Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 26 s 9 s 2007 ABC Los partidarios de Fujimori amenazan la estabilidad del Gobierno peruano La congresista Keiko Fujimori, hija mayor del ex presidente, denuncia que su padre sufre malos tratos en la cárcel MICHAEL A. ZÁRATE SERVICIO ESPECIAL LIMA. No hemos puesto en una jaula al señor Fujimori, como en otras épocas se hacía. No le hemos puesto un traje de preso, como en otras épocas se hacía. Tampoco le hemos puesto esposas fueron las palabras del presidente Alan García que incomodaron a los partidarios del ex gobernante Alberto Fujimori, quien lleva cuatro días recluido en la sede de la Dirección de Operaciones Especiales de la Policía Nacional (Diroes) Si bien las declaraciones de García intentaron apaciguar los ánimos y evitar la polarización del país, la complicada situación legal de Fujimori está a punto de acabar con la cordial relación entre el fujimorismo y el Apra, partido del Gobierno. La primera en alzar su voz fue la congresista Keiko Fujimori- -hija mayor del ex presidente- quien responsabilizó a García de los supuestos maltratos que recibe su padre. Señor presidente, usted quiere enterrar vivo a quien sacó adelante a este país después de que usted lo destrozó dijo en alusión al anterior Gobierno aprista. La primera prueba de fuego entre el fujimorismo y el Apra ocurrirá hoy, cuando el ministro del Interior, Luis Alva Castro, acuda al Congreso para ser interpelado por una frustrada compra de camionetas chinas para la Policía Nacional. La interpelación a Alva Castro- -importante dirigente del Apra- -podría ocasionar su pronta salida del cargo, si es que una mayoría del Congreso así lo dispone. En ese sentido, se teme que los parlamentarios fujimoristas condicionen su apoyo al Gobierno a cambio de beneficios carcelarios para Fujimori. Muchos analistas políticos coinciden en que el fujimorismo está tratando de presentar al ex gobernante como víctima, sabiendo que a éste no sólo le interesa el resultado legal de su proceso, sino también el veredicto de la opinión pública, de cara a las elecciones presidenciales de 2011. Los congresistas fujimoristas advirtieron que están evaluando la presentación de una acusación constitucional contra la ministra de Justicia, María Zavala, y de una denuncia penal contra el jefe del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) Gustavo Carrión. El INPE negó rápidamente las acusaciones y aseguró que Fujimori goza de todas las garantías de seguridad y asistencia médica. Su celda puede no satisfacer las expectativas, pero es lo que se nos ha proporcionado y creo que es suficiente para una persona expresó Carrión, quien, a través de la televisión, presentó imágenes del lugar de reclusión de Fujimori. El ex presidente cuenta con un dormitorio de 45 metros cuadrados, un baño de mayólica y ducha con agua caliente, además de tener la posibilidad de pasear por un patio de 83 metros cuadrados. Otra arista de la estrategia fujimorista pudo ser apreciada en la actitud del congresista Rolando Sousa- -ex abogado de Fujimori- quien en una entrevista en la emisora de radio RPP, responsabilizó a los medios de comunicación de politizar el proceso contra su líder. La incertidumbre gira hoy en torno a cuál será la sede penitenciaria donde se juzgará a Fujimori. Mientras Carrión señaló que éste debe ser procesado en el Centro Nacional de Estudios Criminológicos; el presidente del Poder Judicial, Francisco Távara, se mostró de acuerdo con que Fujimori sea enjuiciado en la Base Naval del Callao, donde paradójicamente purgan condena su ex asesor Vladimiro Montesinos y el lí- der de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, capturado durante su Gobierno. Fuentes judiciales han revelado a la Prensa que Fujimori recibirá su primera condena a finales de octubre por haber allanado ilegalmente la casa de la esposa de Montesinos en noviembre de 2000, de donde habría sustraído, presuntamente, algunos vídeos que lo comprometerían en actos delictivos. Por este hecho, Fujimori- -de 69 años de edad- -podría ser sentenciado a siete años de prisión. Sin embargo, la atención está puesta en los casos que lo involucran con violaciones de los derechos humanos, por los que podría ser condenado a 30 años y al pago de 100 millones de soles (25 millones de euros) La primera condena Las familiares de los disidentes, con gladiolos en la mano como símbolo de la paz, caminaron el lunes por las calles de Centro Habana EFE La estrategia del ex presidente Las Damas de Blanco piden la libertad de los presos ante la Virgen de la Merced EFE LA HABANA. Las Damas de Blanco, organización que agrupa a las mujeres familiares de los 75 opositores condenados en la primavera de 2003 en Cuba, marcharon el lunes por La Habana hasta la Iglesia de La Merced, para reclamar la liberación de sus parientes presos. Laura Pollán, portavoz de las Damas de Blanco, indicó que fueron a la iglesia, como hacen los 24 de septiembre, para pedir a la Virgen de La Merced la única y gran merced que deseamos, que es la libertad de nuestros presos Laura Pollán consideró que algunas cosas indican una mejora en la situación de los derechos humanos, más en estos momentos en que se están llevando a cabo diálogos entre la Unión Europea (UE) la ONU y, sobre todo, España No obstante, señaló que eso no quiere decir que para nosotros haya mejorado Recordó que el próximo 3 de noviembre va a hacer un año que no liberan a uno solo de los 75 en referencia a la liberación con licencia extrapenal por motivos de salud de Héctor Palacios, y subrayó que los disidentes excarcelados este úl- timo año ya habían cumplido prácticamente su condena. En estos momentos, se aboga por el diálogo, pero no puedo calificarlo de bueno hasta que no vea resultados no hago nada con que se pasen 20 años hablando y a los 20 años me suelten a mi esposo indicó Pollán, esposa de Héctor Maseda, condenado a 20 años de cárcel. Los 75 fueron condenados a penas de hasta 28 años de prisión en juicios sumarísimos celebrados en abril de 2003, acusados, entre otros delitos, de conspirar con Estados Unidos. De ellos, 59 siguen en prisión.