Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 26 s 9 s 2007 ABC La intifada del pan en Marruecos Las protestas y los disturbios obligan al Gobierno de Rabat a reducir en pleno Ramadán el precio de algunos alimentos básicos TEXTO Y FOTO: LUIS DE VEGA CORRESPONSAL RABAT. Las calles de la ciudad de Sefrú, a unos doscientos kilómetros de Rabat, se convirtieron el pasado domingo en un campo de batalla con más de un centenar de heridos y decenas de detenidos. Lanzamiento de piedras, quema de coches, cargas policiales así como ataques al mobiliario urbano, comercios, una sucursal bancaria y edificios públicos. Lo que en principio fue una manifestación pacífica contra el alza de precios organizada por la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) acabó degenerando en una auténtica intifada (levantamiento popular en árabe) Detrás de estos altercados, como han explicado distintas asociaciones, se encuentra el descontento de una población que no puede hacer frente al imparable ascenso del precio de algunos productos básicos para sobrevivir y que se siente sistemáticamente olvidada del poder central. Los vecinos, según informaba el diario independiente L Economiste reclaman una visita del Rey Mohamed VI a la zona. Marruecos se encuentra además inmerso de lleno en el mes sagrado de Ramadán, pero de manera paralela al ayuno al que el Islam obliga durante el día, el consumo se dispara al caer el sol en cenas y reuniones familiares. La barra de pan, producto indispensable en la alimentación de millones de marroquíes, había subido de golpe un 25 por ciento, pasando de costar 1,2 dirhams (11 céntimos de euro) a 1,5 dirhams. Y junto al pan, también se encarecieron la leche envasada y en polvo, las patatas, las cebollas o los tomates. Una revuelta similar en 1981 sembró Casablanca con centenares de muertos durante las manifestaciones también por el encarecimiento del precio del pan. El lunes por la mañana, el Gobierno convocó una reunión de urgencia sólo unas horas después de los altercados de Sefrú. Estuvo presidida por el ministro del Interior, Chakib Benmussa, que estuvo acompañado por el de Agricultura y Pesca, el de Industria y Comercio y algunos gobernadores. La decisión de hacer retroceder los precios a los índices previos al comienzo de Ramadán fue inmediata ante el peligro de que los altercados de Sefrú llegaran a otras ciudades. La operación, según el diario oficialista Le Matin que no informa de lo ocurrido en Sefrú, costará cada mes al Ejecutivo unos 300 millones de dirhams (unos 27,2 millones de euros) El país ya estaba en ebullición desde hacía algunas semanas ante la marcha al alza que imprimían los precios. A eso había que sumar que este año, por caprichos del calendario lunar, se han solapado la vuelta al colegio y el Ramadán, lo que supone dos grandes inversiones para la mayoría de las familias. La AMDH lamenta que la protesta haya terminado en incidentes y asegura que, cuan- Con incidentes Yasuo Fukuda REUTERS El nuevo primer ministro nipón seguirá apoyando a EE. UU. contra el terrorismo P. M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. A sus 71 años, una edad en la que muchos de sus coetáneos pasean a sus nietos por el parque, Yasuo Fukuda tomó ayer posesión como primer ministro de Japón. Pero no lo hizo pensando en la jubilación, sino decidido a levantar a la segunda economía del mundo. Tras la crisis que ha provocado el Ejecutivo de Shinzo Abe, quien dimitió el pasado día 12 hundido físicamente y anímicamente por los frecuentes casos de corrupción, Fukuda sólo ha nombrado a un par de ministros nuevos y ha apostado por mantener una línea continuista en los principales temas de Estado pese al acoso de la oposición. Junto a la mejora de la economía y de las relaciones con los vecinos asiáticos, el principal de esos asuntos es el despliegue del Ejército nipón en el Océano Indico para apoyar a Estados Unidos en su lucha contra el terrorismo internacional en Afganistán. Esta misión naval tiene un valor incalculable para la comunidad internacional, por lo que presionaremos para asegurarnos que se prorroga lo antes posible anunció el nuevo premier Pero Fukuda tendrá que lidiar con el rechazo del Partido Demócrata de Japón, que ostenta la mayoría en el Senado y se opondrá a dicha expedición en el debate parlamentario sobre su continuidad. Debido a las reiteradas peticiones de elecciones anticipadas, los analistas auguran una corta vida al nuevo Gobierno de Fukuda, del que se ha caído su rival para ocupar el cargo, Taro Aso, y en el que ha entrado como nuevo portavoz y hombre fuerte el antiguo ministro de Exteriores, Nobutaka Machimura. do a mediodía empezaron los altercados, la manifestación que ellos habían organizado a las once de la mañana ya se había disuelto, explicó a ABC su presidenta, Khadiya Ryadi. Entre los detenidos sin embargo continuaban anoche tres responsables de esta organización en Sefrú, que entre el lunes y el martes empezaron a comparecer ante la Justicia. Ryadi reconoce que los ánimos andan revueltos y ella y otros miembros directivos de la AMDH fueron convocados en el Ministerio del Interior a lo largo del pasado lunes. Las autoridades, comenta la presidenta, dicen que respetan nuestro derecho a protestar y desean encauzar la situación para que no se repitan los incidentes Pero la realidad es que la represión de manifestaciones está a la orden del día en el reino alauí. Lo saben Ryadi y otros miembros de la asociación que a principios de verano recibieron una paliza de miembros de las Fuerzas Auxiliares delante de la sede del Parlamento en Rabat. La AMDH exige a las autoridades, según manifestó Ryadi, la liberación de los detenidos de Sefrú y de las manifestaciones del pasado 1 de mayo, que los precios bajen no sólo a los índices previos al Ramadán, sino a como estaban hace un año, y que las dos televisiones públicas dejen de bombardear a la asociación. Reunión urgente La protesta pacífica en Sefrú contra el alza de precios se convirtió en una batalla campal con heridos y detenidos La barra de pan subió de golpe un 25 por ciento y también se encarecieron la leche y las patatas La organización convocante exige una bajada mayor y la liberación de los detenidos Represión Un niño mendiga en la medina de Rabat entre un grupo de mujeres que venden dulces antes de la ruptura del ayuno de Ramadán