Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 CIENCIAyFUTURO MIÉRCOLES 26 s 9 s 2007 ABC Anticonceptivos espaciales para evitar el nacimiento de estrellas Los grandes agujeros negros del centro de las galaxias frenan la génesis estelar J. M. NIEVES MADRID. Control de la natalidad en el espacio. Sólo que en lugar de personas, son las galaxias las que deben tener cuidado con el número de hijos en este caso de estrellas, que alumbran. Tener demasiada descendencia puede ser contraproducente para la prole e incluso para la estabilidad de la propia madre En esto, según ha observado la astrónoma alemana Mariska Kriek utilizando datos del telescopio Gemini de Hawai y del VLT en Chile, las galaxias se parecen, salvando las distancias, a las personas: crecen rápidamente durante la primera etapa de su existencia, dando origen a multitud de nuevas estrellas, pero muchas de ellas terminan por poner freno a esa desbocada proliferación. Al parecer, un buen número de las galaxias más grandes que podemos observar, dejaron de producir estrellas cuando el universo era aún muy joven (unos 3.000 millones de años desde el Big Bang) Y los astrónomos sospechan que los grandes agujeros negros que hay en los centros galácticos han jugado un papel destacado en este proceso de control de la natalidad estelar. Las grandes galaxias son, en el universo actual, lugares bastante aburridos. Suelen ser elípticas o redondeadas, sus estrellas están más o menos uniformemente repartidas y no se detectan muchos nuevos nacimientos Pero la gran cantidad de estrellas que estas galaxias contienen (del orden de decenas de miles de millones) sugieren que las cosas no debieron de ser siempre así. ¿Cuándo se formó esta ingente cantidad de soles y por qué ese proceso se ha detenido ahora? Estudiando 36 grandes galaxias en el universo primitivo, a una distancia de once mil millones de años luz, Mariska Kriek y sus colegas se llevaron la sorpresa de que tampoco entonces era posible detectar numerosos alumbramientos estelares. el baby boom debió de ser anterior a ese momento, cuando las galaxias eran muy jóvenes, y el parón en la generación de nuevas estrellas podía estar ligado a los enormes agujeros negros que albergan en sus centros. La gran cantidad de material absorbida por estos monstruos genera mucha energía, capaz de calentar el gas de la galaxia hasta el punto de impedirle la formación de nuevas estrellas. FACTORES GENÉTICOS DE LA ESQUIZOFRENIA Riesgo de desarrollar esquizofrenia En porcentaje Población general Primos hermanos Tíos Sobrinos Nietos Hermanastros Padres Hermanos Hijos Mellizos Gémelos idénticos Parentesco entre personas con esquizofrenia 1 2 2 4 5 6 6 9 13 17 48 ABC Pérdida progresiva de materia gris a causa de la esquizofrenia Grado en que comparten el perfil genético 12,5 Parientes de tercer grado 25 Parientes de segundo grado 50 Parientes de primer grado 100 ESQUIZOFRENIA 5 AÑOS MÁS TARDE FASE TEMPRANA DE ESQUIZOFRENIA SIN ESQUIZOFRENIA Menos pérdida Más pérdida Agujeros negros Describen una nueva vía para tratar la esquizofrenia La regulación del modelo neurotransmisor del glutamato con nuevas drogas evita los efectos adversos de los antipsicóticos S. BASCO MADRID. La esquizofrenia es tal vez la enfermedad crónica del sistema nervioso más extendida. La Organización Mundial de la Salud calcula que afecta a un uno por ciento de la población, lo que en el caso de España supone más de 400.000 esquizofrénicos. Definida por su raíz griega- schizo división; y phrenos mente- se trata de una patología que afecta a diversas funciones psíquicas de una manera importante, incluso invalidante, principalmente al curso del pensamiento, al estado de ánimo y a la conducta de quien la padece. Sus principales síntomas son la pérdida del juicio de la realidad, la angustia, las alucinaciones, el delirio y las alteraciones del lenguaje y del comportamiento. Se trata de una enfermedad con un alto componente genético cuya prevalencia entre miembros de una misma familia fue establecido por investigadores de la Universidad de Virginia en 2002 (ver el gráfico) Hasta ahora, su tratamiento farmacológico se ha basado en los antipsicóticos. Tanto los tradicionales como los de nueva generación presentan numerosos efectos adversos, como sedación, aumento de peso y del colesterol, riesgo de desarrollar diabetes, temblores o contracciones musculares. Basados en el bloqueo de una de las subclases de los receptores de la dopamina (D 2) se muestran además poco eficaces para evitar los problemas de atención, las lagunas de memoria y las alteraciones cognitivas. Estos problemas han convencido a los neurólogos de la necesidad de hallar nuevas formas de combatir la enfermedad. En esta línea, la neuróloga Bita Moghaddam, profesora de Neurociencia en la Universidad de Pittsburgh, propone desde hace años un modelo denominado del caos del glutamato para explicar la esquizofrenia. Fruto de sus trabajos, ha publicado un nuevo estudio en la revista especializada Biological Psychiatry según el cual lograr el equilibrio en el sistema del glutamato proporciona un blanco terapéutico prometedor en el tratamiento farmacológico de la esquizofrenia El glutamato es algo más que un neurotransmisor, es decir, una molécula encargada de transmitir información entre las neuronas. Interviene prácticamente en todas las funciones del sistema nervioso central, desempeñando diversos cometidos a partir de la acción de dos tipos de receptores, ionotrópicos y metabotrópicos. Entre los primeros, el NMDA (Nmetil- D- Aspartato, por el tipo de agonista al que responde) al ser bloqueado, provoca disfunciones del circuito neurotransmisor establecido por el glutamato, disfunciones que se reflejan en dos regiones cerebrales, la corteza prefrontal y el hipocampo, y que están asociadas con la esquizofrenia. La doctora Moghaddam y su equipo han probado que al suministrar al paciente 3- ciano- N- benzamida, una droga capaz de estimular el mGluR 5, un receptor metabotrópico del glutamato, se normalizan las disfunciones en la corteza prefrontal provocada por el bloqueo del receptor NMDA. En otras palabras, la droga en cuestión es capaz de combatir anomalías en las funciones cerebrales relacionadas con la esquizofrenia. La normalización funcional de la corteza prefrontal, según Moghaddam, proporciona un nuevo tratamiento potencial para la esquizofrenia capaz de evitar los efectos adversos de los antipsicóticos y de superar sus limitaciones en la mejora de las alteraciones cognitivas y de la memoria. El caos del glutamato Más información en: www. yale. edu opa newsr 06- 09- 29- 04. all. html Cada galaxia contiene decenas de miles de millones de estrellas EPA La corteza prefrontal y el hipocampo focalizan las disfunciones asociadas a la esquizofrenia Más sobre esta línea de investigación: http: www. schizophreniaforum. org for Moghaddam