Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 GENTE www. abc. es gente MIÉRCOLES 26- -9- -2007 ABC El turbio pasado de la reina Helen Mirren firmó ayer ejemplares de su libro de memorias In the frame en el que cuenta sin tapujos (y hasta sin ropa) sus experiencias con las drogas y lo fácil que le resultaba desnudarse F. M. B. MADRID. El espectador de cine ocasional podría pensar que Helen Mirren, ganadora de un Oscar por The Queen es una dama de comportamiento siempre exquisito, poseedora de unos modos que podrían competir con los de la Reina de Inglaterra, quien no dudó en invitarla a tomar el té. (La actriz, por cierto, no dudó en aducir una agenda muy apretada para rechazar la oferta) Los aficionados recordarán su desinhibida participación en Calígula revisión más erótica que histórica de la vida del emperador, dirigida en 1979 por el siempre polémico Tinto Brass. La película fue un fracaso, pero explica con elocuencia la decadencia del imperio romano. En su libro de memorias In the frame: my life in word and pictures la actriz afirma que quitarse la ropa ante la cámara es tan fácil como beber un vaso de zumo de naranja De hecho, en sus comienzos teatrales en la Royal Shakespeare Company era conocida como la reina sexual de la compañía. De lo que no había duda es de que había nacido para el papel de monarca. En aquella época, frecuentaba una casa en Stratford, un refugio para artistas que era un cruce entre un fin de semana campestre para pijos, artistas y excursionistas en el que no faltaban las drogas, sobre todo marihuana. Las confesiones de sus memorias se complementan con las realizadas al tabloide británico The Mail on Sunday en el que la actriz de 62 años, aficionada a coleccionar premios y castillos, narra una experiencia con los alucinógenos, en concreto el LSD. Me tomé un tapón de ácido, mi primer y último tapón. Fui cayendo al suelo y pensé no sé qué va a pasar a partir de ahora Mirren califica aquello como algo terrorífico aunque añade que fue fantástico, maravilloso, pero demasiado extremo Y ya se sabe que los extremos se tocan. La actriz británica Helen Mirren muestra un ejemplar de su nuevo libro durante una presentación en Londres EFE