco Autores- -Darko Lukic y Tomaz Pandur Director- -T. Pandur Escenografía- -Numen Vestuario- -Angelina Atlagic Iluminación- -Juan Gómez Cornejo Coreografía- -Nacho Duato Música- -Silence Actores- -Blanca Portillo, Asier Etxeandía, Chema León Lugar- -Centro Cultural de la Villa, Madrid Amor caníbal JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN En un espacio fuera del tiempo, la marquesa de Merteuil y el vizconde de Valmont reeditan su historia de amor caníbal, atrapados en un rigodón manierista fascinante, como mariposas hipnotizadas por la luz de un farol que acabará calcinándolas. El salón de antes Más información sobre el espectáculo: http: www. tnc. es de la Revolución Francesa puede ser un búnker postnuclear, un no lugar de muros cambiantes, el laberinto en el que la pareja de libertinos consuma su voracidad ritual. Se perciben en sus palabras los ecos de la novela epistolar de Choderlos de Laclos y el rigor estilizado de Heiner Müller, que revisó y dio hondura en su Cuarteto al latido esencial de Las amistades peligrosas La Historia, se dice, es un monólogo y, como en la correspondencia, que conlleva una sucesión de voces escritas que se alternan, el dúo protagonista de Barroco más que dialogar se arroja sus monólogos, se acuchilla con ellos. Darko Lukic y Tomaz Pandur proponen en su texto una inteligente relectura metalitera- ria, o metateatral si se prefiere, de la esgrima entablada por los personajes y la hacen flotar sobre las olas del tiempo, condenándolos así a un eterno combate amoroso, cada uno mirándose en el espejo del otro y amándose al tiempo que se destruyen, en perpetua ceremonia de erotofagia y cambio de roles. Un tercer personaje, el Navegante, suerte de narrador catalizador de la acción, enuncia las coordenadas de esta singladura feroz y apasionada. Si en otros espectáculos vistos en España Infierno Cien minutos Pandur ofrecía un menú tan gélido y, por momentos, hueco como de estética deslumbrante, en Barroco penetra en territorios de gran hondura, abisales miradas a las liturgias de la relación amorosa, sin abandonar sus constantes de gran exigencia plástica, y culmina el envite con un notable guiño anticatártico. Es este un montaje de atmósfera operística, rezumante de simbologías frutales (fresas que se devoran, uvas que se estrujan para arrebatarles el jugo, parto de sandías que se pulverizan) y suma de elementos magistralmente orquestados: la música, la espectacular escenografía convertida en personaje vivo, el soberbio vestuario, la iluminación... Y sobre (o junto a) todos ellos la interpretación de Blanca Portillo, soberana mantis religiosa, tan deslumbrante como temible, maravillosa, y Asier Etxandía, bello tenebroso; Chema Léon, matizadamente a distancia, sostiene la brújula precisa.