Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27- -9- -2007 81 Si los buenos restaurantes son necesarios para alimentar el cuerpo, el teatro es igual de imprescindible para alimentar el alma tienen que querer ser actores. Y también necesitamos escritores que nos hablen de lo que está ocurriendo en el mundo de hoy, porque ésa es la labor del teatro. Los clásicos son como los museos y nos presentan obras de arte Si los buenos restaurantes son necesarios para el alimento del cuerpo, el teatro es igual de necesario como alimento del alma- -insiste Carrión- Éste es un mundo cada vez más dominado por lo económico, por la necesidad de prosperar desde este punto de vista Y lanza un guante a la clase política. Van poco al teatro, y deberían ir con mayor frecuencia, porque es un elemento muy importante de nuestra cultura No es pesimista sobre el futuro de la profesión, sin embargo: Siempre hay gente con ganas de aprender y de crecer artísticamente. Los hay que tienen la televisión en sus cabezas y no quieren más que cobrar, pero hay un cogollo de jóvenes que lo que quieren es ser mejores a través de la interpretación Más información sobre la producción: http: www. conchabusto. com Blanca Oteyza encarna a Diana en El perro del hortelano ABC Cuando hay verdad, no cuesta nada hablar en verso Blanca Oteyza s Actriz, protagonista de El perro del hortelano Desde hoy el teatro Albéniz de Madrid ofrece El perro del hortelano en una producción que ha dirigido Laurence Boswell, director asociado de la Royal Shakespeare Company, y que protagoniza la actriz Blanca Oteyza J. B. MADRID. Blanca Oteyza ha pasado sus últimos años, fundamentalmente, enamorando a Miguel Ángel Solá dentro y fuera del escenario. Con él ha emocionado a miles de espectadores a través de esa joya de función que es Hoy, El diario de Adán y Eva de Mark Twain La actriz ha abierto ahora un nuevo capítulo profesional y se ha sumado a un singular proyecto: la producción de El perro del hortelano -una de las obras más conocidas del repertorio del Siglo de Oro- bajo la batuta de Laurence Boswell, un enamorado de nuestro teatro clásico y, especialmente, de esta pieza. Fue la presencia del director británico la que convenció a Blanca Oteyza de subirse a este barco. -Es una puesta en escena muy emocionante; Laurence lleva a los personajes a los extremos, y hay escenas que se convierten en una locura colectiva. Siempre están pasando cosas. Su lectura no es ni convencional ni tampoco light Es dura, fuerte... Laurence cuenta la historia sin pelos en la lengua. mente. Acostumbrada a manejarlo todo, pierde los papeles, la compostura. Pero no es una histérica, es simplemente que se ha enredado en un amor que no tiene salida. -Usted ha estado diez años en el Diario una propuesta personal y prácticamente familiar; ésta es una producción ajena de un texto clásico. ¿Ha notado muchas diferencias? -También participa de esa lectura. Es una mujer con muchísimo carácter, muy plantada en la tierra, que enloquece de celos. Laurence no ha querido que fuera una mujer seductora, sino una mujer muy fuerte e inteligente que trata de imponerse en un mundo gobernado por los hombres... ¿Y Diana, su personaje? ¿Qué le mueve a actuar cómo lo hace? ¿Los celos? -Al principio le mueve la soberbia de ver cómo su criada tiene algo que ella no tiene, pero luego se enamora profunda y locamente; y no es una figura literaria. Ella enloquece real- ¿Qué tiene de especial este Perro del hortelano ¿Cuesta mucho hacer del verso un aliado en vez de un enemigo? -Las hay, claro, pero yo soy una actriz a la que le gusta que la dirijan. Ésta es una experiencia muy diferente, pero he disfrutado enormemente del trabajo con Laurence Boswell. Los ensayos han sido enormemente enriquecedores. No habla español, pero conoce tan bien la obra... Incluso la métrica. Nos ha explicado a qué sentimiento correspondía cada verso, por qué Lope elegía una redondilla para expresar determinadas emociones... Dirigía con el cuerpo, como un director de orquesta. Y desde el primer al último día de ensayos nos ha repetido lo mismo: verdad y emoción. ABC Cuando trabajas al tiempo la palabra y el significado le encuentras al verso mucho más sentido -Sí cuesta, claro. Yo no había trabajado nunca en verso, además. Pero cuando trabajas al tiempo la palabra y el significado le encuentras mucho más sentido y hablar en verso te parece lo más natural del mundo. Cuando hay verdad, no cuesta nada hablar en verso.