Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 26 s 9 s 2007 INTERNACIONAL 37 El congreso laborista se distancia de la política exterior de la era Blair Brown confirma que el Reino Unido no celebrará ningún referéndum sobre el Tratado de la Unión Europea E. J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Un nuevo capítulo en la política exterior británica fue proclamado ayer en el congreso del Partido Laborista. El titular del Foreign Office, David Miliband, anunció una segunda ola de principios y actitudes que deben imperar al pasar de la era Blair a la era Brown. Según Miliband, el Gobierno debe ser humilde y reconocer que aunque hay victorias militares, nunca hay una solución militar La lección es que no basta con buenas intenciones declaró. El congreso laborista ha servido para trazar un cortafuegos respecto a los diez años de blairismo, con un nuevo primer ministro que ya sólo citó de pasada a Blair, en su intervención del lunes, y con un nuevo Gobierno que traza una senda propia. Miliband se encargó ayer de advertir esto en relación a la política exterior, algo que ha marcado los mandatos de Blair. No hubo ningún listado de puntos de divergencia: al fin y al cabo, Brown compartió el Gobierno y Miliband también estuvo en el Ejecutivo desde la guerra de Irak; además, el viraje no es drástico, aunque sí sustancial. HORIZONTE Ramón Pérez- Maura ACERCAN LABORISMO Y PSOE: SE David Miliband, a la izquierda, escucha a Gordon Brown en una pausa del congreso sean los aciertos y los errores, y ha habido ambos, tenemos que poner la atención en el futuro Hay que sacar lecciones correctas de los éxitos y de las heridas y una de esas lecciones, insistió, es que no basta con buenas intenciones También frente al unilateralismo criticado a EE. UU. apoyado por el seguidismo de Washington tan atribuido a Blair, Miliband proclamó que no basta el establecer valores compartidos. Debemos encarnarlos en instituciones compartidas Esto último lo aplicó a la Unión Europea. Por eso es por lo que Europa- -agregó- -no puede ser un club cristiano cerrado, y por lo que Turquía debería convertirse en miembro AP En su discurso inaugural, Gordon Brown ya sólo citó de pasada a su antecesor en el cargo Frente a la constante declaración de Blair de que el Reino Unido debía actuar de puente entre Europa y Norteamérica, Miliband manifestó que tanto Europa como EE. UU. son ahora menos populares que hace diez años. No es suficiente con hablar de puentes En relación a Irak, el ministro indicó que sean cuales de pleno derecho En su opinión, Europa necesita mirar hacia afuera, hacia los problemas que están más allá de sus fronteras y que definen la inseguridad que hay dentro de ellas. No tiene que mirarse al ombligo institucionalmente Aunque la implicación del Gobierno Brown con la Unión Europea de momento parece ser menor que el compromiso que mantenía Blair, el nuevo primer ministro mantiene la misma decisión de aceptar la reforma del Tratado de la UE sin convocar un referéndum, reclamado por muchos sectores del país. Miliband insistió en que sólo es una reforma y que la soberanía nacional del Reino Unido queda protegida. El Supremo de EE. UU. revisará la constitucionalidad de las ejecuciones con inyección letal EP WASHINGTON. El Tribunal Supremo de Estados Unidos llegó ayer a un acuerdo para revisar la constitucionalidad de la aplicación de las inyecciones letales en las ejecuciones de la pena de muerte. El Supremo atenderá así a una demanda presentada por los convictos Ralph Baze y Thomas Clyde Bowling Jr, ambos condenados a muerte en Kentucky y que recurrieron su sentencia en 2004 alegando que la inyección letal supone un castigo cruel e insólito La ejecución de Baze estaba prevista para la noche de ayer, pero el Tribunal Supremo de Kentucky la había suspendido este mismo mes. Éste es probablemente uno de los casos más importantes en décadas en lo que se refiere a la pena de muerte declaró el abogado de oficio de Baze y Bowling, David Barron. Ambos reclusos habían argumentado que la inyección letal causa un daño y un sufrimiento innecesarios al condenado. El Supremo ya había facilitado anteriormente la posibilidad de recurrir las ejecuciones mediante inyección letal, pero hasta ayer la Justicia no había accedido a estudiar si esta forma de ejecución, efectuada mediante una mezcla de productos químicos, viola la Octava Enmienda de la Constitución, que prohíbe los castigos crueles e insólitos Los dos presos presentaron sus recursos en 2004 y se anunció una vista para analizarlas en 2005. Un juez del Estado decidió pese a ello mantener el uso de la inyección letal y el Supremo de Kentucky confirmó esta decisión, que fue recurrida por ello ante el Supremo de EE. UU. La juez de distrito Aleta Trauger ya estableció la semana pasada que el método de inyección letal utilizado en el Estado de Tennessee resulta inconstitucional. Dos convictos de Kentucky recurrieron su condena alegando que supone un castigo cruel e insólito uando el próximo 2 de octubre Esperanza Aguirre intervenga en la conferencia del Partido Conservador británico, puede recabar información sobre cómo los rivales de sus amigos están copiando el modelo de la derecha británica ante el agotamiento de sus propias recetas. Aguirre será introducida por lord Garel- Jones, un ex ministro galés asentado los fines de semana en Candeleda. Éste podrá ilustrarla sobre el asalto que padece la derecha británica en algunos de sus elementos definitorios. Muchos consideran a Tristan Garel- Jones un conservador de izquierdas -se dice que la propia Aguirre, visitando la Cámara de los Lores como presidenta del Senado, preguntó a la baronesa Thatcher si Garel- Jones era un conservador de verdad Pero sus peores enemigos en el conservatismo británico sólo se atreven a descalificarlo diciendo que es un conservador tribal Y uno puede cambiar de ideas, pero no puede alterar su origen tribal. Esos conservadores tribales son los que mejor se dan cuenta de la estrategia que está siguiendo Gordon Brown. Hubo muchos que creyeron que tras el Gobierno de Blair- -el amigo de Aznar y Bush- -volvería el verdadero laborismo Y resulta que Gordon Brown se ha despachado el lunes pasado con un discurso ante la conferencia anual del Partido Laborista en la que mencionó el sustantivo británico 71 veces. Ni el Fraga de 1977 alcanza para hacer un paralelismo. Si a ello añadimos que prometió mano dura contra el crimen y aseguró que doblará sus esfuerzos por limitar las horas en que los ingleses pueden beber y los lugares en que pueden fumar- -y no consta que Elena Salgado lo asesore- -tenemos un programa que puede ser perfectamente el del PSOE en las próximas elecciones generales. Brown, como Zapatero, se ha envuelto en la bandera nacional y en el recorte de las libertades individuales. La duda es si primará la imagen conservadora del patriotismo o se impondrá la izquierdista de intromisión en la privacidad. Todo apunta a lo primero. Como aquí, donde ZP ha descubierto que preside el Gobierno de España C